5 ago. 2009

Evo Morales debería disculparse pero no arrepentirse



loultimoenpolitica.blogspot.com

El presidente de Bolivia, Evo Morales, pidió este miércoles disculpas a Argentina y Chile por manifestar su preocupación de que la derecha política podría ganar las próximas elecciones generales en esos países. También podría ganar la derecha en Uruguay.

foto: Vázquez y Bachelet son (en realidad) peones de EEUU. La derecha ganará por su propia responsabilidad de no hacer los cambios para los cuales fueron elegidos por sus pueblos.

En Uruguay, Argentina y Chile existen gobiernos considerados (al menos) Progresistas. En realidad sólo Argentina se ha comportado de una manera digna. el Chile de Bachelet y la Concertación, y el Uruguay de Tabaré Vázquez y el Frente Amplio son considerados de izquierda, pero en realidad han hecho un trabajo de derecha. Evo Morales no debería arrepentirse de lo dicho. Los pueblos han votado "cambios" pero la Concertación y el Frente Amplio han defraudado comportándose igual o peor que lo que hacía la derecha. Si gana la derecha es por propia responsabilidad de los gobernantes timoratos, cobardes que temen transitar por donde han demandado sus pueblos.

"Al pueblo chileno, al pueblo argentino, (con quienes) hemos construido tanta hermandad, (quiero) pedir disculpas, con mucha humildad. En ningún momento intenté interferir en asuntos internos ni políticos", afirmó Evo Morales, durante una conferencia de prensa en la casona presidencial.

Morales expresó el lunes en un acto público sus temores por eventuales triunfos de la derecha en las elecciones generales de Chile, en diciembre próximo, y en Argentina el 2011.

"¿Qué pasaría -y para eso debemos estar preparados- si la línea de los pinochetistas en Chile ganan las elecciones? Sería muy grave para la democracia latinoamericana, para Sudamérica", afirmó el mandatario en esa oportunidad.

Sobre Argentina también alertó una victoria de la "derecha fascista, racista".

La declaración provocó la protesta de la cancillería chilena, la que dijo en un comunicado difundido en Santiago, que "rechaza la injerencia de cualquier Estado en sus asuntos internos, y, por lo tanto, las declaraciones del jefe del Estado de Bolivia".

La Casa Rosada, en cambio, no emitió ningún comentario hasta la fecha.

No hay comentarios: