15 sept. 2008

Huracán ya mató 30 personas en EEUU

loultimoenpolitica.blogspot.com
VARIAS CIUDADES DE ESTADOS UNIDOS REGISTRARON MUERTES Y DESTROZOS.
Ya son treinta los muertos y 1.984 los rescatados tras el impacto del huracán "Ike" en la costa del Golfo de México y su avance hacia el Medio Oeste, según informan hoy diferentes medios de prensa locales. "Al menos 30 personas han fallecido como consecuencia del huracán, pero la mayoría de dichas muertes han ocurrido en otras partes de Estados Unidos durante el rumbo de la tormenta hacia el norte", publica el diario "Chronicle", de Houston.
Según el rotativo, entre los fallecidos en esa ciudad se encuentran un hombre de 72 años del poblado costero de Galveston, que murió en un camión mientras trataba de huir de la isla, una mujer a la que le cayó un árbol encima en Pinehurst y un niño de cuatro años que perdió la vida al respirar monóxido de carbono de un generador de corriente, que utilizaba la familia.
También otras fuentes indican que en Galveston, severamente afectada por el huracán, se encontraron tres cadáveres junto a los escombros de viviendas destruidas y otro en un vehículo sumergido en un área del aeropuerto. "Galveston fue golpeado duramente. No tenemos energía. No tenemos gas. No tenemos comunicaciones. No estamos seguros de cuándo estará reparada cualquiera de esas cosas", dijo la alcaldesa Lyda Ann Thomas. "Queremos que nuestros ciudadanos se queden donde están. No regresen a Galveston. En este momento no pueden vivir aquí". Aún sin cifras exactas sobre los fallecidos, diversos medios informan sobre víctimas mortales en Louisiana, Tennessee, Indiana, Missouri, Arkansas y Ohio, dos de ellos motociclistas aplastados por un árbol, como muestra de la fuerza devastadora del fenómeno en su avance hacia el Medio Oeste. Aunque "Ike" fue degradado a depresión tropical, varias carreteras tuvieron que cerrarse a causa de los fuertes vientos, que todavía originaba. En Chicago, tuvieron que evacuar en botes a decenas de personas, mientras dos millones de personas continúan sin electricidad en Texas, Arkansas y Louisiana. Cientos de miembros de las fuerzas de rescate siguen buscando víctimas y supervivientes en la más importante operación de búsqueda y rescate en la historia del estado de Texas, que permanece bajo el toque de queda hasta el próximo sábado.
Tampoco se reanudaron las clases y el distrito donde están los negocios en Houston se mantendrá cerrado hasta que las autoridades indiquen lo contrario, debido a la falta de electricidad y el agua acumulada en las calles y carreteras que impiden el acceso de los vehículos.
"Por motivos de seguridad, pedimos a la gente que no circule por las calles a pie o conduciendo", señaló el jefe de policía Harold Hurtt. La situación en los condados de Houston ha sido realmente dramática pues unos 140.000 habitantes no cumplieron con las órdenes de evacuación que dictaron las autoridades y permanecieron en sus viviendas. Ochocientos kilómetros de las costas de Texas y Louisiana están bajo las aguas y unas 100.000 viviendas quedaron anegadas.
El huracán de categoría dos, en una escala de cinco, golpeó Galveston en la madrugada del domingo con toda su furia. El fenómeno meteorológico alcanzó vientos de hasta 175 kilómetros por hora, y las gigantescas olas causaron el derrumbe de murallas costeras. Un posterior diluvio agravó la situación.

No hay comentarios: