13 may. 2009

Japón al borde de un ataque de nervios


loultimoenpolitica.blogspot.com

No por esperados han sido menos catastróficos los resultados financieros de las multinacionales japonesas en 2008. En las últimas semanas, coincidiendo con el cierre fiscal del año 2008 en marzo, la sangría de números rojos ha sido imparable. La avería financiera de mayor magnitud se confirmó ayer, al anunciar Hitachi pérdidas millonarias por valor de 6.000 millones de euros.



Es el descalabro anual más grave sufrido por un productor japonés en toda la historia. Sólo la teleco Nippon Telegraph and Telephone registró una pérdida superior hace siete años, con algo más de 300 millones adicionales de números rojos.

En todos los sectores

Junto con Hitachi, que ayer se dejó un 5,2% en el parqué de Tokio, otras tecnológicas están también en caída libre. NEC admitió que sus pérdidas al cierre de 2008 superaron los 2.260 millones, mientras que está previsto que Sony anuncie mañana sus primeros números rojos en 14 años: unos 1.140 millones. Como otras, ambas multinacionales han pasado de sólidos beneficios -2.800 millones en el caso de Sony- a pérdidas tremendas en cuestión de meses.

Las causas son conocidas: frenazo a las exportaciones como consecuencia de las crisis global, débil consumo en el mercado doméstico y un yen más fortalecido que nunca.

Esa coyuntura ha castigado también al sector de las aerolíneas: Japan Airlines confirmó ayer que el año pasado perdió 475 millones, una hemorragia que no podrá taponar por lo menos hasta 2010. Sin embargo, si hay un sector golpeado con la misma virulencia que el tecnológico, es sin duda el del automóvil.

Los resultados de Nissan, el tercer fabricante nipón, se hundieron el año pasado hasta registrar unas pérdidas superiores a los 1.760 millones de euros, mientras Mazda se sumó al baile con otros 540 millones de euros.

La caída del líder del motor

Nada comparable, desde luego, con el batacazo de Toyota, que anunció hace días pérdidas por 3.284 millones.Una tendencia, la del primer fabricante mundial, que empeorará este año, ya que prevé un ejercicio catastrófico: 6.388 millones de pérdidas operativas y 4.132 millones de pérdidas netas. En medio de este desolador panorama, curiosamente, Toyota es de las pocas multinacionales que no ve la luz al final del túnel en los próximos doce meses.

Hitachi, que aspira a reducir sus números rojos a casi un tercio con medidas drásticas como la eliminación de 7.000 empleos, prevé un repunte de las ventas en la segunda mitad del año.

También Casio y Olympus vaticinan, para entonces, un incremento modesto pero significativo de las ventas. Sharp asegura que ganará 380 millones en el actual ejercicio y Nec Electronics confía en la reducción de costes fijos acometida, como recorte de plantilla, y en la recuperación de la demanda de chips para volver a los números negros este mismo año.

Por su parte, Nissan, que también recortará 20.000 puestos de trabajo, prevé una moderación de sus números rojos y, según su presidente, Carlos Ghosn, volverá a beneficios en 2010 en cualquier caso e incluso en la circunstancia de que no se haya superado la crisis económica mundial. Todas ellas aspiran a tocar fondo ya para iniciar cuanto antes el despegue.

No hay comentarios: