16 abr. 2009

Primera gran protesta contra el gobierno de Obama


loultimoenpolitica.blogspot.com

Miles de norteamericanos se han echado este miércoles a las calles a celebrar sus particulares Tea Parties en más de 300 ciudades de todos los estados del país. La convocatoria corrió por Internet como la pólvora, y ha gozado de una importante acogida. Con ambiente festivo estos contribuyentes han protestado por las indiscriminadas subidas de impuestos y las políticas de rescate del Gobierno de Obama.

En sus pancartas piden explicaciones sobre los rescates del Ejecutivo y se quejan de ser ellos quienes tengan que pagar, con sus impuestos, la crisis financiera. Algunas de las pancartas mostraban lemas como "Detengamos el gasto" y "¿Podemos llevar el país a la bancarrota?. Sí podemos", en referencia al famoso lema de la campaña de Obama "Yes we can" (Sí podemos). En otros se puede leer "Libre para nacer, impuestos para morir", o "USSA = United Socialist States of América" (Estados Socialistas Unidos de América).

El nombre de "Tea Party" proviene de la "Boston Tea Party" de 1773, capitaneada por los norteamericanos descontentos con la política fiscal colonial de Gran Bretaña que abordaron barcos y destruyeron cargamentos enteros de té. Este capítulo de la historia de EEUU es recordada como un hito importante en el inicio de la lucha hacia la independencia.

El poder de Internet

Los contribuyentes han organizado la movilización a través de Internet y han convocado manifestaciones en numerosas ciudades de todos los estados del país. Algunas de ellas han creado grupos en redes sociales como Facebook o Twitter para contactar con otros manifestantes y favorecer la movilización. Algunos organizadores han repartido incluso merchandising.

Los medios de comunicación norteamericanos han llevado a cabo un importante seguimiento de estas protestas que se han realizado de forma pacífica pese a que, según algunas informaciones, la guardia nacional estaba advertida para atajar cualquier altercado en las Tea Parties.

Hay algunos portales, incluso, que ofrecen un mapa de EEUU con los enclaves donde se han celebrado las Tea Parties. Se trata de la web FreedomWorks.org. La imagen, que se adjunta a continuación, muestra cómo las protestas, prácticamente, cubren todo el país.



(Captura de pantalla de la web FreedomWorks.org)

Este fenómeno ha constituido la primera gran protesta contra el Gobierno de Obama, que aún goza de una popularidad del 60%.

"Tax Day"

Las manifestaciones se han producido este miércoles 15 de abril por ser el "Tax Day", el último día para presentar la declaración de impuestos. Uno de los manifestantes que ha protestado frente a la Casa Blanca, según recoge Efe, decía que le parecía "ridículo que estén recompensando a los bancos y a las automovilísticas por sus errores".

Otra de las manifestantes, ésta de Virginia, advertía de que "todo este endeudamiento es de locos. Obama está conduciendo el país hacia el socialismo". Esta ciudadana, que nació en Reino Unido, recordaba que "conozco las medicinas socialistas y no quiero que se apliquen aquí", afirmó.

Grupos de presión que apoyan al presidente Obama han señalado que detrás de estas protestas hay organizaciones políticas contrarias al presidente y hablan de conspiraciones de Ultra Derecha. Frente a estos rumores, el diario The Wall Stree Journal señala en su edición del miércoles que no hay ninguna organización política detrás, e insiste en que tras los "motines del té" hay ciudadanos comunes que han utilizado el poder de Internet para organizarse.

Las protestas del miércoles culminan un proceso que empezó a mediados de febrero en Seattle, en el estado de Washington, oeste de Estados Unidos, donde varios blogueros organizaron una marcha. A raíz de este llamamiento se organizaron otras protestas en Denver (Colorado) y Mesa (Arizona), que continuaron hasta culminar en la gran "Tea Party" de este miércoles.

En el breaffing ofrecido este miércoles Robert Gibbs, portavoz de la Casa Blanca, los periodistas han preguntado insistentemente por las protestas de las "Tea Parties". Tanta ha sido al insistencia que Gibbs ha sufrido un pequeño atasco en sus explicaciones cuando una periodista le insistía, refiriéndose a las protestas en todo el país, de dónde saldrá el dinero para pagar todos los rescates. Gibbs no tuvo más remedio que titubear. En un momento llegó a decir que "si quieres tener mejores sistemas de salud públicos, es necesario pagar más… en impuestos".

Obama presume de recortes fiscales

En cambio, mientras las protestas se sucedían por todo el país, el presidente Obama ha defendido su política y ha dicho que va a emprender los recortes tributarios "más progresistas" en la historia del país.

Según sus propias palabras, y que recoge la agencia Efe, "hemos aprobado un amplio recorte fiscal para el 95% de los trabajadores (...) Es el recorte fiscal más progresista en la historia estadounidense", señaló. En palabras de Obama, estos recortes supondrán 120.000 millones de dólares que, según dice, irán directamente a los bolsillos de 120 millones de familias estadounidenses y destacó que nunca había tenido lugar una rebaja fiscal que alcanzase a tantos trabajadores estadounidenses. Olvida, sin embargo, que su proyecto contempla recaudar cerca de un billón de dólares extra en impuestos a rentas medias-altas y grandes empresas.

Estallido fiscal

Además, las administraciones estatales y locales inflan los impuestos por otros medios este mismo miércoles. Ayuntamientos y Gobernadores a lo largo y ancho de los EEUU han puesto en marcha la "creatividad fiscal" para tratar de tapar los agujeros presupuestarios que sufren.

Esta creatividad va desde cobrar impuestos directos por salir a la calle, como se ha propuesto en Washington mediante el "streetlight user fee", o más impuestos y multas por dejar el coche con el motor encendido más de un minuto en Nueva York si has aparcado cerca de un colegio. Otros estados subirán los impuestos de matriculación, circulación, maternidad o incluso por hacerse las pruebas del sida.

Obama habla de "apretarnos el cinturón"

En su discurso de este miércoles, Obama también ha dicho que "este recorte fiscal también mantiene una promesa fundamental, que los estadounidenses que trabajen duro serán capaces de vivir como la gente", y permitirá que más de dos millones de estadounidenses salgan de la pobreza.

El presidente aseguró que su programa ayuda también a los pequeños negocios e insistió en que su gobierno contribuirá a mejorar la situación educativa en el país al simplificar el proceso para la concesión de préstamos estudiantiles. Señaló, además, que su plan contempla la concesión de una deducción de 8.000 dólares para aquellos que compren viviendas por primera vez.

Insistió, por lo demás, en la necesidad de acabar con las ventajas fiscales para las empresas que trasladen puestos de trabajo fuera de Estados Unidos e insistió en que no se puede recortar los gravámenes al dos por ciento más rico de la población.

Concluyó diciendo que la política de recortes tributarios debe ir acompañada de disciplina fiscal. "Los estadounidenses están tomando decisiones difíciles en sus presupuestos y nosotros también tenemos que apretarnos el cinturón en Washington", afirmó. "De ahí que estemos recortando programas que no funcionan, contratos que no son justos y gastos que no necesitamos", afirmó Obama, quien recordó que su administración ha identificado dos billones en recortes para reducir el déficit durante la próxima década.

No hay comentarios: