3 mar. 2009

Los bancos de EEUU son un barril sin fondo



loultimoenpolitica.blogspot.com

El presidente de la Reserva Federal considera que podría ser necesario extender el plan de rescate a los bancos por encima de los 700.000 millones de dólares aprobados. Al mismo tiempo, Ben Bernanke ha urgido al Gobierno a tomar acciones firmes para sacar a la economía de su fuerte retroceso, incluso si eso supone incrementar la deuda.

Bernanke ha vuelto a insistir en el mensaje que lanzó el pasado 24 de febrero al señalar que la recuperación económica dependerá de la rapidez con que se logre la estabilidad del sector financiero, aunque ha habido progresos. "Aunque se han hecho progresos en el frente financiero desde la última bajada, se necesita hacer más", ha advertido Bernanke. Según el presidente del banco central estadounidense, el aumento del paquete de ayuda a los bancos de 700.000 millones de dólares depende de las valoraciones del Gobierno sobre los prestadores y el curso de la economía. Para Bernanke, "si las condiciones financieras mejoran, la economía estará cada vez más apoyada por la reactivación fiscal y monetaria, los efectos positivos de la caída de precios de la energía desde el verano, y la mejor adecuación entre los stocks de las empresas y sus ventas finales, así como el crecimiento del crédito disponible".
"La eficacia de acciones políticas tomadas por la Reserva Federal, por el Departamento del Tesoro, y otras entidades públicas en la restauración a un grado razonable de la estabilidad financiera serán determinantes en el momento y en la fuerza de la reanudación de las actividades", explicó. Mayor endeudamiento: Bernanke ha hecho referencia a la propuesta de presupuestos del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que prevé un incremento del déficit presupuestario hasta los 1,8 billones de dólares, y un aumento del ratio de deuda sobre PIB hasta un 60% desde el 40%, el mayor nivel desde comienzos de la década de 1950. El máximo responsable de la Fed cree que es inevitable endeudarse para ayudar a la reactivación económica. "En igualdad de condiciones, esta es una actuación que todos nostros habríamos preferido evitar", ha indicado Bernanke. "Estamos mejor moviéndonos hoy agresivamente para solucionar nuestros problemas económicos", ha indicado en un discurso preparado ante el Senado de EEUU. "La alternativa podría ser un episodio prolongado de estancamiento económico que no sólo contribuiría a un mayor deterioro de la situación fiscal, sino que supondría una menor producción, empleo, e ingresos por un periodo prolongado", añadió para completar esta idea. Respaldo a las ayudas a AIG: Bernanke ha apoyado las ayudas de 30.000 millones de dólares que ha recibido la maltrecha aseguradora AIG, aunque también ha reconocido su enojo respecto a la situación de la compañía. A este respecto, ha señalado que AIG había mostrado el comportamiento de un hedge fund al aprovecharse de una brecha regulatoria. "Si tuviera que señalar un hecho singular que me haya causado más enojo en los últimos 18 meses no puedo imaginar otro que AIG", ha señalado Bernanke en respuesta a los miembros del Comité del Senado. A pesar de ello, argumenta que "dejar quebrar a la empresa hubiera supuesto que el Gobierno tuviera más problemas para recuperar el dinero invertido hasta ahora". El presidente de la Fed reconoce que AIG se encuentra en una situación muy difícil y que su quiebra hubiera tenido efectos devastadores.

No hay comentarios: