13 ago. 2009

El gran debate y las dudas en Wall Street: ¿Se sale o no de la recesión?



loultimoenpolitica.blogspot.com

Economistas, medios y analistas especializados examinan con lupa y con acentuadas dudas las tímidas señales de "recuperación" que exhiben algunas variables de la economía estadounidense, mientras persisten los interrogantes sobre los verdaderos alcances -y la duración- de la crisis y de la desocupación con caída del consumo en la primera potencial imperial.

Informe especial


"La recesión ha terminado", afirmó contundente el martes The Wall Street Journal (versión en inglés) citando un sondeo realizado entre los más destacados economistas del centro financiero neoyorquino que proyecta un crecimiento del 2,4% para el tercer trimestre del año de la primera potencia mundial, luego de cuatro trimestres de contracción consecutivos.

"Los mercados festejan el repunte de EE.UU., pero el endeudamiento puede limitar el alza", señala por su parte la versión en español de The Wall Street Journal.

Los economistas -señala el financiero- revisan al alza sus pronósticos de crecimiento de la economía estadounidense, mientras mejoran las cifras del desempleo, la producción industrial está cerca de tocar fondo, la demanda inmobiliaria se fortalece y algunos ejecutivos prominentes ya empiezan a decir que lo peor ya pasó.

El Promedio Industrial Dow Jones dio un salto de 43% desde su mínimo de 12 años registrado el 9 de marzo. El viernes acabó en 9.370,07 puntos, su cierre más alto desde el 4 de noviembre. Las inversiones de crédito riesgosas, como los bonos chatarra e incluso los valores respaldados por hipotecas, muestran señales de recuperación.

Pero no todo es color de rosa, advierte el Journal. Un número sorprendentemente grande de expertos advierte que, pese a las señales esperanzadoras, la economía sigue en un pozo y aún no es lo suficientemente fuerte para sostener una recuperación a largo plazo de las acciones y los bonos.

"La economía mejora pero el sufrimiento continúa", advierte por su lado The Washington Post, que atribuye la mejora de los últimos indicadores a una "recuperación que solo ven los amantes de las estadísticas".

De acuerdo con el Post, los síntomas de que la crisis ha acabado no llegarán al mercado laboral estadounidense ni se traducirán en mayores sueldos, como mínimo, hasta 2011.

La Agencia Internacional de la Energía, en cambio, se muestra más pesimista en su último boletín publicado el martes donde afirma que "la evidencia de que la recesión ha tocado fondo es todavía un poco incierto".

La AIE recuerda que los últimos datos conocidos sobre producción industrial en algunas de las grandes potencias llamadas a liderar la recuperación mundial como China no son todo lo positivo que se esperaban.

El repunte de la producción industrial de China y la demanda de commodities continuó en julio, según datos oficiales divulgados el martes. Pero una nueva moderación en la inversión del gobierno y en los préstamos podría poner a prueba esa racha positiva, apunta en otro articulo The Wall Street Journal.

Pero la medida de referencia del gasto de capital de China se desaceleró en julio a un aumento del 30% frente al alza de 35% en junio, por debajo de las predicciones del mercado. Los préstamos bancarios también perdieron fuerza: los préstamos nuevos en moneda local ascendieron a 355.900 millones de yuanes (US$52.100 millones) en julio, comparado con 1,53 billones (millones de millones) de yuanes en junio.

El dato de la evolución de la de la economía china es crucial para la recuperación de la primera potencia económica, dado que China, con un PBI de US$ 7.8 billones, es la tercera economía mundial detrás de EEUU y la Unión Europea, y su desarrollo productivo-exportador está altamente entrelazado a la economía estadounidense.

El entrelazamiento financiero y comercial que existen en ambas economías (la primera y la tercera en el orden mundial capitalista) las convierten casi en hermanas simbióticas: Si se cae China se cae EEUU, y viceversa.

Pero eso no es todo: La Unión Europea, la segunda economía mundial y el otro gran comprador (en bloque) de manufacturas chinas, y con su comercio exterior entrelazado con el de EEUU, integra este trípode de supervivencia capitalista interdependiente anudado por el cordón umbilical chino .

Europa enfrenta una recesión más profunda y una recuperación más larga que EEUU y el resto del mundo. Como resultado, la Unión Europea (UE) se ha convertido en la región donde las perspectivas de que la crisis llegue pronto a su fin son más distantes, estima el FMI.

Y hay más: EEUU, la Unión Europea y China (a los que debe agregarse India, Japón y Corea del Sur), además de representar casi el 60% del PBI mundial, son los mayores importadores mundiales de materias primas y energía (petróleo y gas), por lo que se puede inferir que si se paralizan esas economías capitalistas centrales se derrumbarían inmediatamente por efecto dominó todas las economías exportadoras del mundo emergente y periférico.

De acuerdo con el Panorama Económico Mundial publicado por el FMI, a fines de abril, la economía del planeta capitalista "atraviesa una recesión aguda provocada por una crisis financiera masiva y una grave pérdida de confianza" y "las diversas y a veces poco convencionales medidas políticas que se han tomado no han sido del todo eficaces a la hora de estabilizar los mercados".

Aunque el informe dice que se han visto señales alentadoras, "la confianza en los mercados financieros sigue siendo escasa y eso empaña las perspectivas de una pronta recuperación".

La economía de la UE se contraerá 4% este año y 0,3% en 2010, según las estimaciones del FMI, y la proyección es peor a la contemplada para la economía de EEUU que, según el FMI, retrocederá 2,8% este año y registrará un crecimiento nulo en 2010.

Según la visión de The Wall Street Journal, el precario resurgimiento del mercado financiero de los últimos cinco meses en EEUU ha sido un "festejo del éxito del gobierno de Obama en eludir el colapso financiero".

Para seguir subiendo -señala- , el mercado necesita una señal de verdadera recuperación en la economía, lo que requiere aumentos en el consumo, la inversión de las empresas y la compra de viviendas.

De acuerdo con el diario financiero, las dudas están generadas por la deuda. Pese a un alza en el ahorro de las familias, los niveles de deuda apenas empiezan a bajar. Incluso después del fin de la recesión, los economistas prevén que la reducción gradual de la gigantesca deuda del país demore años.

Mientras tanto, advierten que tras el alza del crecimiento anticipada para el segundo semestre podría venir un progreso más lento y un mercado bursátil más débil en 2010.

Para un conjunto de analistas y economistas, la clave de la "reflote económico" pasa por una reactivación del consumo y una recuperación plena de la tasa de empleos.

The Wall Street Journal arroja sombras sobre la recuperación inmediata del empleo argumentando que las empresas solo vuelven a tomar personal cuando tiene la certeza y las evidencias de una recuperación total de la economía, condiciones que no son las presentes.

Un informe de la Reserva Federal publicado hace dos semanas señaló que los mercados laborales e inmobiliarios en EEUU permanecen débiles y las condiciones crediticias siguen siendo restrictivas.

En resumen, y de acuerdo con el informe de la Fed, y aunque el ritmo de descenso económico parece haberse "desacelerado", el mercado laboral continúa debilitándose, los mercados financieros permanecen bajo tensión y las condiciones crediticias siguen siendo inferiores a lo normal.

El Libro Beige es un resumen de las condiciones económicas regionales para ser utilizado en la próxima reunión de política monetaria de la Fed, que se realizará en agosto.

Barack Obama, por su parte, sigue afirmando que el país podría estar "comenzando a ver el fin de la recesión" que ya se prolonga 19 meses, y que sus políticas están ayudando a EEUU a evitar que se hunda en una depresión económica.

Obama defiende sus políticas económicas con los rescates a la banca y a los fabricantes de automóviles, o el plan de estímulo, ante las persistentes críticas de los republicanos de que el plan de US$ 787.000 millones no ha evitado que la tasa de desempleo llegue al 9,5 por ciento.

La tasa oficial de desempleo en todo EEUU es de 9.5%, pero, según The New York Times, no incluye a aquellos que se han dado por vencido y han cesado de buscar trabajo y a los que se han visto obligados a reducir sus horas de trabajo.

De acuerdo con este panorama, si a estos desocupados y sub-ocupados se les incluyera en las estadísticas oficiales, la verdadera tasa de desempleo en California por ejemplo, llegaría al 20.3%, afirma el Times.

Poniendo otro toque "pesimista" al debate, este martes la Oficina Nacional de Investigación Económica (NBER, por sus siglas en inglés) afirmó que "Aún no es tiempo para iniciar el proceso de declarar el fin de la recesión estadounidense más larga en una generación", dijo el martes el responsable de la organización que identifica los ciclos económicos del país.

"Desde el punto de vista de NBER, aún es prematuro pensar sobre un ejercicio de fechas", dijo a Reuters James Poterba, presidente la organización.

Un informe de la NBER de hace dos semanas señalaba que el declive actual empezó hace 19 meses, en diciembre de 2007. Eso hace que la recesión actual sea más larga que la de 1973-75 y la de 1981-82, que duraron 16 meses.

La caída en el Producto Interno Bruto es la más profunda desde la crisis de 1957-58 y los estadounidenses no han visto su fortuna personal evaporarse tanto desde la Gran Depresión.

La NBER define una recesión como "un declive significativo en la actividad económica por más de unos cuantos meses".

Entre los datos que la NBER considera están el PBI (producto bruto interno) y el empleo, así como los ingresos, las ventas y la producción industrial.


El martes el economista de la Universidad de Harvard, Kenneth Rogoff, afirmó que EEUU enfrenta un período prolongado de crecimiento débil y quizás podría sufrir otra recesión en los próximos cinco años.

La recesión que comenzó en diciembre del 2007 está cerca de su fin, pero el crecimiento económico rondará un magro 2 por ciento durante los próximos cinco a siete años, estimó citado por Reuters.

"Vamos a ser una versión ligera de Japón", afirmó Rogoff, en referencia a la década de bajo crecimiento que experimentó Japón tras sufrir una crisis financiera en la década de 1990. "No tendremos una década pérdida, pero enfrentaremos algunos de los mismos desafíos", agregó.

Rogoff, un ex economista jefe del Fondo Monetario Internacional y experto en crisis bancarias, dijo que EEUU enfrenta una posibilidad de 50-50 de sufrir una segunda recesión en los próximos cinco años.

El experto señaló además que EEUU tendrá que subir impuestos pronto, en medio de alzas en los niveles de deuda y en las tasas de interés. Rogoff espera un impuesto nacional a las ventas en tres años.

"Ahora la pregunta es, '¿a dónde vamos desde aquí?",dijo por su parte a The Wall Street Journal, John Osterweis, director financiero de Osterweis Capital Management. "La respuesta simple es probablemente a ninguna parte de forma rápida", se respondió.

Según una encuesta de The Wall Street Journal realizada a fines de abril entre economistas, las posibilidades de una recuperación atraviesa un complicado escenario cuya salida está marcada por letras del alfabeto.

La letra "V", señala el tipo de recuperación rápida que suele llegar después de una profunda recesión.

La letra "U", marca una recesión más larga y una recuperación más lenta.

La letra "L", señala años de crecimiento lento y doloroso.

En la la "W", se produce un alza temporal cuando la economía siente el impulso del estímulo fiscal que luego se desvanece.

Finalmente está la "D" mayúscula, no por su forma sino por otra Gran Depresión.

¿ Qué letra del alfabeto marcará finalmente el desenlace de la crisis?

Pese a que los reportes son complicados y detallados, su esencia es fácil de resumir. Los optimistas ven señales de que la recesión está cerca de su fin y, por consiguiente, prevén el siguiente paso lógico: un mercado bursátil más fuerte, señalaba el martes The Wall Street Journal.

A su vez -añade-, los pesimistas opinan que el fin de la recesión no es el elemento más importante, sino el largo proceso de reducción de deuda por parte de las familias y las empresas.

Los optimistas creen que la recuperación tendrá forma de V. Los escépticos sostienen que se verá más como una W (alza temporal) , o incluso como una sucesión de letras W, concluye.

O sea que, en la visión los pesimistas, la recuperación es solo un espejismo transitorio que tiende a desvanecerse. IAR Noticias.

No hay comentarios: