14 may. 2009

Sony: sufre pérdidas, cierra fábricas, despide decenas de miles de obreros y adelanta que la sangría económica empeorará aún más

loultimoenpolitica.blogspot.com


El gigante electrónico nipón perdió en el año fiscal 2008, que finalizó el pasado mes de marzo, de 98.900 millones de yenes (761 millones de euros), sus primeros números rojos en catorce años. De cara al presente ejercicio fiscal, Sony prevé nuevas pérdidas netas y operativas, aunque espera limitar su impacto con más medidas de reestructuración.



Las ventas cayeron un 12,9% debido a la combinación de la crisis económica, un yen fuerte y una menor demanda, lo que ha llevado a la compañía a registrar la mayor pérdida operativa de toda su historia: 227.780 millones de yenes (1.750 millones de euros).

Sin embargo, los resultados son algo mejor de lo previsto. Los analistas consultados por Thomson Reuters esperaban de media unas pérdidas netas anuales 173.800 millones de yenes y 228.700 millones para el cuarto trimestre.

Caída de los ingresos

En el pasado año fiscal, Sony registró una reducción de la facturación en sus principales áreas de negocio, sobre todo en juegos (18%) y dispositivos electrónicos (17%), donde sus éxitos tradicionales como la PlayStation, los aparatos musicales o las pantallas han tenido que lidiar con competidores mejor posicionados.

En total, las ventas sumaron 7,1 billones de yenes (54.620 millones de euros) y, de sus distintas divisiones, sólo su sello discográfico consiguió cerrar el año en positivo.

La unidad de electrónica, la más importante de la compañía, se vio seriamente afectada por la caída de la demanda en todo el mundo, algo que también ha perjudicado a otras compañías niponas del sector. En electrónica de consumo, Sony ha visto cómo aumentaba la competencia por parte de otros productos como los dispositivos musicales de Apple y las pantallas planas, y sus dispositivos de juegos no consiguen ganar la partida a Nintendo.


Negras previsiones

La compañía ha adelantado hoy que empeorará sus resultados en el actual año fiscal, que finaliza en marzo de 2010, y volverá a registrar pérdidas netas de 120.000 millones de yenes (923 millones de euros). En cuanto al resultado operativo, Sony prevé perder unos 110.000 millones de yenes (846 millones de euros).

Para enfrentarse a esta crisis de ventas, la compañía está llevando a cabo un plan de reestructuración que aumentará los gastos asociados y lastrará sus resultados a corto plazo, aunque espera que las ventas caigan menos, un 6%, en el actual año fiscal.

El plan para reflotar la compañía pasa por el recorte de 16.000 empleos en todo el mundo, el cierre de plantas (cuatro en Japón y otras cuatro en el extranjero, entre ellas una en México) y la reducción de las fábricas de pantallas de televisión en Japón.

De esta forma, Sony espera ahorrar hasta 300.000 millones de yenes (2.311 millones de euros) en el actual año fiscal y pasar de 57 plantas a 49 en todo el mundo.

No hay comentarios: