4 jul. 2009

La Iglesia y Golpistas juntos una vez más


loultimoenpolitica.blogspot.com

En un insólito comunicado de la Conferencia Episcopal, leído por el cardenal Óscar Andrés Rodríguez, la cúpula eclesiástica se puso al lado de los usurpadores y advirtieron a Zelaya que no regrese porque sería responsable de un "baño de sangre", exonerando automáticamente la responsabilidad del ejército


enlace de último momento: http://www.vtv.gov.ve/noticias-internacionales/20453

La Iglesia Católica de Honduras ha expresado hoy su apoyo a Roberto Micheletti, que asumió tras el derrocamiento del gobierno constitucional a manos de los militares, y ha pedido a Zelaya que "reconsidere" su regreso porque "podría desatar un baño de sangre", en un claro intento por amedrentar la fuerza popular que pide el retorno del mandatario constitucional.

En un comunicado de la Conferencia Episcopal, leído por el cardenal Oscar Andrés Rodríguez, la Iglesia también le ha pedido a la Organización de Estados Americanos (OEA), que "preste atención a todo lo que venía ocurriendo fuera de la legalidad en Honduras".

La transmisión nacional se produjo a través de los medios nacionales que resienten una censura férrea, incluso por el canal 8, la televisora estatal, que volvió a transmitir tras su cierre inicial, pero con contenidos banales y programación que no informa sobre las protestaspopulares, sino exclusivamente las manifestaciones de apoyo a los usurpadores.

El comunicado de los obispos hondureños llega el mismo día en el que se reúne la Asamblea General Extraordinaria la OEA para decidir la suspensión de ese país centroamericano de su participación en el organismo interamericano, tras negarse a revertir la ruptura constitucional causada por el golpe de Estado. A la cita hemisférica acudirá el Presidente Zelaya, quien ha confirmado que mañana domingo regresará a Tegucigalpa junto a "varios presidentes".

"Nos vamos a presentar en el aeropuerto en Tegucigalpa con varios presidentes, varios miembros de comunidades internacionales. Este domingo estaremos en Tegucigalpa abrazándolos, acompañándolos para hacer valer lo que tanto hemos defendido en nuestra vida que es la voluntad de Dios a través de la voluntad del pueblo", ha asegurado en un discurso transmitido por la emisora interestatal TeleSUR.

Los Obispos y el "baño de sangre":

En un paréntesis y al cierre de la lectura del comunicado de los obispos, Rodríguez ha hecho "un llamado al amigo José Manuel Zelaya", a quien le ha recordado que "el día de su toma de posesión usted citó claramente tres mandamientos de la santa ley de Dios, no mentir, no robar, no matar".

"Pensemos si una acción precipitada, un regreso al país en este momento, podría desatar un baño de sangre; sé que usted ama la vida, sé que usted respeta la vida, hasta el día de hoy no ha muerto un solo hondureño, por favor, medite, porque después sería demasiado tarde", indicó.

La OEA, en opinión de los 11 obispos que integran la Conferencia Episcopal, debió prestar atención "no solamente a lo sucedido a partir del 28 de junio recién pasado", cuando fue secuestrado por un golpe de Estado el presidente hondureño Manuel Zelaya y enviado en un avión a Costa Rica. "También el pueblo hondureño se pregunta por qué no han condenado las amenazas bélicas contra nuestro país", destaca el comunicado.

La insólita declaración no cuestiona la represión ordenada contra el pueblo que reclama el regreso de Zelaya, ni la fuerte censura mediática, y tampoco reconoce que el ejército ha militarizado las calles. La advertencia sobre un "baño de sangre" cuando regrese el presidente constitucional, desvía la verdadera responsabilidad de los golpistas, que actualmente imponen la autoridad de las armas en ese país, y al cual no alude el cardenal, en su intento por aterrorizar a los pobladores para que no se movilicen.

Zelaya fue capturado porque "ya no se desempeñaba" como presidente:

Según los obispos, "las instituciones del Estado democrático hondureño están en vigencia" y "sus ejecutorias en materia jurídico legal han sido apegadas a derecho". "Los tres poderes del Estado están en vigor legal y democrático de acuerdo a la Constitución de la República de Honduras", subraya el documento.

Agregan que cuando Zelaya fue capturado por los militares, "ya no se desempeñaba como presidente de la República".

"Rechazamos amenazas de fuerza o bloqueos de cualquier tipo que solamente hacen sufrir a los mas pobres", ha expresado el cardenal Rodríguez, quien no se ha referido a la decisión irregular del Parlamento de haber escogido a Micheletti como presidente, luego del secuestro del mandatario, la lectura de la supuesta carta de renuncia, que luego fue desechada, para proceder a la destitución más tarde.

Desempleo histórico en EEUU



loultimoenpolitica.blogspot.com

Los últimos datos de empleo en los Estados Unidos suponen un balde de agua fría para las expectativas de recuperación económica. Se perdieron casi 470.000 trabajos y la tasa de desempleo llegó al 9,5 por ciento.


Desde 1983, Estados Unidos no conocía un índice de desocupación tan alto.

Los datos publicados este jueves por el Departamento de Trabajo superan con creces las previsiones los economistas de Wall Street. Y rompen el débil optimismo levantado por los datos del mes anterior.

“Las cifras de mayo sugirieron que la pérdida de trabajos se estaba moderando. Pero los datos de junio nos devuelven casi a los niveles del punto álgido de la recesión. Y es difícil que la economía se recupere, o que el desempleo baje, mientras las empresas están suprimiendo tantos empleos", comentó Mark Gregory, corresponsal de economía de la BBC.

De acuerdo con el informe del Departamento de Trabajo, la salud y la educación fueron los únicos sectores que mostraron una ligera mejoría, y generaron alrededor de 30.000 empleos.

En total, desde que comenzó la recesión en diciembre de 2007, Estados Unidos perdió 1,9 millones de puestos de trabajo industriales y 14,7 millones de estadounidenses se encuentran en paro.

Reaccionando a las cifras el presidente Barack Obama dijo que, pese a los números negativos, confía en que la economía nacional va a poder recuperarse en el corto plazo.

En todo caso reconoció que era "preocupante".

Previsiones superadas

Entre noviembre de 2008 y marzo de 2009, el mercado de trabajo estadounidense perdió una media de 670.000 empleos mensuales. De abril a junio, el descenso se suavizó hasta los 436.000 por mes.

"Estamos viendo una especie de nivelación. Podría haber sido mucho peor si no hubiéramos puesto en marcha el plan de estímulo de la economía", indicó la secretaria de trabajo Hilda L. Solis, en declaraciones citadas por el New York Times.

Sin embargo, según el mismo periódico, la realidad desborda las previsiones de la administración Obama sobre el desempleo, que no superaban el ocho por ciento para este año.

A pesar de la opinión de algunos economistas, de momento, la secretaria de trabajo descartó una nueva inyección de fondos estatales en la economía.

Bajan las bolsas

Poco después de la publicación de estos datos, llegó una buena noticia: los pedidos industriales en Estados Unidos aumentaron en el mes de mayo.

Este dato podría sugerir una cierta recuperación económica, pero no logró frenar el pesimismo de los inversores, que hizo caer dos puntos el índice Dow Jones de la Bolsa de Nueva York.

Ante la incertidumbre, según informa la agencia de noticias Reuters, los inversores se refugiaron buscaron valores seguros, como los bonos del Tesoro de Estados Unidos y el yen japonés.

La misma senda siguieron los principales mercados en Europa, que perdieron entre un dos y un tres por ciento.

Como en Estados Unidos, la desconfianza de los inversores europeos se debió al crecimiento del paro en la región.

Según los datos publicados este jueves, el desempleo en la zona euro durante el mes de mayo se situó en el 9.5 por ciento, la mayor tasa en los últimos diez años. BBC/IAR

Los golpistas expulsan a la OEA: ¿Una trampa para Obama? ¿O una trampa con Obama?


loultimoenpolitica.blogspot.com

Para algunos analistas europeos y estadounidenses no hay ninguna duda: Los republicanos y los halcones militaristas de EEUU están detrás del golpe bananero en Honduras. Sólo esa realidad puede determinar la actitud del gobierno golpista de Micheletti que, prácticamente este viernes, expulsó a la OEA y se retiró de esa organización. ¿Una trampa para Obama? ¿O una trampa con Obama?

Informe Especial


Claramente el golpe se desarrolló en tres tiempos:

En la fase A, las fuerzas armadas hondureñas (un apéndice del Comando Sur de EEUU), el viernes 26 de junio, lo sacaron de la cama al presidente Zelaya y lo depositaron cómodamente en Costa Rica. Luego, sin disparar un solo tiro, el ejército se convirtió en sostén callejero del gobierno de facto encabezado por Micheletti.

Barack Obama , la Unión Europea y el "izquierdismo" presidencial latinoamericano iniciaron una poderosa ofensiva de presión internacional que hizo pensar que a los golpistas sólo le quedaban horas. Zelaya, un terrateniente con mostachos exuberantes, fue paseado como el "gran vencedor" de la mano de Chávez y los gerentes políticos del ALBA, mientras se anunciaba un triunfal "regreso a casa".

Pero algo pasó camino del foro.

En la fase B, los días posteriores al golpe, el gobierno de facto de Micheletti no solamente desoyó todas las "advertencias" sino que subió la apuesta anunciando que si Zelaya pisaba territorio hondureño sería detenido y encarcelado.

Lo que, al principio, parecía un tour "democrático" para sofocar el golpe (el regreso triunfal de Zelaya con la OEA) se fue desinflando con el correr de los días, y Barack Obama, el gerente imperial en Washington, pasó de sostener una posición de decidida "condena" al golpe a una actitud esquiva y fluctuante.

Con un detalle sugestivo: Washington en ningún momento suspendió la ayuda económica, no retiró su embajador ni tampoco ordenó un bloqueo contra el gobierno golpista.

Chávez y su aliados del ALBA olieron que "algo raro" estaba pasando y notaron que se habían quedado "solos" en los planteos de restituir sin más trámite a su aliado Zelaya. Obama y la UE, fueron cambiando de la condena y de la "orden" para restituir a Zelaya a apoyar una "salida consensuada" que restituya la legalidad sin vencedores ni vencido.

La fase C, comenzó este viernes cuando el gobierno de Micheletti prácticamente expulsó a la OEA y anunció su retiro de esa organización. El gobierno de facto y la Corte Suprema de Justicia de Honduras rechazaron el ultimátum de la Organización de Estados Americanos sobre el restablecimiento en el poder del depuesto presidente hondureño, Manuel Zelaya, y anunciaron el retiro inmediato del país centroamericano de esa organización.

"Por este medio, comunico a usted que (Honduras) denuncia la carta de la OEA de conformidad con lo previsto en el artículo 143, con eficacia inmediata", afirmó la vicecanciller hondureña Marta Lorena Alvarado, durante una intervención por la televisión en la noche del viernes, en compañía del presidente de Panamá, Ricardo Martinelli.

Este capítulo -coinciden analistas de cadenas europeas y estadounidense- indica una clara señal de la presencia activa del poder republicano y conservador en el sostenimiento de los golpistas.

The Washington Post destacó las vinculaciones de Micheletti y del staff civil del gobierno golpista con las usinas del poder republicano y conservador en Washington, y señaló la lealtad que profesan al Pentágono la camarilla de jefes militares hondureños que sostienen la asonada en las calles.


¿Con Obama, o sin Obama?

Ahora el punto, como sostienen veladamente algunos analistas de la BBC y la CNN, está en saber cual es el papel que juega (y jugó) Obama en el proceso golpista. En otras palabras, si el golpe se hizo con Obama, o con desconocimiento de Obama.

Una primera lectura -surgida de las usinas conservadoras- indica que el golpe fue ejecutado sin el consentimiento de la administración demócrata en el gobierno, que trató luego de hacer un aprovechamiento político de la situación apoyando la restitución de Zelaya.

Posteriormente, en una segunda fase, el golpe habría desatado una sorda guerra entre republicanos y demócratas que todavía no trascendió para preservar la investidura de Obama.

La actitud de apoyo tácito y sobreentendido al golpe por parte del poder republicano, condicionó las decisiones de Obama que luego viró -junto con la Unión Europea- hacia la búsqueda de una "salida consensuada" entre los sectores en pugna.

En suma, en un primer tramo el golpe se hizo con Obama, y en un segundo tramo, el actual presidente imperial viró y se sumó al golpe para no desatar una crisis institucional dentro de EEUU.

Los gobiernos latinoamericanos -principalmente los que se incluyen en el ALBA chavista- presionaron a la OEA a lanzar un ultimátum y a presentarse -por medio de su secretario general, el chileno Insulza- en Honduras para hacer efectiva la orden de restituir a Zelaya en el poder.

El gobierno golpista, le hizo pasar un ostensible papelón al "Ministerio de las Colonias" de Washington, desconociendo la orden y retirándose del organismo.

Ahora, como afirman los expertos, la cuestión de Honduras queda por definirse dentro de la propia dinámica interna del Imperio norteamericano, dividido entre un apoyo incondicional a los golpistas sin Zelaya (los republicanos y conservadores) y una posición de "salida consensuada" para restaurar a Zelaya a fin de que termine su mandato (los demócratas y liberales).

Para los que leen "entrecomillas", el golpe bananero centroamericano no fue nada más que una resolución (en un primer capítulo) de la interna estadounidense marcada por una guerra por el poder entre demócratas y republicanos.


El crisol del golpe hondureño

Claramente, el proceso hondureño volvió poner en el tapete la guerra electoral comenzada durante la pasada campaña presidencial en EEUU.

Los que compitieron por la Casa Blanca, Obama, por los demócratas, y McCain, por los republicanos, expresaban dos líneas excluyentes de política exterior norteamericana.

McCain, en el discurso, se presentaba como una clara continuidad de la política militarista de Bush, mientras que Obama, también en el discurso, se presentaba como una expresión de "apertura negociadora" en la política exterior del Imperio.

Ganó Obama, y los republicanos -fuera del discurso público- nunca lo aceptaron ni apoyaron como presidente, mientras que los líderes ultraconservadores y los halcones del Pentágono siempre lo tuvieron en la mira y denunciaron su "debilidad" frente a la izquierda latinoamericana de Chávez.

Este el punto clave, la matriz generadora del golpe en Honduras.

Claramente, Obama no es el presidente del complejo militar industrial y de las corporaciones armamentistas sino el presidente de Wall Street y de la reserva Federal.

Obama, no se rodea del lobby militar del Pentágono sino del lobby bancario hoy conducido por el secretario del Tesoro, Timothy Geithner.

El lobby judío financiero que rodea y controla a Obama no está para hacer la guerra, sino para hacer negocios.

Mientras los halcones del lobby sionista conservador ponen el acento en la preservación del Estado Nacional imperial, los liberales del lobby sionista financiero ponen el acento en la preservación y expansión de los negocios trasnacionales. En eso se fundan sus intentos "aperturistas" con Irán y el Medio Oriente.

Obama para los halcones, como señalaban en campaña los republicanos, es un "débil sin experiencia" en materia de seguridad nacional y de política militar exterior (el corazón del Imperio).

Así como los halcones sionistas afirman en la intimidad que el lobby bancario de Obama entregaría la seguridad nacional de EEUU por una "porción de mercado", el lobby bancario de Obama afirma que Cheney y los republicanos conservadores sólo saben "hacer negocios a los cañonazos".

Estos "detalles" funcionales de la guerra interna por el poder, terminó marcando la dinámica y el desarrollo del golpe bananero ejecutado por el Pentágono a través de sus generales subordinados en Honduras.

El que crea que el desenlace del golpe hondureño se resuelve en Honduras y en América Latina, está equivocado.

El golpe hondureño nació y se cocina a fuego lento en Washington.

IAR Noticias

Golpistas asesinan a un periodista


loultimoenpolitica.blogspot.com

El periodista asesinado es Gabriel Ciro Noriega, del municipio San Juan Pueblo / Civiles aliados con el golpe controlan Tegucigalpa, San Pedro Sula y La Ceiba, pero el resto del país es controlado exclusivamente por militares, que han usurpado el mando de alcaldes y jueces

Gabriel Ciro Noriega, periodista del municipio de San Juan Pueblo, fue asesinado este viernes en la noche al salir de un programa de televisión, según informó a Yvke, Andrés Pavón Murillo, presidente del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras.

Indicó además que una emisora fue ametrallada por sicarios en La Ceiba, la emisora Radio Sonaguera, ubicada en el municipio Solaya, departamento de Colón, y que un periodista de apellido Montero resultó gravemente herido de bala. Cuando fue llevado al hospital, sicarios acudieron allí aparentemente a rematarlo, pero fue llevado a tiempo a otro lugar para su protección. Se desconoce su estado de salud.

Pavón también hizo un recuento de la situación de derechos humanos en el país desde que el Presidente Manuel Zelaya fue depuesto el pasado 28 de junio. Indicó que hay más de 400 detenidos, algunos liberados y otros retenidos y acusados de sedición y daños materiales.

Desde el inicio del golpe hay en total 5 muertos, contando al periodista asesinado, a un sindicalista arrollado por un vehículo militar el domingo y a una persona fallecida por un paro cardiaco por los gases lacrimógenos. Además, han ingresado a la morgue dos personas con heridas contusas: una fue ejecutada en un lugar y luego dejada en un tonel o barril, con severas lesiones pero sin disparos, y la otra fue dejada -según testigos- por una patrulla de la Policía en un lugar conocido como La Montañita, en la periferia de Tegucigalpa, y luego ingresó a la morgue con severas lesiones pero sin disparos.

Indicó que los civiles golpistas controlan Tegucigalpa, San Pedro Sula y La Ceiba, pero el resto del país es controlado exclusivamente por militares, que han usurpado el mando de alcaldes, jueces y están tomando decisiones de manera directa, "tienen el control de toda el área rural, donde realizan reclutamiento de jóvenes" para que realicen el servicio militar violando la ley vigente en Honduras.Yvke

Correa acompañrá el regreso de Zelaya a Honduras con los riesgos que ello implica


loultimoenpolitica.blogspot.com

El presidente Rafael Correa comunicó el sábado su decisión de acompañar al presidente Manuel Zelaya si, como lo ha previsto, decide regresar el domingo a Honduras en busca de ser restituido en su cargo.

Correa expuso que "el presidente Zelaya piensa regresar mañana (domingo) a su país y me ha pedido que lo acompañe. Si la invitación sigue en pie hoy viajaríamos a Washington". Es la primera confirmación de parte de Correa de participar en el periplo que él mismo considero lleno de "riesgos".

Zelaya ha dicho que varios gobernantes de América Latina están dispuestos a acompañar su vuelta a la capital hondureña, la cual ha venido posponiendo desde el jueves.

La última noticia que se tuvo fue del presidente Daniel Ortega quien afirmó que su colega hondureño le comunicó su intención de retornar a Tegucigalpa el domingo.

Sin embargo, las adversas condiciones son percibidas por el mismo Correa quien expresó que "si algún torpe nos mete un balazo le habría hecho un favor a la revolución ciudadana", que dice llevar a cabo su gobierno, porque "significaría que duraría mil años".

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA) José Miguel Insulza estuvo el viernes en Tegucigalpa, la capital hondureña, gestionando la restitución de Zelaya en el cargo que exige la comunidad internacional a las autoridades erigidas en el país tras el golpe de estado del 28 de junio.

El gobierno encabezado por Roberto Micheletti rechazó el planteamiento de Insulza y decidió apartarse de la OEA.

La presidenta argentina Cristina Fernández viajó el viernes a Washington para participar el sábado en una asamblea programada en la OEA en la que se oficializaría la suspensión de Honduras por no acatar la Carta Democrática que rige a los miembros del organismo. Fernández está entre los presidentes que acompañarían el retorno de Zelaya a Honduras.

Sin embargo, Insulza expresó que no parecen haber condiciones favorables para que el depuesto presidente regrese a su país, en donde una creciente polarización se evidencia en las multitudes que en los últimos días se han volcado a las calles a exigir la reposición de Zelaya en la presidencia, unos, y el respaldo al gobierno encabezado por Micheletti, otros.

Correa expresó que "centenas de miles de hondureños se están movilizando para recibir a su presidente legítimo" y expuso que el retorno de Zelaya al poder debe ser "incondicional".

El mandatario ecuatoriano insistió que el golpe de Estado en Honduras fue una "brutalidad" y añadió que "esa dictadura, ese gobierno de facto tiene los minutos contados".

Zelaya en la OEA

loultimoenpolitica.blogspot.com

El presidente constitucional de Honduras, Manuel Zelaya, participará hoy en la Asamblea General Extraordinaria de la OEA que prevé analizar la postura a seguir ante la decisión golpista de mantener un gobierno de facto en ese país.

Según el secretario adjunto de la Organización de Estados Americanos, Albert Ramdin, está confirmada la presencia del mandatario, quien fue víctima el domingo último de una asonada militar.

Esta capital acogerá el encuentro, en el cual el secretario general de la entidad, Miguel Insulza, presentará un informe sobre su visita de la víspera a la nación centroamericana, donde no logró un cambió de postura del régimen encabezado por Roberto Micheletti, que secuestró y expulsó del país a Zelaya.

No apreciamos la intención de revertir su actitud, advirtió el dirigente en Tegucigalpa, al tiempo que ratificó la ocurrencia allí de un golpe de Estado y la demanda de reinstaurar al presidente legítimo en el cargo.

Considerando el vencimiento del plazo de 72 horas, expiró hoy, dado por la OEA a Micheletti para devolver la constitucionalidad a Honduras, el bloque parece encaminado a excluirla de su seno.

Poco después de la salida de Insulza del país centroamericano, el gobierno de facto anunció su ruptura con la OEA luego de acusarla de supuesta parcialidad en el tratamiento del suceso.