29 dic. 2008

Israel maneja 2 opciones: masacre militar o masacre por hambre


loultimoenpolitica.blogspot.com


En Gaza, no solamente no hay trabajo: Ya no hay comida, ni remedios, ni combustibles, ni electricidad para satisfacer a las necesidades básicas de su población pulverizada por la falta de recursos para supervivir.
Con su decisión de bloquear económicamente a Gaza, Israel inició la era del "asesinato colectivo" por desnutrición, enfermedades y carencias de condiciones básicas para la supervivencia, que generan a los palestinos de la Franja el bloqueo y la suspensión de los servicios vitales.

Desde septiembre de 2007, Israel sustituyó la estrategia de la "masacre militar" en alta escala por la del "genocidio económico" en masa de la población de Gaza para doblegar la resistencia y terminar con el gobierno de Hamás. No obstante esta estrategia de aniquilamiento masivo y silencioso de un millón y medio de seres humanos (un holocausto inédito en la historia de la humanidad) los cohetes palestinos siguen cayendo noche y día sobre las ciudades fronterizas israelíes y la resistencia palestina se niega reconocer la legitimidad del Estado de Israel. En consecuencia, a punto de terminar el año, los halcones sionistas israelíes se enfrentan a un dilema de difícil resolución: O terminan de matar de hambre a la población palestina en masa, (profundizando aún más el bloqueo económico) o inician una gigantesca operación militar para exterminar a sangre y fuego a Hamás y a los combatientes de la resistencia. Este fin de semana, Olmert y su gabinete discutían opciones con opiniones divididas entre los que quieren el "aniquilamiento militar" y los que se inclinan por profundizar la "masacre por hambre", mientras la mayoría del mundo -con total indiferencia- celebraba las fiestas navideñas en familia con el Papa Noel sionista (de la Coca Cola) incluido.
Por medio de esta estrategia, sumamente mortal y efectiva, el Estado sionista viene limitando al mínimo sus operaciones militares (condenadas internacionalmente) que han fracasado sistemáticamente en el control político y social de la región. El "bloqueo" -coinciden desde la ONU, la Cruz Roja, organizaciones humanitarias, hasta observadores internacionales- ha convertido a la Franja de Gaza, con un millón y medio de habitantes, en una gigantesca masacre producida por el hambre y las enfermedades colaterales que produce el colapso generalizado de los centros de salud y de atención sanitaria de la población. En Gaza, no solamente no hay trabajo: Ya no hay comida, ni remedios, ni combustibles, ni electricidad para satisfacer a las necesidades básicas de su población pulverizada por la falta de recursos para supervivir. Literalmente -y como sostienen la mayoría de los funcionarios de la ONU y la Cruz Roja- Gaza se está muriendo lentamente de hambre mientras la desnutrición y las enfermedades diezman a su población infantil. La "solución militar" de Israel en Gaza y Medio Oriente (exterminar a sangre y fuego a la resistencia) fracasó sistemáticamente y su ejército perdió la aureola de invencible durante su derrota en el Líbano a manos de Hezbolá en agosto de 2006. En una decisión sin precedentes históricos, el Estado sionista de Israel declaró en septiembre de 2007 a la Franja de Gaza, controlada por Hamás, como una "zona enemiga" gobernada por el "terrorismo", y decidió cortar la electricidad, el agua, los combustibles y otros suministros vitales a un millón y medio de palestinos que habitan en el área que ya se encontraban -según la ONU- en estado de catástrofe humanitaria a causa del bloqueo económico establecido por el eje EEUU-Israel-Unión Europea. De esta manera, la potencia judía invasora no sólo carga sobre sus hombros los genocidios militares en masa de población civil en Líbano y en Gaza, sino que además, con su decisión de bloquear económicamente a Gaza, inició la era del "asesinato colectivo" por desnutrición, enfermedades y carencias de condiciones básicas para la supervivencia, que generan a los palestinos de la Franja el bloqueo y la suspensión de los servicios vitales. En términos concretos, el gobierno de Olmert decidió cambiar la estrategia de los "asesinatos selectivos" contra los dirigentes de la resistencia palestina, por la estrategia del "asesinato colectivo" (por medio del bloqueo) contra un millón y medio de palestinos que habitan la Franja de Gaza.

El estrangulamiento económico de Gaza, a su vez, le permitió a Israel preservar a sus tropas y a su gobierno del desgaste político de las masacres militares manteniendo al mínimo los asesinatos de civiles que se suceden casi como un formulismo burocrático. La matanza de Gaza, tanto como la masacre del Líbano de2006, sobrepasan en crueldad y en perversidad criminal a cualquier hecho histórico del pasado, pero su realidad es tapada diariamente en las grandes cadenas internacionales (en manos del sionismo) que sacan el drama del genocidio perpetrado por Israel y lo sustituyen por el conflicto de Israel contra el "terrorismo.

Pero este genocidio conlleva objetivos políticos: Por medio del bloqueo económico Israel quiere forzar a Hamás y las organizaciones de resistencia palestina a reconocer al Estado de Israel y a terminar con el lanzamiento de cohetes a ciudades fronterizas de Israel. La Franja de Gaza se enfrenta a una "catástrofe" humanitaria si Israel continúa bloqueando la entrada de ayuda humanitaria por los pasos fronterizos, según alertó en noviembre la comisionada general de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA), Karen AbuZayd. En este sentido, afirmó que el balance de la situación de los habitantes de Gaza durante el cierre de los pasos fronterizos fue el más grave desde los primeros días de la Intifada hace ocho años. "Ha estado cerrado mucho más tiempo que nunca antes... y no tenemos nada en nuestros almacenes... Será una catástrofe si esto persiste, un desastre", aseguraba AbuZayd, cuya agencia es el principal organismo que atiende a los refugiados palestinos. Israel cerró los pasos fronterizos después de que los milicianos de Gaza respondieran con el lanzamiento diario de cohetes a una incursión de sus tropas el pasado 4 de noviembre en el territorio controlado por Hamás después de cinco meses de tregua. Actualmente, la UNRWA proporciona raciones de comida a 820.000 personas calificadas como refugiados, mientras que el Programa Mundial de Alimentos (PAM) ayuda a otras 200.000 personas, explicó AbuZayd a Reuters desde Amán (Jordania). Las cestas de alimentos que facilita la UNRWA, que supone casi el 60 por ciento de las necesidades diarias de cada palestino e incluye productos básicos como leche y azúcar, se han agotado y la mayoría de la harina se habrá consumido a finales de este mes, alertó AbuZayd. La insuficiencia alimentaria está terminando por afectar a la población de Gaza, donde viven un millón y medio de personas y en el último mes han aumentado los índices de malnutrición. "Hay un problema crónico de anemia. Hay signos de que está incrementándose. De los que estamos empezando a darnos cuenta es de lo que llamamos atrofia infantil... que significa que que (los niños) no comen lo suficientemente bien para crecer más que sus padres", señaló el funcionario. Incrementando el estrangulamiento, el mayor banco de Israel, el Hapoalim, declaró que a finales de mes no efectuaría más transacciones con Gaza, imponiendo un eficaz bloqueo financiero sobre una economía que depende del shekel israelí. Otros bancos planean hacer lo mismo, arrinconados por la declaración israelí de septiembre de 2007 que etiquetaba Gaza como “entidad enemiga”. Hace casi un año, Karen Koning AbuZayd, comisionada general de la agencia de Naciones Unidas para los refugiados [UNRWA], ya había advertido que “Gaza está al borde de convertirse en el primer territorio reducido intencionadamente a un estado de abyecta destitución”. La funcionaria acusó a a Israel de estrangular Gaza, pero también citó el silencio cómplice de la comunidad internacional, principalmente de EEUU y la UE que se sumaron al bloqueo a principios de 2006, tras las elecciones presidenciales en Palestina que dieron el triunfo a Hamas. La medida del estrangulamiento económico fue pensada como una estrategia -avalada por EEUU y Europa- para aislar internacionalmente a Hamás y crear las condiciones para un levantamiento en la Franja de Gaza contra su gobierno. Como la operación -desde sus instalación en septiembre de 2007- fracasó, Israel desde hace cinco meses viene endureciendo las condiciones del bloqueo que no se detuvo ni siquiera durante la "tregua" que acaba de ser levantada por Hamás.Fuente: IAR noticias.

Los cadáveres de Gaza: ¿por qué nadie se atreve a condenar a Israel?


loultimoenpolitica.blogspot.com

Operación Liderazgo sólido: Desde el punto de vista de la lógica histórica y diaria (comprobable en cualquier cronología estadística de los hechos), todo parece claro: Israel es el invasor y Gaza es el invadido. Gaza es la víctima e Israel es el victimario. Gaza es el ocupado e Israel es el ocupante. El que quiera supervivir (sin problemas) dentro del sistema deberá invertir sus ideas y olvidarse para siempre de esta lógica verificable en la práctica: Es antisemita.

Israel (según la realidad verificable diaria) es la potencia que rodea y controla militarmente a Gaza, su ejército ingresa cuando quiere a la Franja, detiene, mata o encarcela a los ciudadanos de Gaza con total libertad y sin que ningún tribunal internacional intervenga, cierra cuando quiere sus fronteras, bombardea edificios o infraestructuras del país con total impunidad, ataca poblaciones civiles y tiene la potestad absoluta sobre el ingreso (o no) de alimentos, combustibles y medicinas, esenciales para la supervivencia de sus habitantes que viven, en su mayoría, del asistencialismo internacional. En consecuencia (y como se desprende de la lógica de los hechos) Israel claramente ejerce el rol de potencia ocupante (ilegal) de un país soberano sin posibilidad de defensa ante su poderío militar de última generación. Comprobadamente, el bloqueo israelí en Gaza (apoyado por EEUU y la Unión Europea) ya sumió a la Franja en un situación de catástrofe humanitaria, donde decenas de miles de palestinos (principalmente niños y ancianos) mueren por efectos de la desnutrición y de las enfermedades colaterales del hambre. Formalmente, Gaza cuenta con un gobierno y un parlamento elegido en la urnas, pero en la práctica (y por la situación descripta) el país funciona como un "gran campo de concentración" de Israel con un millón y medio de palestinos adentro. Frente a la realidad abrumante de la ocupación y del poder militar de Israel, la reacción del gobierno (conducido por Hamas) y de las organizaciones de la resistencia palestina se parece a la de un mosquito frente a un buey: Sólo puede causarle molestias. Grafiquemos: Durante los más de quince meses que lleva el bloqueo judío contra Gaza, los efectos de los cohetes palestinos artesanales que impactan contra ciudades fronterizas israelíes no superaron los diez muertos. En la misma cantidad de tiempo, el ejército israelí, en distintas incursiones en Gaza, mató a más de 400 palestinos e hirió a centenares, además de los miles de muertos a causas de enfermedades producidas por el hambre y la desatención sanitaria. Solamente el sábado, las sincronizadas y fulminantes operaciones militares israelíes con 60 bombarderos y helicópteros asesinaron (en cuestión de minutos) a más de 240 palestinos e hirieron y/o mutilaron a otros 800. Esta realidad sucinta (que surge de situaciones y números concretos al alcance de cualquiera) muestra claramente (y con total objetividad) la falsedad de la tesis israelí que justifica sus ataques y sus masacres militares y económicas en un argumento de "defensa" ante la "amenaza terrorista" de Hamas. Concretamente, y como se puede verificar en los hechos, Israel es una superpotencia nuclear que controla y domina a un país casi indefenso ante su poderío tecnológico-militar, y que se encuentra con su población enferma, hambrienta y en estado de catástrofe humanitaria. Claramente, y más allá de cualquier consideración jurídica o política internacional, la operación de exterminio militar ejecutada por Israel contra un país enfermo, debilitado, hambriento y sin capacidad de defenderse, el sábado, constituye un crimen de lesa humanidad. Es la máxima expresión de injusticia del fuerte contra el débil. En ese escenario, los pilotos judíos que el sábado cumplieron la "misión" de matar o mutilar en Gaza a centenares de hombres, mujeres y niños indefensos y luego volvieron a sus bases (casi sin despeinarse), no son soldados peleando contra un enemigo equivalente, sino criminales de lesa humanidad. Los funcionarios políticos y jefes militares que dieron las órdenes no representan a ningún Estado que defiende su seguridad, sino que representan a un Estado criminal que asesina en forma masiva por razones imperiales de conquista y sometimiento territorial. Y la acción del ejercito israelí no está incursa dentro de ninguna lógica de la guerra militar, sino dentro de una política criminal depredadora que viola (impunemente) leyes y derechos establecidos como norma internacional por el propio sistema capitalista. ¿Porqué ningún país o jefe de Estado (salvo Irán, Venezuela o Cuba) se atreve a denunciar y a condenar públicamente los crímenes y las políticas imperialistas de Israel?. Hay dos razones principales:

A) El que denuncie y condene públicamente a Israel se expone a quedar aislado (bajo los cargos de antisemita) y ser derrocado por un movimiento de presión internacional digitado desde Europa y EEUU.

B) Las organizaciones internacionales (como la ONU y su Consejo de Seguridad), los organismos y tribunales jurídicos que podrían juzgar y condenar a Israel se encuentran en manos de EEUU y de las potencias sionistas aliadas en la OTAN que hacen de la supervivencia del Estado de Israel, su propia supervivencia.

Esto explica claramente porqué para EEUU, la Unión Europea y la ONU en la Franja de Gaza no hay ocupación militar israelí, sino un "conflicto" entre el "terrorismo" de Hamas y el Estado de Israel. Todo lo que se oponga a esta norma establecida a priori como único valor de "análisis", no tiene ninguna entidad creíble o simplemente no existe en la prensa y en las grandes cadenas mediáticas formadoras de "opinión pública" internacional. En consecuencia, y para las mayorías planetarias, entre sábado y domingo, Israel asesinó en Gaza a 300 seres humanos, hirió y mutiló a más de 1000, sólo para defenderse del "terrorismo asesino" de Hamas. El que se salga de esa lógica discursiva y analítica, es... antisemita. En resumen, y para supervivir éste y los años que restan dentro del sistema, hay que liberarse de dos tendencias destructivas: Llamar "judío" al sistema que controla el mundo y llamar "colonizador y asesino" al Estado de Israel. El que consiga dominar estas tendencias destructivas puede dormir en paz, y sin que los cuerpos destrozados y mutilados del pueblo palestino de Gaza le afecten la digestión. Fuente: IAR Noticias.

Masacre sionísta: ya son 350 los muertos y 1600 los heridos


loultimoenpolitica.blogspot.com



La Fuerza Aérea israelí continuó hoy por tercer día consecutivo sus bombardeos en la Franja de Gaza, que han causado ya 345 muertos y unos 1.600 heridos, según datos del Ministerio de Sanidad en ese territorio palestino. Además de los cobardes bombardeos desde el aire y desde lejos; Israel comenzó con los asesinatos "casi" selectivos, porque también asesina niños y mujeres.


Foto: F16 pica para descargar sus misiles mortales sobre Gaza. Pinchá la foto e imagínate lo que se siente.


Los ataques se reanudaron de madrugada, cuando los cazabombarderos israelíes dejaron caer nuevas cargas explosivas que causaron la muerte de un hombre, dos mujeres y un bebé de un año en un edificio del campo de refugiados de Yabalia, en el norte de la Franja.
Según fuentes médicas locales, dos adolescentes y otro niño de la misma familia también perdieron la vida por el bombardeo de un F-16 israelí en la ciudad de Rafah, en el sur de Gaza.
A media tarde, otros cinco palestinos -cuatro milicianos y un niño- morían en un llamado 'asesinato selectivo'.
El ataque tenía como principal blanco Riad Abu Ter, miembro destacado de las Brigadas al Quds (brazo armado de la Yihad Islámica) y cuyo vehículo fue alcanzado al este de Jan Yunis.
Una portavoz del Ejército israelí dijo a Efe que los principales objetivos de los últimos ataques fueron 'edificios vinculados a Hamás (islamista), como centros de almacenamiento y manufacturación de armas, túneles, lanzaderas de cohetes y almacenes'.
De acuerdo con la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA), al menos 89 de las víctimas mortales en Gaza en los tres días de bombardeos son civiles. Entre ellos figuran veinte menores.
Durante la pasada madrugada la aviación israelí destruyó parte de la Universidad Islámica, vinculada a Hamás y ubicada en el oeste de la ciudad de Gaza, según testigos.
Los residentes en el barrio de Remal de la capital de la Franja oyeron cuatro grandes explosiones que causaron el pánico en la zona y vieron grandes columnas de humo blancas y grises salir del lugar. Varios edificios del campus femenino con laboratorios químicos quedaron destruidos, mientras que inmuebles colindantes resultaron seriamente dañados. El Ejército israelí defiende que se trataba de un 'centro de desarrollo e investigación de armas' empleado para manufacturar cohetes Kasam. 'Hay líneas rojas que no deben cruzarse y convertir una reconocida institución académica en objetivo militar es una de las más importantes', denunció hoy el bloque pacifista israelí Gush Shalom en un comunicado. La oficina del jefe de Gobierno de Hamás en Gaza, Ismail Haniye, también fue bombardeada anoche, según el Ejército israelí.
El dirigente islamista no se encontraba en la oficina; todos los líderes de Hamás han pasado a la clandestinidad desde que comenzó la oleada de ataques, que podría derivar en una incursión terrestre. Israel ha enviado infantería y tanques en torno a Gaza y el Consejo de Ministros del gobierno que lidera Ehud Olmert ha aprobado la movilización de 6.500 reservistas.
Las milicias palestinas han seguido lanzando hoy cohetes contra el sur de Israel, uno de los cuales ha matado a un trabajador de la construcción árabe y herido a otra decena de personas en la ciudad de Ashkelón, a una veintena de kilómetros de Gaza.
Según datos del Ejército israelí, unos 200 proyectiles han sido disparados contra las localidades cercanas a la Franja desde el comienzo de la ofensiva, con un saldo de dos muertos.
Además, un obrero palestino ha herido a cuatro israelíes -uno de ellos de gravedad- al apuñalarles en el asentamiento de Kiryat Sefer, en territorio cisjordano, informó la Policía.
Se trata, aparentemente, del primer acto de venganza fuera de Gaza a causa de la operación israelí. La Autoridad Nacional Palestina (ANP) anunciaba, entretanto, la suspensión de las negociaciones de paz con Israel. Según el jefe del equipo negociador, Ahmed Qurea, 'es imposible mantener negociaciones con Israel mientras su Ejército está cometiendo masacres contra nuestro pueblo en Gaza'. El presidente palestino, Mahmud Abás, ha pedido unidad a las distintas facciones palestinas y asegurado que discutirá con todos los líderes, incluidos los de Hamás, la situación en Gaza, que calificó de 'trágica' y 'desesperada'.

Haniyéh: "Palestina nunca ha visto una masacre tan horrible"


loultimoenpolitica.blogspot.com

Gaza amaneció convertida en una ciudad fantasma, atestada de ciudadanos que encerrados en sus casas temían lo que no tardó en llegar, la lluvia de misiles israelíes que cayó por tercer día consecutivo en la campaña militar más mortífera en la franja desde 1967. Las agencias internacionales hablan de "túneles" como objetivos militares porque "por allí se importan armas". No hay ni una sola noticia que señale que por allí, escapan de la muerte los palestinos hambrientos que hay en Gaza. Hamas llamó a una tercera intifada.

Foto: pincha la foto e indígnate!!

Gaza amaneció convertida en una ciudad fantasma, atestada de ciudadanos que encerrados en sus casas temían lo que no tardó en llegar, la lluvia de misiles israelíes que cayó por segundo día consecutivo en la campaña militar más mortífera en la franja desde 1967. Los muertos ascienden a 350 y los heridos superan los 1500, según fuentes médicas palestinas. De ellos, 120 se encuentran en estado crítico en hospitales en los que falta casi de todo. Los últimos cuatro fallecidos se produjeron en ataques lanzados a última hora de ayer, que alcanzaron uno de los símbolos de Hamás en la franja: la Universidad Islámica. De los líderes de Hamás no queda ni rastro; se refugian en sus escondites temerosos de que Israel emprenda una nueva campaña de asesinatos selectivos como hiciera en el pasado. El líder de Hamás, Jaled Meshaal, llamó a los palestinos a sublevarse en una tercera Intifada, desde su exilio en Damasco. Hamás respondió a los bombardeos del Ejército lanzando una veintena de cohetes y seis granadas de mortero que impactaron sin causar heridos, en varias poblaciones del sur del país, donde vive un cuarto de millón de israelíes. Desde el sábado, el movimiento islamista palestino ha disparado 110 modestos artefactos. El Gobierno israelí aprobó ayer la llamada a filas de 6.500 reservistas; una señal más de que la campaña se ampliará con incursiones terrestres. Ayer, los blindados israelíes aguardaban órdenes alrededor de la franja. La ofensiva israelí comenzó el sábado por la mañana, ocho días después de que expirara la tregua de medio año pactada entre Israel y Hamás. Israel quiere frenar la lluvia de cohetes palestinos que en los últimos ocho días se han cobrado una víctima mortal. Hamás acusa a Israel de haber roto la tregua con su ataque de noviembre en el que mató a seis milicianos y de no cumplir su compromiso de apertura gradual de los pasos fronterizos para permitir la entrada de víveres a la franja. Los nuevos bombardeos destrozaron almacenes de armamento, una comisaría de policía, la prisión central (de la que escaparon los presos), la sede de la televisión de Hamás Al Aqsa y una mezquita, entre otros edificios. El Ejército israelí informó de que había destruido 40 de los túneles que unen el sur de la franja con Egipto y que los islamistas utilizan para suplir las carencias de una población sometida al bloqueo israelí desde hace más de un año. Israel acusa a Hamás de utilizar los corredores subterráneos para introducir armas de forma ilegal. En la frontera sur de Gaza, la policía egipcia disparó ayer al aire para dispersar a cientos de palestinos que trataban de romper las vallas y cruzar al país vecino. Muchos de ellos lo consiguieron, según informa la agencia Efe. Egipto, el país encargado de mediar para lograr un alto el fuego en la zona, acusó a Hamás, a través del Ministerio de Exteriores, de impedir el traslado de heridos al país vecino. La tensión entre Hamás y Egipto aumentó anoche después de que fuerzas de seguridad palestinas mataran a un guarda fronterizo egipcio e hirieran a otro, informa Reuters. Muchos de los heridos se hacinan en los desprovistos hospitales. Faltan ambulancias, generadores y material para los cuidados intensivos. La Cruz Roja advirtió en un comunicado de que hacen falta equipos médicos en unos hospitales "ya vacíos por la dificultad de dotarse de material hospitalario en la franja en los últimos meses". Mientras los heridos penan, los muertos yacen bajo carpas funerarias que llenan las calles de Gaza, explican residentes de la franja por teléfono. "Palestina nunca ha visto una masacre tan horrible", dijo Ismail Haniyeh, el líder de Hamás en Gaza. La tensión se dejó sentir ayer por segundo día en Cisjordania, hogar de dos millones y medio de palestinos y donde se celebraron manifestaciones de apoyo a los habitantes de Gaza. En una de ellas, un joven murió por los disparos del Ejército israelí. Mahmud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina que gobierna en Cisjordania, pero no en Gaza, criticó desde El Cairo a Hamás, a la que atribuyó parte de la culpa del ciclo de violencia por no renovar la tregua con Israel. Las palabras de Abbas dejan claro que la reconciliación entre las facciones palestinas tendrá que esperar. Por su parte, el líder de Hezbolá, Sayyed Hasan Nasralá, ordenó a sus militantes que estén alerta ante cualquier ataque israelí contra el sur de Líbano. Siria, por su parte, anunció la ruptura de las conversaciones de paz indirectas que mantenía con Israel.