23 mar. 2009

Harvard investiga y pronostica 5 años de desempleo y aumento de la deuda pública de 90%


loultimoenpolitica.blogspot.com

Un estudio de la Universidad de Harvard desvela la factura media de las crisis bancarias. El precio de la vivienda se desploma un 35%, la bolsa un 56%, la destrucción laboral dura un lustro, la deuda pública crece un 86% y el PIB de los países afectados retrocede un 9,3% de promedio en dos años.

¿Qué cabe esperar de la actual crisis financiera? Un estudio elaborado por Carmen M. Reinhart, de la Universidad de Maryland, y el profesor Kenneth S. Rogoff, de la Universidad de Harvard, analiza el coste medio que conlleva para la economía de un determinado país el estallido de una crisis bancaria, a la luz de las experiencias pasadas más relevantes.

El informe incluye la factura económica que se cobraron las últimas "cinco grandes" crisis financieras (big five), en referencia a España (1977), Noruega (1987), Finlandia (1991), Suecia (1991) y Japón (1992), junto al coste de la Gran Depresión de EEUU en los años 30, la crisis asiática de los 90 y la debacle latinoamericana de los 80.

A la vista de los datos, el precio a pagar no saldrá, precisamente, barato. Tras una crisis bancaria, el colapso que sufren los activos suele ser "profundo y prolongado". De media, el valor del mercado bursátil se desploma casi un 55,9% durante un promedio de 3,4 años, mientras que el precio de la vivienda cae un 35,5% desde sus valores máximos, al tiempo que la crisis inmobiliaria se extiende durante un promedio de 6 años.

Las crisis bancarias de Finlandia, Filipinas, Colombia y Hong Kong se saldaron con las mayores caídas del precio real de los inmuebles, entre un 50% y un 60%. Mientras, el colapso bancario que sufrió España en 1977 se tradujo en un descenso algo superior al 30%.

Sin embargo, tal y como muestra el citado estudio, la peor parte se la lleva la bolsa. De media, el desplome se sitúa en el 55,9%, aunque en algunos casos la caída de los valores bursátiles fue mucho mayor. La crisis de Japón en los 90, la de EEUU en el crack del 29 y la de España en el 77 se saldaron con descensos superiores al 60%.

El mayor desplome hasta el momento ha sido el registrado por la bolsa de Islandia, cuya bolsa ha caído más de un 90% desde sus valores máximos, tras el colapso financiero sufrido en 2007, mientras que en el caso de Irlanda el descenso se aproxima al 60%.


En cuanto a la economía real, el estallido de una crisis bancaria se suele cobrar de media un aumento de 7 puntos porcentuales en la tasa de paro nacional, durante un promedio de 4,8 años. En este ámbito destaca sobre todo la Gran Depresión de EEUU, cuya tasa de desempleo ascendió en más de 20 puntos porcentuales en menos de un lustro.

La crisis laboral más larga ha sido, hasta el momento, la experimentada por Japón en la crisis de los 90, ya que la destrucción laboral, aunque escasa, se prolongó durante más de una década. En España, la última crisis bancaria se cobró un incremento porcentual del paro próximo al 14%, mientras que la destrucción laboral duró 7 años.


Asimismo, las crisis bancarias se traducen en una contracción media del PIB del 9,3%, y una recesión de casi dos años. Nuevamente, la Gran Depresión encabeza el ranking, con una caída del PIB próxima al 30% durante 4 años. Le sigue la crisis bancaria de Argentina, cuyo PIB cayó más de un 20%, en un promedio igualmente de 4 años.


Por último, el informe destaca el incremento sustancial que registra la deuda pública a raíz de una crisis bancaria. De media, aumenta un 86% en los 3 años siguientes al estallido. En este caso, destaca la crisis bancaria de Colombia, cuya deuda pública se disparó casi un 170% a finales de los años 90. La deuda española se duplicó a raíz de la crisis de los 70. En este sentido, el informe destaca que el aumento de la deuda no deriva tanto del coste de las nacionalizaciones o intervenciones bancarias, sino más bien de las políticas de gasto público aplicadas por los gobiernos para combatir la recesión económica que suele acontecer tras el colpaso de la banca.


El problema, según el informe, es que las actual crisis financiera es a nivel "global". Esto provocará "más dificultades para un mayor número de países". De este modo, según Rogoff y Reinhart, se prevé que las suspensiones de pagos (default) de las economías emergentes se disparen como consecuencia de la contracción de las exportaciones, la falta de financiación exterior y la huida masiva de capitales. Además, tanto el Fondo Monetario Internacional (FMI) como la mayoría de expertos y organismos oficiales coinciden en que la economía del planeta se enfrenta a la peor crisis desde la temida Gran Depresión de EEUU. ¿A cuánto ascenderá ahora la facura?. Fuente: libertad digital

Obama respira: China seguirá comprando bonos del Tesoro de EEUU


loultimoenpolitica.blogspot.com

China seguirá comprando bonos del Tesoro estadounidense, de los que ya es el mayor propietario extranjero del mundo, anunció el lunes el vicepresidente del Banco Central chino.

"La inversión en bonos del Tesoro estadounidense es un elemento importante de la estrategia de inversiones de China y continuaremos con esta práctica", declaró Hu Xiaolian a periodistas.

La semana pasada, el primer ministro Wen Jiabao declaró que estaba "preocupado" sobre sus inversiones en bonos del Tesoro estadounidense.

Obama dijo que ve una luz al final del camino; pero este fin de semana cerró tres bancos e intervino dos


loultimoenpolitica.blogspot.com

El presidente de EEUU, Barack Obama, percibe riesgos en la economía, y cree que el Gobierno debe continuar su intervención, pero también atisba "rayos de esperanza" para una recuperación de la crisis.Obama, que se encuentra en medio de una campaña para promover sus medidas económicas, ha concedido una entrevista al programa 60 minutes. Mientras hablaba estaba interviniendo 2 Cajas de ahorro y crédito y cerrando tres bancos: uno en Kansas, otro en Colorado y otro en Georgia.

En la entrevista, el presidente estadounidense ha expresado su creencia de que "persisten los riesgos sistémicos" y por ello el Gobierno debe seguir tomando medidas. "Hay instituciones tan enormes que si quiebran arrastrarán a muchas otras instituciones financieras con ellas. Y si todas quiebran al mismo tiempo, podemos ver una recesión aún más destructiva, potencialmente una depresión", ha explicado.

Las declaraciones del presidente se producen antes de que el secretario del Tesoro, Tim Geithner, presente hoy su plan para los activos tóxicos, valorados en cerca de un billón de dólares, que lastran el sistema bancario e impiden que el crédito vuelva a fluir con normalidad.

El presidente estadounidense admitió que durante la campaña electoral no previó lo "drástico" que sería el declive de la economía. No obstante, ha afirmado que percibe "rayos de esperanza" en algunos datos económicos y ha aseverado que "la economía está tan interconectada hoy día que todo sucede muy rápido. El declive ha sido muy rápido, pero la recuperación puede ser más rápida aún".

El caso de AIG

En un sentido similar se había pronunciado hoy la directora del Consejo Asesor Económico, Christina Romer, quien expresó su convencimiento de que la recuperación comenzaría este mismo año. En su entrevista, el presidente estadounidense aludió también a las primas concedidas por la aseguradora AIG a sus ejecutivos, de 218 millones de dólares, pese a haber requerido una inyección de fondos públicos de 180.000 millones de dólares.

El Congreso maneja un proyecto de ley para gravar al 90% esas pagas extra. Obama se declaró en contra de esa medida, pese a que cuenta con un gran apoyo popular. "En general, quieres tener leyes que se puedan aplicar en una serie de casos", ha declarado el presidente estadounidense, que también ha precisado que "no queremos usar el Código Fiscal para penalizar a la gente".

"Queremos medidas legales, constitucionales, que sean justas pero no perjudiquen los esfuerzos para volver a poner en pie el sistema bancario", declaró el presidente estadounidense.

Defendiendo a Geithner

Obama también ha defendido a su secretario del Tesoro, Tim Geithner, muy criticado en sus primeros meses de gestión al frente de la debilitada economía estadounidense. Según ha indicado, aunque ni el secretario ni él se lo han planteado, si Geithner fuera a ofrecerle su dimisión le contestaría: "Lo siento amigo, sigues teniendo ese trabajo".

Trichet plantea un matiz con EEUU: "los gobiernos no están obligados a comprar valores de entidades privadas"

loultimoenpolitica.blogspot.com

El Banco Central Europeo (BCE) podría recortar aún más los tipos de interés, según reveló hoy el presidente de este organismo, Jean-Claude Trichet, quien advirtió que podría usar otras medidas "poco convencionales" para que el sistema bancario salga de la actual situación de estancamiento. Deslizó una diferencia con EEUU en materia de compra de activos tóxicos.


"Con respecto a la tasa futura de nuestras principales operaciones de refinanciamiento, actualmente en el 1,5%, dije claramente que podríamos rebajarla de nuevo", indicó Trichet en una entrevista exclusiva concedida al diario The Wall Street Journal.

"Continuaremos haciendo lo que consideremos que pueda optimizar la situación", señaló Trichet. "Es bastante probable que continuemos tomando decisiones no convencionales relacionadas con el canal de financiamiento bancario", añadió.

El presidente del BCE señaló también que cuando se evalúan posibles decisiones, como la compra de activos por parte de los bancos centrales de cada país, había que distinguir claramente la responsabilidad de los gobiernos, ya que estos no están obligados a la compra de valores de instituciones privadas.

"Con relación a la posible y discutida compra de valores en general, digo que no estamos comprometidos de antemano con alguna decisión", señaló.

Trichet explicó que la mayor parte de la financiación del sector privado en la zona euro proviene de los bancos, a diferencia de Estados Unidos, que utiliza más las titulaciones de deuda. Pero sugiere que comprar activos de los gobiernos no encajaría con el sistema financiero europeo. Además, según él, el BCE es cauteloso sobre una "mezcla de responsabilidades" entre la institución y los gobiernos si se decidiera a comprar deuda gubernamental.

El FMI habla con medias verdades

loultimoenpolitica.blogspot.com

El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, reconoció hoy que el mundo se encuentra inmerso en una crisis de "extrema gravedad" y que no se producirá una recuperación hasta que no se haya "limpiado" el sistema financiero. El FMI habla del "mismo sistema" enfermo, corrupto y perverso. Pretende hacernos creer que son las "personas" o los "mecanismos" los que fallan. Strauss Kahn, un "socialista" francés nos engaña !!!

foto: Dominique Strauss Kahn, director gerente del FMI; en la foto hablando en el Congreso del PS Francés.

"Hablando claro, la situación es extremadamente grave", admitió Strauss-Kahn en un encuentro en Ginebra organizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El director gerente del FMI realizó esta advertencia apenas una semana después de que la institución que preside haya vuelto a rebajar las previsiones de crecimiento de la economía mundial, hasta una contracción de entre el 0,5% y el 1% en 2009, y a menos de dos semanas para la cumbre del G-20 en Londres.

En este sentido, Strauss-Kahn alertó de que la actual crisis puede arrastrar a la pobreza y al desempleo a millones de personas en todo el mundo, lo que eleva el riesgo de enfrentamientos sociales e incluso de guerra, por lo que demandó una acción de carácter urgente para combatir la crisis.

EEUU destinará hasta 1 billón de dólares para comprar deudas incobrables



loultimoenpolitica.blogspot.com

El departamento del Tesoro estadounidense ha revelado los detalles del plan de estímulo económico estadounidense, que adelantó ayer Timothy Geithner en una entrevista al The Wall Street Journal. En atención a este nuevo programa de ayuda a la economía, EEUU destinará una partida inicial de 500.000 millones de dólares a la compra de activos tóxicos, que podría ser ampliada hasta 1 billón de dólares.


De el total comprometido para la compra de activos tóxicos, entre 75.000 millones y 100.000 millones de dólares procederán de su fondo de rescate financiero (TARP). Tal y como se preveía, inversores privados participarán en la recompra, además de contar con la financiación de la Reserva Federal estadounidense (Fed).

Este proceso de recompra de activos constituye el primer ámbito de actuación del plan anunciado. Según se recoge en el comunicado difundido, el Tesoro considera que estos activos "heredados" de la crisis subprime están lastrando las cuentas de las entidades financieras. Así, el objetivo de este plan es poner en marcha de nuevo el mercado para estos activos, para que los bancos y otras instituciones "puedan liberar capital y estimular la concesión de crédito".

Garantía de la FDIC

De este modo, el programa confía en atraer inversores privados como fondos de pensiones, aseguradoras y otros inversores a largo plazo que permitan la creación de fondos de inversión publico-privados, que contarán con la supervisión y el asesoramiento del FDIC a la hora de realizar dichas adquisiciones.

Asimismo, los inversores contarán con financiación por parte del Tesoro y del sector privado, mientras que el FDIC proporcionará garantías para la deuda emitida por estos fondos público-privados a la hora de financiar la compra de activos. El Tesoro pretende proporcionar el 50% del capital patrimonial de cada fondo, aunque serán los inversores privados los que controlarán la gestión de los activos bajo una "rigurosa supervisión de FDIC".

De este modo, el proceso de compra de estos préstamos seguirá una secuencia en la que los bancos primero deberán identificar los activos que desean vender, que serán adjudicados en subasta a la oferta más elevada, mientras que FDIC otorgará garantías de financiación.

En cuanto a la segunda parte del plan, "Legacy Securities Program", Geithner explicó que la Fed ampliará su programa actual de crédito para la financiación de compras de titulizaciones hipotecarias por parte de inversores para incluir titulizaciones de hipotecas residenciales (RMBS) y valores respaldados por activos (ABS) que no correspondan a agencias gubernamentales como Fannie Mae o Freddie Mac y que contaran con una calificación "AAA".

"El proceso resultante de fijación de precios permitirá también reducir la incertidumbre que rodea a las instituciones financieras que poseen este tipo de activos, lo que posibilitaría que puedan captar nuevo capital", señala el Tesoro.

Tras el anuncio del Gobierno, ya han aparecido candidatos a participar en el plan. Así, lo han anuciado la administradora de fondos de inversión Pimco, de Bill Gross, y la gestora de fondos Blackrock.