13 mar. 2009

Dirección de Sony Francia fue secuestrada por los trabajadores


loultimoenpolitica.blogspot.com

El director general de Sony Francia, Serge Fourcher, permanece retenido desde ayer por la tarde en una sala de reuniones de la fábrica de Pontonx-sur-l'Adour, en las Landas, al suroreste de Francia, por trabajadores que protestan por las indemnizaciones que se han propuesto como consecuencia del cierre de la factoría.

Fourcher, que llegó el jueves para reunirse con los 311 asalariados durante un último comité de empresa antes del cierre de la fábrica el próximo 17 de abril, ha pasado la noche en una sala de reuniones virtualmente secuestrado por los trabajadores.

Serge Foucher y otros responsables de Sony quedaron atrapados en la planta de Pontonx-sur-l'Adour el jueves por la noche, cuando parte del personal bloqueó la carretera que lleva a la planta con tres camiones, según las autoridades locales.

A los trabajadores se les ha propuesto que dejen salir a Foucher y se dirijan con él a la Prefectura (delegación del Gobierno) para mantener allí una reunión con ellos, pero se han negado y quieren que sea el prefecto el que se desplace a la fábrica.

"No quiere escucharnos y no encontramos otra solución", dice Patrick Hachaguer, delegado sindical de CGT para explicar el secuestro. Sony Francia anunció el pasado diciembre el cierre de la factoría de Pontonx-sur-l'Adour, que funciona desde 1984 y está especializada en la fabricación de bandas magnéticas, especialmente de vídeos VHS.

"No tenemos mucho que perder, porque ya hemos perdido nuestro empleo", subraya irónicamente el delegado sindical, que critica que Sony haya optado por unas indemnizaciones "a la baja" cuando los trabajadores están en una situación difícil debido a la crisis económica.

Los empleados critican que las indemnizaciones sean inferiores a las que se han propuesto a otros trabajadores de Sony en anteriores planes sociales en Francia. La dirección ha rechazado también tres proyectos de reconversión al considerar que no eran lo suficientemente sólidos.

El Sistema bancario español es un "tembladeral"


loultimoenpolitica.blogspot.com

El sistema bancario español se encuentra en una situación de "riesgo considerable", en el que cada vez parece más probable que se produzcan concentraciones entre cajas de ahorros, según se desprende de un informe del banco francés BNP Paribas. El análisis sobre la banca española de la entidad gala se basa en los resultados de las cinco mayores entidades financieras en términos de capital: Santander, Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), La Caixa, Caja Madrid y Banco Popular.


El autor del informe, Philippe Sabuco, señala que las ampliaciones de capital parecen "inevitables", tanto a través del mercado como por la vía de recursos públicos, y que, a pesar de que esta opción "no era relevante" el año pasado, en 2009 las instituciones "más débiles" (las cajas de ahorro), se enfrentarán a procesos de concentración.

Mayor riesgo para las cajas

BNP considera que aunque el riesgo es mayor en las cajas, los bancos comerciales también están afectados por su "alta exposición a la propiedad y la construcción". La entidad francesa subraya que las provisiones para créditos dudosos de los bancos de su muestra aumentaron un 170% en 2008 y podrían triplicarse en 2009, y augura que el coste del riesgo continuará subiendo por el deterioro de la calidad de los activos de las instituciones financieras españolas.

El informe defiende que las instituciones de crédito españolas sufrirán mayores incrementos en su coste de riesgo y bajadas significativas en sus beneficios, que en algunos casos podrían traducirse en pérdidas.

BNP destaca que algunos bancos españoles han aprovechado la crisis financiera para hacer adquisiciones u obtener beneficios en otros países, principalmente en Latinoamérica, pero advierte que, en un contexto de "extrema delicadeza económica, las oportunidades de ayer pueden convertirse en las amenazas de mañana".

Primer ministro japonés pide nuevo plan de estímulo que podría alcanzar el billón de dólares


loultimoenpolitica.blogspot.com


El primer ministro nipón, Taro Aso, pidió hoy a la coalición gobernante de Japón que inicie el debate para presentar nuevas medidas de estímulo económico, que podrían llegar a los 100 billones de yenes (un billón de dólares), según la agencia local Kyodo.


Esta cantidad es mayor a los dos planes de estímulo ya aprobados por el Parlamento nipón, por un total de 765.267 millones de dólares, para todo tipo de ayudas económicas frente a la crisis.Del billón de dólares, hasta 204.000 millones de dólares estarían destinados a nuevos incentivos fiscales y podrían provenir de una ampliación posterior del presupuesto de año fiscal 2009, que previsiblemente será aprobado antes del 1 de abril. La coalición gobernante del Partido Liberal Demócrata y el Nuevo Komeito prevén presentar este mes ante la Dieta los detalles de las medidas fiscales, según Kyodo.

El plan, que durará varios años, tendrá como objetivo frenar el aumento del desempleo e incluirá medidas para fomentar sistemas de trabajo compartido, mayores subsidios al desempleo y en sanidad. El primer ministro evitó adelantar nuevos datos hasta que se aprueben las cuentas inicialmente previstas para el próximo año fiscal, que comienza en abril.

Según aseguró hoy Aso, el país necesita un nuevo plan de estímulo para salir de la recesión y añadió que estas medidas se prolongarán durante varios años fiscales. El primer ministro nipón, que sufre la peor crisis de popularidad de sus seis meses de mandato, pidió unidad a los partidos de la Dieta para actuar antes de que el riesgo de una recesión más profunda se convierta en realidad.

El ministro de Finanzas, Kaoru Yosano, aseguró hoy que estas nuevas medidas se discutirán previsiblemente con los representantes del G-20 en la reunión que se celebrará en Londres el 2 de abril, según Kyodo.

La Dieta había desbloqueado anteriormente 12 billones de yenes (123.000 millones de dólares) en sendas ampliaciones presupuestarias del ejercicio de 2008, que termina a finales de mes, para gasto fiscal, un volumen equivalente al 2% del Producto Interior Bruto (PIB) nipón.

China "inquieta" con sus bonos del Tesoro e insta a EEUU a cumplir su palabra


loultimoenpolitica.blogspot.com

China está inquieta por sus bonos del Tesoro estadounidenses, debido al impacto de la crisis financiera, declaró este viernes a la prensa el primer ministro Wen Jiabao. "Hemos prestado mucho dinero a Estados Unidos. Claro que estamos inquietos por la seguridad de nuestros activos", dijo Wen en la tradicional conferencia de prensa organizada el último día de la sesión parlamentaria. China ha aprobado hoy su plan de estímulo.

"Para ser sincero, estoy un poco inquieto. Por eso querría instar a Estados Unidos a cumplir su palabra y sus compromisos y preservar la seguridad de los activos chinos", añadió. Wen subrayó que su país es "el mayor acreedor de Estados Unidos".

"Estados Unidos es también la mayor economía mundial, prestamos gran atención al desarrollo económico de Estados Unidos", agregó, y declaró que confía en "la serie de medidas económicas adoptadas por el nuevo Gobierno del presidente Obama para combatir la crisis financiera".

En septiembre, China destronó a Japón como primer país acreedor de Estados Unidos, y en diciembre poseía bonos del Tesoro por valor de 727.400 millones de dólares.

Difícil llegar a un crecimiento del 8%

Por otra parte, Wen Jiabao estimó "realmente difícil", pero no imposible, alcanzar este año un 8% de crecimiento económico en 2009. "Todo el mundo quiere saber si podemos alcanzar el objetivo de un 8% de crecimiento" del producto interior bruto, que las autoridades fijaron para 2009, dijo el jefe del Gobierno.

"Pienso que será difícil alcanzar este objetivo, pero posible con muchos esfuerzos", añadió Wen. El primer ministro aseguró que China podría "decidir en cualquier momento un nuevo plan de reactivación" si se agrava la crisis financiera internacional.

"Estamos preparados para una eventualidad de mayores dificultades (...) En todo momento podemos presentar políticas de estímulo de la economía", declaró el jefe de Gobierno.

Wen Jiabao hizo hincapié, no obstante, en la magnitud del plan actual, anunciado en noviembre, de cuatro billones de yuanes (455.000 millones de euros, 583.000 millones de dólares), 1,180 billones aportados directamente por el gobierno central, y subrayó que aparte se tomarán buen número de medidas fiscales y sociales.

Wen advirtió también de que China no cederá a presiones internacionales encaminadas a modificar su política de tipos de cambio. "Ningún país puede ejercer presión contra China para devalúe o reevalúe el renminbi" (otra denominación del yuan), indicó.

En materia de política de tipos de cambio, "al final de todo la decisión incumbe a China", dijo.

A propósito del Tíbet, Wen aseguró que la situación es tranquila y estable, al término de una semana marcada por el 50º aniversario de una revuelta contra la presencia china en la región.

"La situación en conjunto en Tíbet es estable y tranquila, los tibetanos desean vivir y trabajar en paz", dijo Wen.

Un año después de los disturbios registrados en Lhassa y en la regiones circundantes a partir del 14 de marzo de 2008, China desplegó importantes fuerzas de seguridad y prohibió a los extranjeros el acceso a numerosas zonas para evitar problemas.