20 abr. 2009

Los bancos centrales fracasan: comienza la deflación


loultimoenpolitica.blogspot.com

la politica monetaria consistente en bajar los tipos de interés hasta niveles próximos al 0% no ha surtido efecto. Las principales economías del planeta acaban de registrar por primera vez en décadas caída de precios en los bienes de consumo y servicios. Aumenta el riesgo de deflación mundial.

El término deflación se define comúnmente como una bajada generalizada de precios en los bienes de consumo y servicios durante, al menos, dos trimestres consecutivos. En este sentido, algunas de las principales economías de planeta acaban de registrar por primera vez en décadas tasas negativas de inflación. Es el caso de EEUU, Alemania, Japón, China, Suiza, o España, entre otros países.

El Índice de Precios al Consumo (CPI, en incglés) de EEUU disminuyó un 0,4% interanual en marzo, por primera vez desde 1955.

Además, el Índice de Precios Industriales -al por mayor- (PPI, en sus siglas en inglés) ha registrado su mayor caída en 59 años debido, en gran medida, al brusco descenso que ha experimentado el precio del crudo en los últimos meses, según los últimos datos de la Oficina Estadística de la Administración estadounidense.



De este modo, la inflación oficial estadounidense registra tasas interanuales negativas por primera vez desde la II Guerra Mundial, pese al intento desesperado de la Reserva Federal (Fed) por evitar la caída de precios. Es decir, la tan temida deflación.



Pero EEUU no es el único. Los precios industriales de Japón han sufrido el mayor desplome desde 2002. En concreto, un descenso del 2,2% interanual en marzo. "Las empresas están en una dura competencia para reducir los precios, debido a la debilidad de los consumidores", según advertía Hideyuki Araki, economista del Instituto de Investigaciones de Resona.



En la región asiática, ni siquiera se salva el gigante chino. Los precios al consumo en China han caído un 1,2% interanual, mientras que los precios industriales bajan un 6%, según los últimos datos oficiales.



Los precios industriales caen en Alemania

En Europa, destaca la evolución de precios en Alemania: los precios industriales se redujeron un 8% interanual en marzo, el mayor descenso desde enero de 1987, según informó la Oficina Federal de Estadística el pasado miércoles. En tasa intermensual, la caída fue del 0,9% respecto a febrero. Según el citado órgano, este descenso se debe a la sustancial rebaja que ha sufrido el precio del petróleo, próxima al 66% desde los máximos alcanzados el pasado verano (147 dólares por barril).

En la actualidad, Alemania registra la inflación más baja de los últimos 10 años, después de que la crisis financiera internacional se haya materializado en la peor recesión económica que sufre la UE desde la II Guerra Mundial. Ante este panorama, el Banco Central Europeo (BCE) no descarta aprobar nuevas rebajas en los tipos de interés, en línea con la estrategia seguida por los principales bancos centrales (tipos próximos al 0%).

Por su parte, el IPC de Suiza también cayó un 0,4% interanual el pasado marzo, la tasa más baja del último medio siglo. Además, el Banco Nacional de Suiza prevé una tasa negativa del -0,5% en 2009 y tasas próximas al 0% en 2010 y 2011. También España ha iniciado su particular senda deflacionista, tras registrar una caída de precios del 0,1% interanual en marzo.

Asimismo, la Fundación de Cajas de Ahorro (Funcas) prevé que la inflación se mantendrá en tasas negativas hasta el mes de octubre, alcanzando un máximo en julio (-1,3%) y cerrando el año en una media del -0,2%, según sus últimas previsiones.

De este modo, y pese a los esfuerzos de los bancos centrales, algunas de las economías más importantes del planeta han iniciado la senda de la deflación (caída de precios). Las bajadas de tipos y el intento por devaluar las monedas nacionales no han surtido el efecto esperado, al menos, por el momento. En este ámbito, destaca, sobre todo, los esfuerzos de la FED de EEUU por reactivar el crédito. No obstante, el balance de la Reserva Federal se ha increementado más de un 100% en el último año en un intento desesperado por inyectar liquidez en forma de préstamos a bancos e, incluso, empresas.



En este sentido, Goldman Sachs y Morgan Stanley coinciden en señalar la llegada de una deflación generalizada a lo largo de 2009. Sin embargo, este proceso podría convertirse en elevada inflación a medio plazo en caso de que llegue la ansiada recuperación económica, según estos y otros organismos financieros.

Deflación de activos

Sin embargo, más allá de la mera deflación de precios industriales o de consumo, tal y como suele ser definido este término, otros analistas advierten de que el verdadero proceso deflacionista ya ha tenido lugar y continúa su marcha, como resultado de la contracción monetaria y crediticia tras el estallido de la crisis subprime a mediados de 2007.

Así, tal y como señala el Observatorio de Coyuntura Económica del Instituto Juan de Mariana (OCE) la economía mundial vive, desde entonces, inmersa en un proceso de contracción crediticia (impagos de deuda, liquidación de activos, restricción del crédito, aumento del paro y caída del consumo) a la que se le suele denominar deflación.

“La literatura económica tiende a equiparar erróneamente las deflaciones crediticias con las deflaciones de precios. Obviamente, cuando se produce una fuerte restricción del crédito, la actividad económica se paraliza, el consumo cae y las empresas liquidan sus inventarios, de modo que los precios tienden a reducirse”. Sin embargo, "el error es fijarse en los precios de los bienes de consumo y conceder una importancia menor a los precios de los activos”. En este sentido, tan sólo basta con fijar la atención en el brusco desplome que está experimentando el precio de la vivienda en medio mundo así como los mercados de valores, tal y como aconteció en Japón durante la crisis de los 90:





En este sentido, el mercado inmobiliario nipón ya no encaja dentro de famoso término de la década perdida. El precio del suelo japonés ha registrado una nueva caída interanual, según los últimos datos oficiales y, en la actualidad, el valor de estos activos sigue siendo un 50% inferior al precio alcanzado durante la burbuja de 1991. Así pues, el mercado inmobiliario japonés avanza ya hacia el cuarto de siglo perdido.

No hay comentarios: