11 sept. 2008

Chávez denunció intento para asesinarlo

loultimoenpolitica.blogspot.com
OFENSIVA IMPERIALISTA EN AMERICA LATINA. EXISTEN DETENIDOS, OTROS QUE HUYERON DEL PAIS, Y OTROS SIENDO INTERROGADOS
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció hoy la detención de varias personas por un supuesto complot de militares en su contra; y su partido llamó al "pueblo chavista" a movilizaciones callejeras ante el presunto intento desestabilizador. "Hay varios detenidos y el ministro de Defensa (Gustavo Rangel) ha ordenado abrir una averiguación a través de la Fiscalía militar", dijo Chávez, en una intervención en un acto con partidarios que ordenó difundir en cadena nacional de radio y televisión. En el acto, celebrado en Caracas, el presidente venezolano afirmó que los supuestos planes para matarlo o derrocarlo han sido planificado en Washington y cuentan con la colaboración de sectores de la oposición venezolana.
El ministro venezolano de Defensa, Gustavo Rangel, indicó en una posterior rueda de prensa, en la que compareció con el Alto Mando Militar al completo, que algunos presuntos involucrados en el complot habrían huido a la cercana isla de Bonaire y que otros estaban siendo interrogados.
En su intervención, Chávez acusó asimismo a los medios de comunicación privados de no haber informado sobre la denuncia del presunto complot que fue hecha en la noche del miércoles por el presentador Mario Silva, en su programa "La Hojilla", en la estatal Venezolana de Televisión (VTV). Silva, a su vez candidato oficialista a gobernador en las próximas elecciones regionales de noviembre, presentó en su programa una grabación en la que se escuchan conversaciones entre presuntos militares que hablan de "tomar" el palacio presidencial de Miraflores y atentar contra Chávez. Las fuentes oficialistas señalaron que los presuntos militares serían el general de División del Ejército Wilfredo Barroso Herrera, el vicealmirante Millán Millán y el general de Brigada de la Aviación Eduardo Baez Torrealba. En opinión de la oposición, la denuncia de supuesta conspiración responde a una "estrategia" electoral del oficialismo de cara a los comicios de noviembre y también a un intento del Gobierno de desviar la atención respecto a otros asuntos, como el llamado "caso del maletín", que se está juzgando en Miami (EE.UU.).
El partido COPEI advirtió en un comunicado que la denuncia del presunto plan es "parte de la estrategia electoral del oficialismo, que se ha repetido en cada una de las contiendas" electorales de los últimos diez años. Dijo también que "el Gobierno busca disminuir la atención que existe en torno al juicio" en Miami "por el caso de los 800.000 dólares que se enviaron el año pasado desde Venezuela a Argentina", y que, según las acusaciones, habrían sido destinados a apoyar la campaña de Cristina Fernández de Kirchner a la Presidencia. Tanto COPEI como el director del diario El Nacional, Miguel Henrique Otero, coincidieron en calificar de "cortina de humo" la denuncia de presunta conspiración hecha por Mario Silva y reiterada hoy en sucesivas declaraciones por varios miembros del Gobierno y el propio presidente, quien alentó a un "contragolpe revolucionario".
En los minutos que siguieron a la intervención del presidente, el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) llamó "al pueblo chavista" a una inmediata movilización callejera en todo el país. "Les demostraremos a quiénes van a enfrentar, con quiénes van a pelear" las fuerzas antigubernamentales que están detrás del supuesto complot, dijo en una rueda de prensa el vicepresidente del PSUV, general de Ejército retirado Alberto Müller.
Asimismo, indicó que las primeras manifestaciones tendrán lugar esta misma tarde frente al palacio de Miraflores, en la capital venezolana, y ante destacamentos militares.
"Cada agresión del imperialismo y de sus lacayos 'pitiyanquis' debe ser respondida con contundencia y, en consecuencia, seguir con la profundización de la Revolución Bolivariana para despejar aún más el camino", afirmó previamente el presidente Chávez.
En su alocución, el jefe del Estado venezolano lanzó duras advertencias contra Estados Unidos y las presuntas intenciones del Gobierno de este país respecto a su persona y también a colegas suyos en el continente.
Así, afirmó que si al mandatario de Bolivia, Evo Morales, lo "derrocaran" o lo "mataran" le estarían "dando luz verde para apoyar cualquier movimiento armado en Bolivia".
También subrayó: "Si la oligarquía y los 'pitiyanquis' financiados por el imperio derrocaran algún Gobierno nuestro, tendríamos luz verde para iniciar operaciones de cualquier tipo para restituir el poder popular".

No hay comentarios: