8 may. 2009

Chávez expropia bienes y servicios petroleros


loultimoenpolitica.blogspot.com

El presidente venezolano, Hugo Chávez, anunció que este viernes el Estado "recuperará" activos vinculados a la industria petrolera en el Lago de Maracaibo (oeste), gracias a una nueva ley que permite la expropiación de estos bienes, hasta hoy en manos privadas.


"Mañana (hoy) (viernes) comenzamos a recuperar bienes, activos que pasan ahora a ser del Estado, de propiedad social, como ha debido ser siempre", anunció el mandatario en una intervención en la televisión pública el jueves de noche.

Entre los bienes que pasarán bajo el control del Estado, Chávez citó 300 lanchas, 30 remolcadores, 39 terminales y muelles y cinco diques astilleros, lo cual implica la expropiación total y parcial de las empresas que poseen estos bienes, algunas de ellas extranjeras, que serán indemnizadas. La ley, aprobada este jueves por la Asamblea Nacional y promulgada horas después por el presidente, otorga al Estado el control de empresas de inyección de agua, vapor o gas, de transporte de trabajadores y de prestación de otros servicios en la industria petrolera.

Hasta este jueves, la ley de hidrocarburos vigente reservaba únicamente al Estado las actividades de exploración y producción. "Hay unos sectores conexos que son indispensables para garantizar la producción petrolera en nuestro país. Por ejemplo (en) el Lago de Maracaibo, si no tenemos control de las lanchas y las embarcaciones, no hay manera de que produzcamos petróleo", afirmó el ministro de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez.

En palabras de Chávez, con estas acciones, que se realizarán en una importante región petrolera, unos 8.000 empleados que trabajan para empresas contratistas pasarán a ser absorbidos por la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

"Son trabajadores explotados y en muchas de ellas (de las empresas) esclavizados", aseguró el mandatario. Actualmente las empresas contratistas del sector petrolero dan trabajo a 20.000 personas. En su último balance, que contabiliza hasta septiembre de 2008, PDVSA tenía una deuda de 7.858 millones de dólares con sus proveedores.

Según Chávez, esta nueva ley, garantizará un ahorro de 700 millones de dólares a PDVSA, quien hasta ahora pagaba a las contratistas por sus servicios. Para el gobierno venezolano, esta ley será una forma de dar un paso adelante en la "soberanía petrolera" del país, cuyo gobierno está empeñado en recuperar el control de sectores estratégicos como los hidrocarburos.

Venezuela, mayor productor petrolero sudamericano, ya instauró en 2007 en la riquísima Faja del Orinoco un sistema de empresas mixtas entre PDVSA y otras firmas, en las que el Estado posee al menos 60% del capital. El ministro Ramírez ya adelantó que la norma aprobada este jueves no afecta a los taladros de perforación, a menudo propiedad de empresas privadas que últimamente han tenido problemas para recibir sus pagos.

Por último, según el gobierno esta ley blindará a Venezuela contra el arbitraje internacional, puesto que uno de sus artículos descarta esta modalidad de resolución de conflictos. Según el texto aprobado este jueves, las "controversias serán dilucidadas en forma exclusiva y excluyente por los tribunales de la República Bolivariana de Venezuela".

Impagos a la banca crecen 158%

loultimoenpolitica.blogspot.com

La deuda impagada a entidades financieras y grandes compañías por parte de los hogares y empresas inscritos en las listas de morosos alcanzó los 36.148 millones de euros en abril, lo que supone un incremento del 158%.

Tras el incremento registrado por los ficheros de morosos en los últimos meses, la lista de impagos con entidades bancarias, compañías o financieras que realiza la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito ya incluye datos de más de 2,7 millones de personas y 232.000 empresas.

Según datos de la compañía de prestación de servicios de solvencia Asnef-Equifax, las operaciones morosas ascendieron a 6.190.427, lo que supone un 50% más que un año antes y constituye la cifra más alta desde el año 2002.

Así, el número de españoles que incurren en mora ha aumentado un 26% con respecto al mes de abril del año pasado, frente al aumento del 67% de los inmigrantes.

Por su parte, las empresas morosas han crecido un 33% durante el mismo periodo. De este modo, el saldo moroso declarado también aumentó un 121% en el caso de los españoles, un 183% en el caso de los inmigrantes y un 203% en el caso de las empresas.

Por comunidades autónomas

Por comunidades autónomas, Castilla-La Mancha es la región que más ha crecido en número de morosos, con un incremento durante el último año del 35%, en el caso de los españoles, y un 112%, en el caso de los inmigrantes.

En cuanto al número de empresas morosas, Murcia es la más afectada con un aumento del 45%.

Por saldo moroso declarado, Castilla-La Mancha es también la más afectada, con un incremento del 154%, en el caso de los españoles y un 260% en el caso de los inmigrantes. Sin embargo, las empresas madrileñas son las más perjudicadas con un incremento del 419%.

"¿De dónde van a salir los 75.000 millones que necesitan los bancos?"


loultimoenpolitica.blogspot.com

Por fin. Ya conocemos el esperadísimo resultado de los test de estrés de la banca norteamericana, que fue peor de lo que se había filtrado: las 19 mayores entidades necesitarán en conjunto 74.600 millones de dólares para reforzar su capital ante unas pérdidas adicionales que pueden alcanzar los 600.000 millones de dólares en el escenario negativo planteado por el regulador, derivadas de la morosidad en las hipotecas y en los créditos al consumo. Pero la cuestión no es la cantidad, sino de dónde la van a sacar los bancos.


Además, el Gobierno agravó la situación al establecer que la conversión de sus acciones preferentes en ordinarias sólo se hará como último recurso si los bancos no son capaces de captar el capital de inversores privados. Muchos analistas habían restado ese dinero a la hora de calcular lo que los bancos necesitarían captar realmente en el mercado, pero ahora tienen que volver a incluirlo.

Además, hay que tener en cuenta que incluso los bancos que no necesitan capital pueden tratar de captar fondos para devolver al menos la mitad del dinero recibido del plan de rescate (el famoso TARP). Goldman Sachs calculaba antes de las cifras oficiales que la cifra total necesaria sería de 130.000 millones; como el dato final de los test fue mayor que el que se había filtrado (67.000 millones), esta estimación también debe subir. Goldman estima que hay 45.000 millones en preferentes en manos del sector privado que sí se pueden convertir en acciones y que los bancos pueden vender activos -otra de las alternativas ofrecidas por el Gobierno -valorados en otros 30.000 millones.

Esto nos deja con 55.000 millones (que pueden ser más de 60.000 en realidad) que deben ser captados en los próximos siete meses de manos privadas. Una suma que supone el triple de las ampliaciones de capital realizadas en EEUU en el último medio año, lo que da idea de la magnitud del problema al que se enfrenta el sector financiero. Y además, debe ser captada por al menos 10 bancos a la vez y en un período tan corto.
La carrera en busca del capital perdido

Esta situación puede provocar una auténtica guerra entre entidades para atraer el favor de un dinero que, hasta ahora, ha sido enormemente escaso. La primera muestra de esta posible carrera la tuvimos anoche mismo, cuando Morgan Stanley y Wells Fargo anunciaron antes de que se publicaran los resultados de los test su intención de ampliar capital de inmediato. Ya se sabe, el que da primero da dos veces.

Pero una guerra así dejaría todo el poder en manos de los inversores, claro. "Los inversores serían tontos si compraran acciones o bonos de un banco que necesita capital si existen dudas sobre su capacidad de obtener todo el capital de fuentes privadas, porque nadie quiere acciones de un banco participado por el Gobierno", explica Peter Morici, profesor de la Universidad de Maryland. Es decir, los inversores no acudirán a estas ampliaciones si temen que otros inversores no lo harán... la pescadilla que se muerde la cola.

Sabiendo que los bancos tienen que vender a cualquier precio, los gestores de fondos, por ejemplo, podrán enfrentar a unos con otros: "¿Me estás dando un 7% de descuento? ¡El banco que vino esta mañana me ofrecía un 12%!", bromeaba ayer la columna Lex del Financial Times. Pero su conclusión era muy seria: "Los test han terminado, el estrés no".