10 mar. 2009

AIG reclama un "nuevo rescate" para evitar un colapso más grande que el de Lheman


loultimoenpolitica.blogspot.com


La aseguradora de EEUU AIG, una de las más importantes del planeta, reclama un nuevo rescate (el cuarto) para evitar una catástrofe financiera de efectos peores que la quiebra de Lehman Brothers. Un informe confidencial desvela el riesgo "sistémico" de una bancarrota en cascada.


Pese a las ingentes inyecciones públicas que ha recibido la aseguradora AIG del Gobierno estadounidense, la compañía sigue al borde de la quiebra. Por ello, aboga por un nuevo rescate con fondos públicos (sería el cuarto) ya que, de lo contrario el sistema financiero se enfrenta a un colapso "catastrófico": Los fondos monetarios se congelarían y los bancos de medio mundo precisarían de nuevo capital para evitar la quiebra.

Tales advertencias están recogidas en un informe "estrictamente confidencial" elaborado por la aseguradora y fechado el pasado 26 de febrero, en el que se apunta la posibilidad real de riesgos "sistémicos". Por ello, AIG reclama, nuevamente, ayuda inmediata a la Reserva Federal de EEUU (Fed) y a las autoridades del país.

La raíz del problema reside en que AIG ha asegurado titulizaciones bancarias por valor de decenas de miles de millones de dólares. Es decir, ha garantizado la emisión de deuda bancaria y pública (credit default swaps) para cubrir a los inversores en el caso de quiebra o suspensión de pagos de entidades financieras, empresas privadas y estados.

Riesgo "sistémico"

Si AIG cae, el principio de protección contra impagos se desmoronaría y los "fundamentos del capitalismo quedarán socavados", según argumenta. Las pérdidas registradas por AIG en el último trimestre de 2008, las mayores en la historia corporativa de la primera potencia mundial, ascendieron a 61.700 millones de dólares. La pasada semana el Gobierno de EEUU decidió ampliar su ayuda financiera a la compañía en cerca de 30.000 millones de dólares.

Hasta el momento, el rescate público de la aseguradoras asciende a cerca de 160.000 millones en total. Sin embargo, los legisladores comienzan a mostrarse reacios a inyectar más fondos, ya que desconocen la profundidad del agujero, así como el uso y la eficacia del dinero aportado hasta ahora, que procede de los contribuyentes.

Desplome del dólar y los bonos del Tesoro de EEUU

Ante estas dudas, AIG alerta que, en caso de quiebra, la tormenta financiera se extenderá por todo el planeta. "El valor del dólar puede caer", el coste de la deuda pública de EEUU aumentará y se dispararán las dudas acerca de la capacidad del Gobierno para rescatar al sistema financiero del país. Es decir, avanza el colapso del sistema en su conjunto, informa Bloomberg. Por si ello fuera poco, la caída de AIG agrandaría los agujeros que presentan los balances de muchos bancos norteamericanos y europeos y, por lo tanto, podrían ser degradadas de nuevo sus notas de calificación crediticia (rating), encareciendo aún más el coste de la financiación.

AIG opera en más de 140 países. Su quiebra también causaría un gran impacto en los mercados de seguros de muchas regiones, advierte el informe. Además, AIG asegura cerca de 50.000 millones de dólares en bonos municipales, de modo que si tuviera que liquidar sus activos, el precio de estos títulos se derrumbaría. Y ello, sin tener en cuenta otros efectos directos sobre la economía real, como la destrucción de 116.000 empleos y la pérdida de seguros de vida, pensiones y coberturas sanitarias de 30 millones de clientes en EEUU.

Ante tal escenario, algunos ponen en duda la veracidad de dichas previsiones. Es el caso de Phillip Phan, professor en el Johns Hopkins Carey Business School de Baltimore, quien acusa a AIG de crear una atmósfera apocalíptica para presionar a las autoridades y forzar así un nuevo rescate público.

No hay comentarios: