24 jun. 2009

Ocde adelanta el pánico en España


loultimoenpolitica.blogspot.com

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha rebajado drásticamente sus previsiones para España. Ahora espera que la economía del país caiga un 4,25% en 2009 y un 0,9% en 2010, año en el que el paro alcanzará al 19,6% de la población activa y el déficit público supondrá el 9,6% del PIB. La OCDE recomienda a España que las entidades pequeñas con problemas se declaren en quiebra.

Estas previsiones de contracción económica divulgadas hoy por un informe del organismo contrastan con la última previsión del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que sitúa la contracción del PIB en el 3,6%. "El PIB de España continuará contrayéndose influido por la debilidad de la demanda y de la inversión, pero probablemente el ritmo de contracción disminuya a partir del segundo semestre", explica la OCDE.

Más pesimistas

La institución supranacional estima que la economía española se contraerá un 0,9% en 2010, frente a un crecimiento del 0,8% estimado en noviembre pasado y comparado con un descenso del 0,3% previsto por el Ejecutivo.

El informe también prevé una tasa de paro para este año del 18,1% y del 19,6% para 2010 frente al 17,9% y 18,9% que prevé el Gobierno, respectivamente. "El aumento del desempleo está siendo muy acusado entre los trabajadores jóvenes y no cualificados, cuya tasa de paro excede el 33 por ciento", indica el informe.

Según la OCDE, el desempleo en el sector de la construcción está en un proceso de ajuste avanzado, pero en el sector de los servicios continúa ajustándose acusadamente. "Inicialmente, el proceso de expansión laboral en España)se vio favorecido por la inmigración y por la creciente participación de la mujer en el mercado laboral, pero estos factores ahora están debilitándose", agregó.

Estímulos del Gobierno

La OCDE también se refirió a los estímulos presupuestarios abordados por el Gobierno central, aproximadamente equivalentes al 2,0% del PIB, que han sido implementados durante 2009 y que se han unido a la abolición de determinados impuestos y al adelanto en la devolución de otros.

El organismo prevé que en 2010 se retiren las medidas fiscales introducidas, en un contexto de aumento del déficit público, debido a la utilización de los presupuestos para frenar la crisis y al curso natural de la recesión, que traerás unos menores ingresos fiscales y un aumento del gasto en subsidios por desempleo.

La OCDE prevé que el déficit público alcance el 9,1% del PIB en 2009 y se eleve al 9,6% en 2010, frente a previsiones oficiales del Gobierno español de un saldo negativo del 9,5% este año y del 7,9% el que viene.

En el lado positivo, la OCDE cree que el "marcado descenso de los tipos de interés interbancarios a finales de 2008 está aliviando las condiciones financieras de los hogares sustancialmente, contrarrestando el impacto de la pérdida de empleo en las rentas disponibles".

Riesgos

Aun así, "es probable que la morosidad siga aumentando, pese a que los bancos han asumido el riesgo del precio de las viviendas a cambio de deshacerse de riesgo crediticio mediante la absorción de inmuebles de promotoras a cambio de cancelación de deuda".

"El enorme stock de viviendas nuevas vacías seguirá pesando en los precios de las viviendas y en la actividad", añadió.

Otro riesgo que observa la OCDE es el endurecimiento de la concesión de créditos, sobre todo en las cajas de ahorros, por su exposición de las entidades financieras a la crisis de la vivienda y sus restricciones a la hora de emitir participaciones que incrementen su capital.

Aunque la OCDE añadió que la demanda entre los jóvenes y la población de rentas bajas podría absorber parte del exceso de demanda de viviendas, concluyó señalando que el futuro de la economía española está a merced de fuerzas externas.

"La recuperación también dependerá en gran medida de la rapidez con la que se recupera el comercio exterior, factor de gran incertidumbre en la actualidad", afirma la OCDE.

No hay comentarios: