26 may. 2009

España sufrirá "deflación, colapso inmobiliario e insolvencia bancaria"


loultimoenpolitica.blogspot.com

El sector financiero español se enfrenta a un escenario "muy sombrío", según el prestigioso inversor Michael Steinhardt. El crédito vivo al sector del ladrillo asciende a 470.000 millones de euros. "Muchos de esos préstamos terminarán siendo incobrables"
.

Foto: Zapatero y Cándido Mendez (UGT)


"España se dirige hacia una larga y dolorosa deflación que se va a manifestar con niveles de desempleo espectacularmente altos, colapso del mercado inmobiliario e insolvencia bancaria generalizada", según un reciente informe de Variant Perception, web de análisis macroeconómico y financiero que dirige el prestigioso inversor Michael Steinhardt, que durante casi 30 años dirigió uno de los fondos de inversión más rentables del mundo.

El informe recoge que "el valor del grueso de los préstamos a los promotores inmobiliarios ha pasado de 33.500 millones en el año 2000 hasta los 318.000 millones en 2008. Un crecimiento del 850% en ocho años. Si además se añaden las deudas del propio sector de la construcción, el valor total de la deuda -viva- alcanza los 470.000 millones, casi el 50% del PIB español". ¿Problema? "Muchos de esos préstamos terminarán siendo incobrables".

El análisis coincide con los cálculos que han salido a la luz en las últimas semanas. Así, el volumen de activos tóxicos -de muy dudoso cobro- y, por lo tanto, las pérdidas a las que se enfrenta el sistema financiero español puede oscilar entre los 100.000 millones y los 200.000 millones de euros.

"Los bancos españoles se enfrentan ahora a un panorama muy sombrío. La tasa de paro supera el 17%, en la actualidad hay cuatro millones de parados y más de un millón de familias no tienen a una sola persona empleada. España e Irlanda han sufrido la mayor burbuja inmobiliaria del mundo, y ahora España cuenta con el mayor número de viviendas sin vender".

Por todo ello, España "ni si quiera ha comenzado a padecer lo peor" de la crisis. Sobre todo, en el ámbito bancario. Así, tras la intervención de Caja Castilla-La mancha por parte del Banco de España, la atención se centra ahora en la delicada situación de otras siete entidades. De hecho, si la recesión se prolonga durante al menos un año más, los expertos nacionales advierten de que una decena de entidades deberán ser rescatadas.

Mientras, el Fondo Monetario Internacional (FMI) eleva esta cifra y alertad de que hasta 20 bancos y cajas podrían sufrir problemas de insolvencia. Mientras, la morosidad sigue su curso y amenaza con alcanzar el 9% a finales de año.

Ante esta situación, el Gobierno pretende aprobar un plan de rescate financiero cuya cuantía podría alcanzar los 90.000 millones de euros, aunque no se espera su anuncio hasta después de las elecciones europeas del próximo 7 de junio. Tal rescate, cuya cuantía casi roza el 10% del PIB, amenaza con presionar todavía más la delicada situación de las finanzas públicas.

Rescates bancarios en Europa

Por otro lado, Steinhardt destaca también la delicada situación que atraviesa el conjunto del sistema financiero europeo. Así, alerta sobre el abultado apalancamiento del sector, y que supera casi en 30 veces sus fondos propios -un nivel similar al que presentaban los ex bancos de inversión de EEUU, antes de su rescate público-. En este sentido, el comisario de Economía de la UE, Joaquín Almunia, señalaba el lunes que la banca europea se enfrenta a nuevos rescates públicos y aboga por aplicar un stress test similar al desarrollado por las autoridades reguladoras de EEUU.

El informe de Variant Perception señala que "los activos de la banca europea se elevan hasta casi el 330% del PIB d ela región, frente al 50% de la banca estadounidense". Un gran volumen de esos créditos ha sido concedido a compañías asiáticas, golpeadas ahora por la caída de las exportaciones a nivel mundial, y los países del Este de Europa, que sufren una intensa recesión, por los que muchos de esos préstamos "no valdrán nada", advierte.

Como resultado, los países de la zona euro precisarán cantidades ingentes de dinero público a través de la emisión de deuda para rescatar entidades financieras de la quiebra. ¿De dónde saldrá el dinero? ¿De Alemania? Según estos analistas, resultará complicado hacer entender a la ciudadanía germana que el dinero de sus impuestos irá destinada a salvar bancos extranjeros, en un momento de grave recesión y crisis bancaria en su propio país. En este sentido, la banca italiana y la austríaca -muy expuesta al Este de Europa- precisarán de un capital muy superior al que se pueden permitir sus gobiernos.

La cuestión será, pues, dilucidar si, finalmente, la zona euro acudirá al rescate de países a costa de debilitar el euro. Un complejo y duro proceso que también afecta a España.

No hay comentarios: