3 jun. 2009

Comisión Europea otorga 2300 millones de euros a España para invertir en los desocupados


loultimoenpolitica.blogspot.com

La caja estatal está vacía, el déficit superará el 10% del PIB este año y la deuda pública se llevará el 60% de la actividad económica, todo ello acompañado de sangría laboral. A Bruselas le preocupa la ineficacia y el derroche del Gobierno español y adelanta 2.300 millones para recolocar parados.

Aunque el Gobierno siga negando la evidencia los datos no mienten. El desplome de la recaudación ha abierto un agujero en la caja del Estado de 8.500 millones de euros, que se suma a los 42.000 millones de déficit público del pasado año. El Estado no tiene un euro (de hecho debe dinero) y las comunidades autónomas y ayuntamientos no están mucho mejor.

El Tesoro Público está inundando el mercado de deuda pública, una senda que siguen también los gobiernos autonómicos y regionales. La Seguridad Social entrará en déficit a finales de este año o a comienzos de 2010, con una caída del PIB que, teniendo en cuenta los últimos datos trimestrales, superará ampliamente el 5%.

La economía española destruye empleo siempre que no crezca por encima del 2%. Aunque el Ministerio de Trabajo cocine las cifras de cara a las próximas elecciones el pasado mayo cerró con 90.000 parados más en términos desestacionalidados y 2009 acabará con una tasa de paro del 20% y 5 millones de desempleados.

Con este panorama será difícil que el Estado pueda hacer frente a sus obligaciones financieras y al pago de pensiones y prestaciones sociales. El Fondo de Reserva de la Seguridad Social está invertido en deuda pública (lo que en estos tiempos que corren es bastante peligroso) y el Gobierno no puede disponer de este dinero cuando sea necesario, sino que deberá esperar a que vaya venciendo esta deuda.

La Unión Europea está muy preocupada por España, como ha demostrado en numerosas ocasiones el comisario Económico, Joaquín Almunia. Su último informe sobre las pensiones y el resto de prestaciones es demoledor y sitúa a la economía ibérica en la "tercera división de la UE".

Además, Bruselas teme los efectos que puede tener el derroche del Gobierno español en la estabilidad de la eurozona y ya ha pedido que se empiece a reducir el déficit y la deuda, todo lo contrario de lo que ha prometido el presidente del Ejecutivo, José Luís Rodríguez Zapatero.

En clave nacional, el Tribunal de Cuentas (el organismo encargado de velar por la salud de las finaanzas del Estado) ha mostrado ya su preocupación por el despilfarro del Ejecutivo y el Banco de España asegura que si no se corta el grifo del dinero público España tendrá serios problemas para pagar las pensiones. A Zapatero todo esto le da igual y asegura que "hay un amplio margen" para endeudarse.

Bruselas adelanta 2.300 millones


Para salvar la cara a España la Comisión Europea propuso este miércoles adelantar a España 2.300 millones de euros de ayudas del presupuesto comunitario en los años 2009 y 2010 para ayudar a mantener empleos en las empresas afectadas por la crisis económica y a recolocar a las personas que han perdido su puesto de trabajo, según informa Europa Press.

Con esta iniciativa no se modificará el reparto de los fondos ya acordado para España, que recibirá un total de 8.000 millones de euros en el periodo 2007-2013. Tampoco hay dinero extra. Pero sí que se acelerará la puesta en marcha de los proyectos aliviando la carga de Gobierno y comunidades autónomas en el peor momento de la crisis.

De hecho, se trata de ayudar a aquellos países que tienen problemas para utilizar los fondos europeos porque, debido a la crisis, no disponen de dinero para cofinanciar los proyectos.

Con este escenario no es de extrañar que España vuelva a las quinielas para abandonar el euro. Los mercados internacionales vuelven a estar preocupados por la capacidad de España para hacer frente a su enorme endeudamiento. Los programas de gasto público de Zapatero y el desplome de la economía aumentan los riesgos de impago por parte del Estado.

No hay comentarios: