24 may. 2009

El último mensaje a Obama: Con la "seguridad nacional" no se jode


loultimoenpolitica.blogspot.com

Los analistas e ideólogos del sistema que analizan los discursos de Obama (el "poder formal") como si fuera el "poder real " que decide en Washington, van de sorpresa en sorpresa, al confirmar con cada decisión de la nueva administración que en el Imperio USA no gobiernan las palabras sino los hechos. La síntesis es obvia: El Imperio del "nuevo sueño americano" habla con la "democracia" y el marketing rutilante de las campañas electorales, pero gobierna con la lógica realista y contundente de su arsenal nuclear militar y de sus siete flotas navales y casi mil bases desplegadas alrededor del planeta. En realidad, la prensa del sistema y sus analistas (por derecha y por izquierda) sufren un espejismo: En Washington (y como sucede desde los albores del Imperio) no gobierna Obama sino el Tio Sam. Esa es la agenda que recomendamos consultar a quienes todavía no diferencian entre el dueño del circo y el payaso.

Informe especial

Empecemos por el final: "Con la seguridad nacional de EEUU, no se jode". Ese es el mensaje, tácito, sobreentendido, contundente, que republicanos y demócratas, unidos en el Senado, dieron a Barack Obama al negarle el miércoles los US$ 80 millones solicitados para el cierre de la prisión de Guantánamo.

De esta manera, ambos partidos, que se turnan cíclicamente para administrar la Casa Blanca imperial para los grandes intereses económicos sionistas que controlan el planeta, marcaron el límite existente entre el discurso de campaña electoral y la realidad de los intereses estratégicos del Estado USA que siempre empieza y termina por su "seguridad nacional".

Pero demócratas y republicanos avanzaron en otro tácito mensaje a Obama: Pese a desaprobar los fondos para Guantánamo, dieron luz verde a una partida de US$ 91.300 millones destinados a financiar las ocupaciones militares de Irak y Afganistán.

El mensaje sobreentendido es obvio: Para "combatir al terrorismo" hay fondos, para "liberar terroristas", no.

"El factor miedo -siempre latente y poderoso factor en la formación de la opinión pública estadounidense desde los atentados de septiembre de 2001 en Washington y Nueva York- se ha convertido en el principal escollo para el cierre de la prisión de Guantánamo propuesto por Obama", señala la cadena BBC.

Los demócratas dicen que no se oponen al cierre , pero su problema es "qué hacer" con los "peligrosos terroristas" detenidos en Guantánamo --una prisión de alta seguridad de la cual nadie puede escaparse--, ya que serían redistribuidos por distintos penales de EEUU poniendo en riesgo innecesario la seguridad nacional.

Cheney, jefe del lobby judío neocon que motorizó la "guerra contraterrorista" a escala global, puso su granito de arena al afirmar que el cierre de Guantánamo equivale a "llenar de terroristas el patio interno".

"Es fácil recibir aplausos en Europa sobre el cierre de Guantánamo, pero es más complicado hallar una alternativa que combine justicia con los intereses de la seguridad nacional" sintetizó Cheney.

Para quien fuera el segundo de Bush, no hay manera de sintetizar las demandas de los grupos "liberales" a favor de los derechos humanos y las de los conservadores por políticas que garanticen mayor seguridad, porque "medidas a medias nos dejan medio inseguros".

Los demócratas, siente escozor y temor de ser crucificados como "traidores a la patria" por los republicanos y las poderosas usinas del lobby de las armamentistas y del Complejo Militar Industrial.

Desde el 11-S hasta aquí, los demócratas hicieron su juego de "oposición" contra la administración republicana de Bush, pero nunca interfirieron en su política militar: Votaron en el Congreso las invasiones de Irak y Afganistán y todos los presupuestos destinados a financiar la "guerra contra el terrorismo" a escala global.

Y de ninguna manera --como sostiene The Washington Post-- quieren quedar "pegados" en una política de "liberación de terroristas" que consideran innecesaria y peligrosa.

Para hacer marketing electoral y apoderarse de la Casa Blanca, durante la pasada campaña presidencial, Obama y los demócratas se metieron con los dos elefantes sagrados de la política exterior del Imperio USA: La CIA y la "guerra contraterrorista".

A Obama, y al lobby judío bancario que lo controla, no se les ocurrió mejor idea para juntar votos y construir al "presidente negro" que prometer "investigar" los métodos de la CIA (léase torturas) para arrancar confesiones a los sospechados de "terrorismo", y cerrar la prisión de Guantánamo donde se encuentran detenidos los que la Casa Blanca califica como "peligrosos terroristas" acusados de perpetrar los más sonados atentados en Europa y EEUU.

La "promesa" electoral provocó un sentimiento encontrado en el Imperio: La masa "progre" demócrata, hispanos y negros (inspirados por los "derechos humanos" y el "pacifismo") cerraron fila alrededor de Obama, mientras que la sociedad conservadora norteamericana se atrincheró como siempre del lado de la defensa de la "seguridad nacional", representada en la candidatura del militar John McCain.

La percepción mundial (simplista y absurda) que sembraban las grandes cadenas mediáticas imperialistas era que, si ganaba Obama, ganaba la "paz y la democracia", y si triunfaba McCain, continuaban la "guerra y el autoritarismo" (clásicos ejes de la falsa guerra entre la "izquierda" y la "derecha")

Contabilizados los votos, Obama se coronó presidente, y, creyendo que se trataba de un "trámite formal", firmó la disolución de la prisión de Guantánamo y la puesta de marcha de las investigaciones (con revelación de imágenes de pruebas) de las torturas de la CIA en Irak, Afganistán y otras zonas de ocupación.

Curiosamente (y como parte de su personalidad desdoblada en el discurso), mientras Obama ordenaba terminar con los símbolos mediáticos más emblemáticos de la "guerra contraterrorista" (Guantánamo y la torturas de la CIA), su nueva administración ratificaba en todas sus líneas la política "antiterrorista" de Bush a escala global.

Durante sus primeros 100 días de gobierno, y mientras reafirmaba en sus discursos la "renuncia de EEUU a su rol de potencia imperial dominante", Barack Obama decidió profundizar la ocupación militar enviando más tropas a Afganistán, elevar el presupuesto militar estadounidense a niveles récord, e imponer (a través del G-20 y el FMI) un nuevo plan de endeudamiento para hacer pagar la crisis financiera imperial a los pueblos de Asia, África y América Latina.

La realidad, marcada por las verdaderas necesidades del Imperio USA, pulverizó aceleradamente el marketing discursivo de Obama y mostró con crudeza a sus apologistas que su administración -a la hora de ejecutar- es una continuidad en todos los campos de las políticas desarrolladas por la presidencia de Bush.

La decisión de continuar la guerra contra el "terrorismo", la escalada militar y las masacres de civiles en Afganistán y Pakistán, la vuelta atrás en la investigación de las torturas de la CIA, la aplicación de las mismas políticas de Bush con Irán, en el Cáucaso y en Medio Oriente, y la restauración de los juicios militares a "terroristas", señalan con claridad el verdadero rumbo de la nueva administración en la Casa Blanca.

Como contracara de la continuidad "militarista" (y para preservar su "imagen" interna) al asumir, Obama anunció la prohibición total de la tortura, prometiendo perseguir judicialmente a los responsables de autorizarla y practicarla desde el 11-S, la clausura de las prisiones utilizadas por la CIA en el extranjero, el cierre de la prisión de Guantánamo y la suspensión por tres meses de los juicios militares.

Las estructuras militares y económicas del poder imperial (los dueños de la Casa Blanca) encendieron las luces rojas y desde la Corte Suprema de EEUU hasta todos los organismos intervinientes boicotearon los planes de Obama obligándolo a dar marcha atrás con los juicios a los agentes de la CIA y a restaurar los juicios militares en Guantánamo.

Obama (en un último intento por mantener la fachada de sus promesas) volvió a escudarse en el doble discurso mediático para anunciar que mantendría su palabra de "cerrar Guantánamo". La nueva "promesa" le duró solo unas horas.

El miércoles, el nuevo CEO imperial (casi sin experiencia de gestión) recibió un mensaje contundente del "poder real" motorizado a través de demócratas y republicanos unidos en el Congreso: No hay plata para Guantánamo.

En otras palabras, le dijeron: Se terminó la campaña presidencial, se terminó el marketing electoral con Guantánamo y con las "torturas" de la CIA.

Si el lobby judío bancario liberal que controla a Obama no "registra", el próximo mensaje puede ser un juicio político, como sugieren veladamente algunos medios norteamericanos

Ya hay jurisprudencia asentada: En EEUU se jode casi con todo, menos con la "seguridad nacional" del Imperio. IAR Noticias

A 200 años del primer grito libertario en America Latina




loultimoenpolitica.blogspot.com

La conmemoración este lunes en Bolivia de los 200 años del primer grito libertario en América abre los fuegos de una serie de actos que tendrán su punto más alto en 2010 en la región para recordar la gesta de la independencia de la Corona de España. Hoy los conquistadores ya no vienen en carabelas y armados; pero igual llegan en avion, de traje y corbata y de la mano de las mutinacionales. El fin es es el mismo, saquear las riquezas de nuestro continente. Por suerte se le oponen Cuba, Venezuela, Bolivia y Ecuador. Del resto mejor ni hablemos.

Fotos: El Mariscal, Simón Bolívar y José Artigas siguen presentes en el pueblo, ante tanto entreguísmo latinoamericano.

La sublevación de Charcas -hoy Sucre- el 25 de mayo de 1809, es el primer levantamiento independentista de América Latina.

La revolución, encabezada por intelectuales, saca del poder al presidente de la Real Audiencia de Charcas y dura siete meses: el 25 de diciembre de ese mismo año el gobierno revolucionario es depuesto.

Esta sublevación fue la primera contra España, seguida por la de La Paz el 16 de julio y la de Quito el 10 de agosto, que fueron el preámbulo de los gritos libertarios en varios países en 1810.

La celebración en Bolivia de este lunes enfrenta problemas por las diferencias políticas entre el gobierno del presidente Evo Morales y las autoridades regionales de Chuquisaca, cuya capital es Sucre.

Por eso habrá dos celebraciones: la del presidente, reconocida como la oficial, se realizará en el poblado de El Villar (a 200 km de Sucre) mientras que las autoridades regionales realizarán una en Sucre.

La conmemoración de Bolivia abre una serie de festividades a lo largo del continente. La semana pasada España organizó un acto para apoyar a los países latinoamericanos en estas celebraciones.

LOS CONQUISTADORES DE AYER Y DE HOY MEDIANTE EL GENOCIDIO PRETENDEN LAVAR SUS ALMAS LLENAS DE CULPA

Ayer llegaban en Carabelas y armados, exterminando poblaciones enteras. Hoy lo hacen en aviones, de traje y corbata de la mano de las multinacionales. España "quiere acompañar a los pueblos iberoamericanos en esta conmemoración", dijo el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, mientras la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega indicó que "la voz de los 22 países y 600 millones de personas que constituimos la Comunidad Iberoamericana se tiene que hacer presente en el mundo".

El grueso de la celebración se dará en 2010.

En México el grito libertario se conmemorará con una megaexposición y una gran cantidad de eventos culturales, que convergerán en setiembre.

Argentina conmemorará el 25 de mayo de 2010 los 200 años del primer gobierno independiente de España.

Para el festejo se refaccionan monumentos históricos, y se inaugurarán una Casa y un Centro Cultural del Bicentenario, en Buenos Aires.

En Colombia se ha creado una Alta Consejería para el Bicentenario (20 de julio de 1810), cuyo primer acto fuerte es el Gran Concierto Nacional, que se realizará simultáneamente en 1.100 municipios, con 11.000 artistas el 20 de julio próximo.

Chile celebra su bicentenario el 18 de septiembre de 2010 cuando se reunió la Primera Junta de Gobierno, marcando el inicio del proceso de emancipación.

Las celebraciones oficiales empezaran el próximo 4 de septiembre, 379 días antes del Bicentenario. Se inaugurarán el Museo de la Memoria y de los Derechos Humanos y el Centro Cultural Gabriela Mistral, además de infraestructuras deportivas.

Los festejos en Venezuela comenzarán el próximo 19 de abril cuando se conmemora la salida del último capitán general nombrado por España. El 5 de julio de 2011 se celebrarán los 200 años de la firma del acta de independencia, aunque la independencia misma se concretó el 24 de junio de 1821.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha anunciado grandes celebraciones pero aún no hay actividades concretas.

El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, presentó la semana pasada la comisión de conmemoración, dando la cuenta regresiva a la celebración, que se llevará a cabo el 14 y 15 de mayo de 2011.

El bicentenario de Perú es en 1821, uno de los últimos de América del Sur ya que Lima, centro del virreinato español más importante de la región, concentró más tropas españolas.

El mismo año es la independencia centroamericana.

El caso brasileño es bastante particular porque la independencia fue proclamada por el rey Pedro I el 7 de setiembre de 1822. La República se proclamó en 1889.

Otro caso particular es el de Cuba, última colonia de España en América y cuya independencia fue proclamada el 20 de mayo de 1902, fecha que el gobierno no reconoce pues la considera el pase de colonia a neocolonia de Estados Unidos.

También tiene sus particularidades el caso de Uruguay, que era una provincia argentina que fue invadida en 1817 por los portugueses y luego quedó en poder de Brasil. La declaratoria de la Independencia --de Brasil-- fue el 25 de agosto de 1825, pero sólo en 1828 se firmó una convención por la que se creó un estado independiente, de modo que faltan 19 años para esa celebración. Pero esta historia omite la Revolución del Pueblo Oriental. Uruguay comienza su Revolución en 1811 contra la Corona Española bajo el mando de José Artigas, jefe de la Banda Oriental (Uruguay y Argentina). Primero fue el Grito de Ascencio, luego la Batalla de Las Piedras el 18 de mayo de 1811 para independizarse de la Corona Española. Luego de lograr esos objetivos el General José Artigas es traicionado por la oligarquía de Montevideo y el Poder de Buenos Aires. Comienza el éxodo del Pueblo Uruguayo (Oriental) junto a Artigas. Luego viene la otra historia. Nuestra Revolución comienza en 1810 con José Gervasio Artigas.

Tres Revolucionarios celebran 187 años de la Batalla de Pichincha


loultimoenpolitica.blogspot.com

Ecuador: El presidente boliviano, Evo Morales, llegó hoy a esta capital para asistir con sus homólogos venezolano, Hugo Chávez, y ecuatoriano, Rafael Correa, al acto por los 187 años de la Batalla de Pichincha.


Poco después de arribar el avión con Morales a la base militar aérea mariscal Sucre de Quito, el visitante se trasladó al Hotel Swissotel, donde se encontró con Chávez.

Ambos mandatarios participarán con Correa en la conmemoración de los 187 años de Batalla de Pichincha, que selló la independencia nacional.

El jefe de Estado ecuatoriano destacó anoche en rueda de prensa que había invitado al gobernante boliviano a sumarse la celebración de esta importante fecha histórica.

"Era una sorpresa", señaló el dignatario de Ecuador, quien firmó con Chávez varios acuerdos de cooperación en los campos energético, minero, turístico y agrícola.

El gobernante de Venezuela enfatizó la voluntad de avanzar hacia una alianza estratégica con esta nación para lograr la soberanía energética, industrial y "la soberanía e independencia alimentaría".

Criticó la posición la Organización de Estados Americanos (OEA), la cual dijo es "es un viejo perol (auto) que no sirve para nada".

Chávez rememoró las palabras del ex canciller cubano Raúl Roa, cuando señaló que esa organización "sigue siendo el ministerio de las colonias" del norte imperial.

Se prevé que tras la participación de los tres mandatarios en el acto por los 187 años de la Batalla de Pichincha, se reúnan en el Palacio de Carondelet (sede de la Presidencia) y tras un almuerzo Chávez y Morales retornen a sus respectivas naciones.

Pichincha

La Batalla del Pichincha ocurrió el 24 de mayo de 1822, en las faldas del volcán Pichincha, a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar, cerca de la ciudad de Quito, en el Ecuador actual.

El encuentro, que ocurrió en el contexto de las Guerras de Independencia Hispanoamericana, enfrentó al ejército independentista bajo el mando del General Venezolano Antonio José de Sucre y al ejército realista comandado por el Mariscal de Campo Melchor de Aymerich. La derrota de las fuerzas realistas leales a España condujo a la liberación de Quito y aseguró la independencia de las provincias que pertenecían a la Real Audiencia de Quito, también conocida como la Presidencia de Quito, la jurisdicción administrativa colonial española de la que eventualmente emergió la República del Ecuador.

Sale más cara la gasolina para depositar y retirar dinero que el interés que pagan


loultimoenpolitica.blogspot.com

En un entorno de tipos ?por los suelos?, hay algunas entidades que apenas ofrecen un 1% de rentabilidad, mientras que el techo, a duras penas supera el 3%. Son malos tiempos para el conservadurismo y quizá convenga arriesgar más.

Foto: Pido disculpas por la foto; resulta demasiado machista para mi gusto; pero perdí la votación en la redacción. Apenas me dejaron poner estas palabras

Es matemático. Con un precio del dinero bajo, decae el interés de los bancos por captar el ahorro de sus clientes. Y esto es lo que lleva pasando semanas en el mercado de los depósitos, en este momento, en horas más que bajas. Si prescindimos de ese segmento que intenta cazar clientes con rentabilidades más golosas o contratación de otros productos, podría decirse que los depósitos se sitúan en una media del 2%, con suerte. La mitad de nuestra tabla, de hecho, está teñida de unos: 1,26 por ciento Citi; 1,18, Bankinter; 1,48, Caixa Galicia; 1,69, Barclays; 1,9, Banco Popular...

Y el último en unirse a la fiesta, Unoe, que acaba de informar a sus clientes de que a partir del 1 de junio aplica tijeretazo a sus depósitos: 1,25 por ciento, el de seis meses; 1,5, el de un año y 1,6, para nuevos clientes o incrementos de saldo. Si acudimos a los datos oficiales, vemos que la media del tipo de interés de nuevas operaciones ha descendido al 2,76%, según el dato más reciente del Banco de España, del mes de marzo. Lejos del 3,47% de enero, del 4,6% de noviembre del año pasado, y sobre todo, lejos,muy lejos, del 5,04% que marcó el mes de octubre pasado.

En su último informe de mayo de estabilidad financiera, el Banco de España ya advirtió que ?la intensa expansión de los depósitos a plazo no puede durar indefinidamente, y que existe un riesgo de agotamiento del proceso?. Algo que el consumidor ya puede comprobar por sí mismo si va de entidad en entidad tratando de colocara buen precio su dinero.

Es más, hasta observa que asumir mayor riesgo puede salirles en estos momentos a cuenta. Dar el salto a la bolsa puede suponer obtener rentabilidades que cuadriplican en estos momentos la media de interés que ofrecen los depósitos. Según el consenso de FactSet, el principal índice español, el Ibex 35 cerrará 2009 con una retribución por dividendo del 5,65 por ciento. De hecho, si se va al detalle por empresas, los dividendos de 34 de las 35 compañías que integran el Ibex superan a los tipos de interés, y 22 de ellos ya sobrepasan el 4 por ciento. Sólo un depósito para clientes ofrece esta remuneración ahora, CaixaGeral, al 4,05 por ciento, a 48 meses

Joseph Cassano, el hombre que derrumbó al coloso AIG



loultimoenpolitica.blogspot.com

¿Puede un solo hombre ser capaz de provocar que la mayor aseguradora del mundo se colapse hasta el punto de tener que ser rescatada por el Gobierno de Estados Unidos a vida o muerte?

Joseph Cassano, a quien se ha llegado a apodar como el chico de oro del casino, ha sido señalado por el dedo inquisidor del mercado, que continúa buscando culpables a una crisis de dimensiones extraordinarias como la actual. Se le acusa de haber gestado el embrión que fue capaz de destruir AIG desde la división de productos financieros en la que trabajaba. Es más, de la que era presidente.

¿Qué tiene de particular el hijo de un humilde policía que trabajó durante algunos años en el centro neurálgico de la inversión,Wall Street, y que ahora lleva una vida aparentemente normal en Londres? Cassano y su equipo colocaron alrededor del mundo miles de millones de seguros de crédito de AIG sin tener en cuenta que era prácticamente humo lo que sus productos estaban protegiendo. Pero esta fue sólo una pieza de un dominó que comenzó a derrumbarse desde mucho antes, porque la primera ficha fue la que puso en el tablero la banca norteamericana.

Las grandes entidades de EEUU concedieron las ya archiconocidas hipotecas subprime (o de alto riesgo) a gente que no podría asumir su pago. Pero además, troceó estas hipotecas y las vendió en el mercado como deuda que se comercializaría alrededor del mundo en forma de productos estructurados y de compleja identificación. Entonces apareció Cassano. Su equipo comenzó a ofertar seguros desde AIG, conocidos como CDS o credit-default swaps.

La expansión de estos seguros no se limitó a las fronteras estadounidenses. En poco tiempo, la banca europea había protegido más de 300.000 millones de dólares de deuda a través de estos productos, una red que contagió también a grandes compañías y hedge funds (fondos de inversión libre). Todo iba bien, Cassano y su equipo recibían elevadísimos bonus por el éxito de estos CDS, hasta que las hipotecas subprime comenzaron a recibir un tiroteo de impagos.

La reacción en cadena fue tan grande y se destapó tal número de créditos dudosos que AIG -o Joseph Cassano- se dio cuenta de que no podía asumir más de un billón de dólares que había asegurado en préstamos subprime, pese a que se suponía que sus productos cubrían precisamente el riesgo de impago. La mayor aseguradora del mundo fue rescatada entonces con la justificación de que su caída entrañaba un riesgo sistémico.

Sueldos astronómicos

En febrero de 2008 AIG presentó la que hasta el momento había sido su mayor pérdida, de más de 11.000 millones de dólares. Un día más tarde, el chico de oro del casino fue retirado del panorama de la compañía. Joseph se marchó, pero no sin antes haber hecho caja de forma brutal durante su estancia en AIG. El equipo de 400 empleados que poseía su división habrían ganado en siete años en torno a 3.500 millones, según afirma el diario The Sunday Times, y Cassano habría hecho más de 300 millones de dólares (unos 215,8 millones de euros) mientras trabajó en la firma. Pero sus privilegios no acabaron ahí. Incluso una vez que fue forzado a abandonar la compañía (que no despedido), siguió percibiendo un millón de dólares al mes y recibió 34 millones de dólares en bonus.

El escándalo va más allá. Al igual que numerosas voces se han ido haciendo eco de los lujos de Bernard Madoff "responsable del mayor fraude piramidal de la historia", las críticas han sacudido también a los ejecutivos de AIG "salvando las diferencias entre ambos casos". El demócrata Henry Waxman, presidente del Cominté de Supervisión y Reformas del Gobierno de la cámara de Representantes de EEUU, no dudó en denunciar los lujos de la cúpula de la aseguradora. Según Waxman, los ejecutivos de la compañía se habrían gastado más de 440.000 dólares durante una estancia en un hotel de California, gastándose más de 23.000 dólares (16.500 euros) en tratamientos del balneario del complejo.

Waxman tuvo la oportunidad de interrogar al ex jefe de ejecutivos de la compañía, Sullivan. Cuando le preguntó por qué no habían despedido a Joe Cassano, respondió que "tenían que retener los 20 años de conocimiento de las transacciones" que sólo él tenía. Según la carta enviada a Joseph el 11 de marzo de 2008, su "retiro" (tal y como se alude a su marcha de la compañía en dicho documento), contempla que siga ofreciendo servicios de consultoría a la empresa durante 9 meses, labor por la que cobrará un millón de dólares al mes. La carta también deja claro que, terminado ese periodo, Cassano estará de acuerdo en no solicitar ningún tipo de empleo a la empresa.

¿Inexperto o demasiado listo?

Cassano no era un experto en esta nueva ingeniería financiera que se había creado en los últimos años. De hecho, los estudios que había cursado en el Brooklyn College eran de ciencias políticas. Antes de entrar en la mayor aseguradora del mundo, el hijo del policía de Brooklin (otro sobrenombre con el que se le apoda), trabajó en el banco de inversión Drexel Burnham Lambert, que terminó por quebrar en 1990 por su actividad en el mercado de bonos basura. Pero Joe supo abandonar el barco a tiempo, tres años antes, concretamente.

Sin embargo, una investigación llevada a cabo por ABC News reveló que Cassano podría haber establecido varias compañías independientes para llevar a cabo este tipo de transacciones, sacándolas de algún modo de los libros de AIG y apartándolas de la mirada de los reguladores de Estados Unidos y Reino Unido. Quizás ahora, un año más tarde, no sería capaz de reconocer sus propias palabras, aquéllas que pronunció en una conferencia con analistas mientras estaba al frente de AIG: "Sin ser arrogantes, es difícil para nosotros ver un escenario en el que exista alguna razón que nos haga perder un solo dólar en estas transacciones", afirmó Joe. Pero al margen de que el FBI esté investigándole por supuesto fraude, son muchos los que piensan que la actuación de Cassano fue sólo la estocada final a una compañía que ya estaba malherida.

Las sombras de AIG

Hasta aquí, las razones del mercado para culpar a un hombre que cobraba un sobresueldo por extender un virus financiero de millones de dólares son comprensibles. Pero, ¿es Joseph Cassano el responsable de que AIG tuviese que ser rescatada con más de 180.000 millones de dólares (unos 130.000 millones de euros) por el Gobierno de EEUU? Christopher Whalen, director general de la Institutional Risk Analytics (IRA), una reputada consultora estadounidense, afirmó al diario The SundayTimes que "la incursión de AIG en los CDS fue el gran final". Este experto sostiene que "Cassano estaba intentando encubrir una bestia herida y moribunda", que es en lo que, supuestamente, se había convertido la compañía mucho antes.

Esta firma, dedicada al análisis, afirma en su página Web que "AIG nunca tuvo la posibilidad de generar ingresos suficientes para cubrir sus contratos de CDS, por tanto, satisfacer los "juegos de deuda" de la aseguradora cubriendo el valor nominal con fondos públicos tal y como hicieron Bernanke (presidente de la Reserva Federal) y Geithner (secretario del Tesoro) es un acto ridículo e incluso criminal".

"Los CDS deAIG eran una farsa sin correlación entre los honorarios pagados y el riesgo asumido", apuntó Whaler en una ocasión.

En 2001, el diario británico The Economist encargó un análisis a una firma independiente llamada Seabury Analytic sobre AIG, que en aquellos momentos cotizaba por encima de los 80 dólares por acción. En dicho documento, se concluía que la aseguradora estaba "claramente sobrevalorada" y que "tendría que crecer en torno a un 63 por ciento más rápido que sus comparables durante los próximos 25 años para justificar que cotizase en niveles tan elevados". Tim Rayment, periodista que investigó el caso, afirma que AIG se dirigió al analista que había afirmado aquello con una carta de rectificación, para que la firmase. Ante su rechazo, también envió en jet privado a sus ejecutivos hasta la sede de The Economist, con el objetivo de que se retractasen. Algo que tampoco sucedió.

Pero hay quien va más allá en culpar a la gestión de un acompañía antes que a las acciones que haya podido tomar el hijo de un policía de Brooklyn. AIG tiene dos casos oscuros en su historia. Whalen alude a menudo al "hábito ocasional de la compañía de utilizar acuerdos secretos para falsear balances". La primera sombra fue un caso que llevó a un ejecutivo de la compañía General Re, Robert D.Graham, a la cárcel. Los investigadores sostuvieron que, en 2005, General había pagado más de 500 millones en primas a AIG por asegurar un riesgo inexistente. En realidad, Graham fue declarado culpable por inflar las cuentas de la aseguradora. Este caso le costó su cargo al entonces presidente de la compañía,Maurice R. Greenberg.

Éste fue sustituido por Martín J. Sullivan, quien tendría que declarar ante el Comité de Supervisión y Reformas del Gobierno de la Cámara de Representantes en octubre de 2008, tras el rescate de la compañía. Sullivan confesó que cuando tomó las riendas de la aseguradora, la compañía ya "soportaba el peso de varias crisis muy diferentes a la que sufre actualmente el sistema financiero". Antes de la llegada de Sullivan, en 2003, AIG ya había tenido que enfrentarse a otro escándalo: fue multada con 10 millones de euros por ayudar a Brightpoint, una compañía de telecomunicaciones, a "esconder" 11,9 millones de dólares en pérdidas con un producto asegurador que ofrecía la compañía. Seis años después, la compañía vuelve a estar en el punto de mira de los investigadores, y el escándalo que supone la mezcla de dinero público con bonus sigue enervando al mercado.

Mientras tanto, Joseph, ya fuera del negocio de la aseguradora, recorre las calles de Londres en su bicicleta. Asus 54 años, dicen los que lo han visto pasear tranquilamente, ataviado con su casco rojo, que no tiene la apariencia de alguien que debería estar espiando por las ventanas de su casa la inminente llegada del FBI.