13 may. 2009

Advertencias del Pentágono: temores sobre el arsenal nuclear de Pakistán ¿Puede caer en manos de los talibanes?


loultimoenpolitica.blogspot.com


Distintas fuentes, dentro y fuera de EEUU, van perfilando una escalada de "versiones" sobre el arsenal nuclear de Pakistán y la posibilidad de que éste caiga en manos de los talibanes que ya luchan contra el ejército a pocos kilómetros de Islamabab. Y no se trata de una cuestión menor: Pakistán, la única potencia islámica con poder nuclear, cuenta con 100 ojivas nucleares y con uno de los ejércitos mejor entrenado y armado de Asia. Pero... ¿Que esconden esas versiones?



Informe especial

Secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, provocó una conmoción en el establishment de poder norteamericano cuando, el 22 de abril, en el Senado de EEUU, acusó al gobierno de Islamabad de "abdicar ante el Talibán y los extremistas”.

La jefa de la diplomacia USA dijo ante un comité del Senado que el incipiente gobierno del Partido Popular de Pakistán afrontaba una “amenaza existencial” de los combatientes islamistas que podrían apoderarse de su arsenal nuclear y convertirse en un "peligro mortal" para EEUU y otros países.

Los comentarios de Clinton coincidieron con los del asesor estratégico del Comando Central de las fuerzas de EEUU, David Kilcullen, quien afirmó al diario The Washington Post, en marzo, que Pakistán podría colapsar en menos de seis meses.

Consultado si consideraba a Pakistán como el “frente central” de la “guerra contra el terrorismo”, Kilcullen respondió que si Islamabad colapsaba, la red extremista Al Qaeda "podría tomar el control y adquirir armas atómicas". “Pakistán tiene 173 millones de habitantes, 100 armas nucleares, un ejército mayor que el de Estados Unidos y a las bases de Al Qaeda en dos tercios del territorio que el gobierno no controla”, señaló el asesor del Pentágono.

“Los militares, la policía y los servicios de inteligencia no siguen las órdenes del gobierno civil. Son esencialmente un estado hostil dentro del Estado. Ahora estamos alcanzando el punto en el que en uno o seis meses podríamos presenciar el colapso del Estado pakistaní, también por causa de la crisis financiera mundial, que exacerbó todos esos problemas”, añadió el consejero estratégico.

Actualmente hay ocho países que han detonado con éxito armas nucleares, entre ellos Pakistán. Cinco de ellos están considerados "estados nuclearmente armados", un status reconocido internacionalmente otorgado por el Tratado de No Proliferación Nuclear (NPT por Non-Proliferation Treaty, en inglés).

En orden de posesión de armas nucleares, se posicionan cinco potencias: EEUU, Rusia (Federación Rusa), Reino Unido, Francia, y la República Popular de China.

Desde que se firmó el tratado, otros tres países no firmantes del mismo han realizado pruebas nucleares: India, Pakistán y Corea del Norte.

Pakistán no es un país miembro del Tratado de No Proliferación Nuclear, y desarrolló secretamente armas nucleares durante varias décadas, comenzando a finales de la década de 1970, y se estima que cuenta actualmente con 100 ojivas atómicas en sus arsenales.

"El arsenal nuclear de Pakistán está en manos seguras", señaló el lunes Michael Mullen, jefe del Estado Mayor Conjunto americano, tratando de minimizar el riesgo de que alguna de las armas atómicas de Pakistán pudiese caer en manos de los talibanes que se enfrentan al Ejército paquistaní en la zona norte del país.

Preguntado sobre si estaba "seguro" de que el arsenal nuclear no estaba en peligro, Mullen se limitó a decir que "confiaba" en que así fuera.

El alto jefe dijo que Washington trabaja junto a las autoridades paquistaníes en un plan para mejorar la seguridad de su arsenal nuclear y mostró su confianza en que el Ejército de Pakistán será capaz de hacerlo.




Denotando la "preocupación" que reina en el Pentágono, apenas
unas semanas, Mullen viajó dos veces a la región para visitar a las tropas en Afganistán y para mantener conversaciones con las autoridades paquistaníes.

La visión más optimista del jefe de Estado Mayor se contrapone con las del jefe del comando central de EEUU en la región, David Petraeus, para quien la "victoria" estadounidense en Irak traslada el eje del conflicto de Medio Oriente a la línea Afganistán-Pakistán.

En conversaciones a puerta cerrada mantenida con miembros del Congreso, citadas por el Washington Post, Petraeus aseguró que el ejército de Pakistán tiene poco tiempo para salvar a su país e impedir el derrocamiento del gobierno central por el movimiento talibán que podría apoderarse de su arsenal nuclear.

Por su parte el general James Conway, jefe del Cuerpo de Marines y miembro de la Junta de Jefes de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, señaló que “Al Qaeda ha cambiado su foco estratégico, no en dirección a Afganistán, sino hacia Pakistán, porque este país es el lugar más cercano en donde existe un nexo entre terrorismo y armas nucleares”.

Para el Departamento de Estado y algunas usinas conservadoras, en los últimos días los talibanes ya consiguieron "anarquizar" el país convirtiéndolo en un teatro operativo de la "guerra contraterrorista" que traslada el escenario afgano a Pakistán.

De obediente “peón” geopolítico y militar de la estrategia USA en la región, Pakistán se convirtió en un aliado "inestable" y peligroso para Washington que observa vacío de poder e "impotencia" del gobierno para coordinar una acción armada eficiente contra el avance del "terrorismo" Talibán.

Esta tesis es la que justifica para muchos expertos un calendario de despliegue militar de EEUU en Pakistán, cuyo presidente se reunió el miércoles en Washington con Obama para ratificar el "pacto contraterrorista" y recibir promesas de nuevas ayudas destinadas al sector militar.

Barack Obama, presidente de EEUU.

Mientras crecen las versiones (y el temor) de que los talibanes puedan tomar el control de las armas nucleares paquistaníes, el presidente Barack Obama se reunió el miércoles con sus pares de Pakistán, Asif Ali Zardari, y de Afganistán, Hamid Karzai, para coordinar de forma tripartita lo que definieron como "la lucha contra Al Qaeda y sus aliados extremistas".

"La seguridad de Pakistán, Afganistán y EE.UU. están ligadas", afirmó Obama en declaraciones a la prensa.

Después de la reunión, el presidente estadounidense explicó que el "compromiso" de Washington con la estabilidad de los dos países será prolongado y no flaqueará pese a que sin duda "habrá más violencia" antes de que los "insurgentes sean derrotados".

De acuerdo con lo que muchos ya llaman la "nueva doctrina Obama" (que en realidad es la vieja doctrina Bush) Washington impulsa como principal objetivo que Afganistán y Pakistán se unan en la guerra contra Al Qaeda y los talibanes y que lo mejor es ayudarlos a que "cooperen entre ellos".

"La confianza que se necesita para que esta relación (entre Pakistán y Afganistán) se transforme en una cooperación tangible ha comenzado a progresar", dijo el jueves la secretaria de Estado Hillary Clinton. "Y creo que las reuniones de hoy serán un nuevo paso en ese camino".

Leyendo entrelineas su mensaje, muchos analistas interpretaron que Obama no hizo otra cosa que un "blanqueo" de las intenciones de Washington de extender la ocupación militar desde Afganistán a Pakistán para cerrar en un solo frente el combate contra el "terrorismo" de Al Qaeda y los talibanes.

Esta ratificación de la ahora "triple alianza", dio pie para nuevas conjeturas que señalaban que sería el propio gobierno de Pakistán quien terminaría accediendo a que EEUU desplegara sus tropas y bases en el país para reforzar el combate contra las fortificadas legiones talibanes que ya operan simultáneamente en Afganistán y en territorio pakistaní.

Para algunos expertos la cuestión está clara: El argumento sobre la "impotencia" del gobierno pakistaní para restablecer el orden, y los temores diseminados de que los talibanes se apoderen del arsenal nuclear iraní, constituyen el elemento de presión fundamental que esgrime Washington para ingresar a Pakistán como el "gran salvador".

La "triple alianza" firmada este jueves pone en claro el objetivo de la "nueva doctrina de Obama": Ocupar militarmente Pakistán como una ampliación del teatro de operaciones de la guerra contra "Al Qaeda" y los talibanes. IAR Noticias

No hay comentarios: