26 feb. 2009

Japón se hunde


loultimoenpolitica.blogspot.com


Con una desaceleración económica superior incluso a la EEUU, Japón se hunde en la recesión. Con un PBI de US$ 4.5 billones, y con reservas por US$ 1 billón, Japón es la cuarta economía mundial detrás de EEUU, la Unión Europea y China, cuyas economías también afrontan desigual y combinadamente un proceso recesivo, que ya se proyecta por una baja de las exportaciones e importaciones a escala global.

La recesión simultánea por la que atraviesan EEUU, Europa y Japón amenaza con ser la peor desde la II Guerra Mundial, según un informe del Banco Mundial, y pone en evidencia el entrelazamiento existente entre las economías desarrolladas en crisis (EEUU-UE-Japón) con las emergentes (China-India-Rusia-Brasil). Durante 2008 Japón experimentó una contracción del Producto Interno Bruto (PIB) del 12,7%, cifra superior al 11,7% pronosticado, como consecuencia de la crisis económica mundial, reveló el gobierno este lunes. Esta información se dio a conocer tras publicarse los datos del comportamiento de la economía de ese país asiático en el cuarto trimestre del 2008. En ese lapso la contracción fue del 3,3%. Es la mayor caída desde 1974, en plena crisis mundial del petróleo, cuando el precio del barril se triplicó. La baja producida de octubre a diciembre representa el tercer trimestre consecutivo de crecimiento económico negativo del país asiático, que está en el medio de su primera recesión en siete años.
La contracción anual superó a la de Estados Unidos, que fue del 3,8% en 2008. A su vez, el consumo interno se ha reducido, debido al crecimiento del desempleo. De la misma forma Japón experimentó un déficit comercial récord al alcanzar los US$9.900 millones "La desaceleración en Japón es más profunda que la de Estados Unidos o de Europa", dice el corresponsal de la BBC en Tokio, Roland Buerk. Las exportaciones japonesas, base de la economía nacional, se hundieron en enero hasta llegar al -13,9% en el último trimestre de 2008. En 1974, las exportaciones habían alcanzado el -13,1%. El Ministerio de Finanzas informó que la salida de productos al exterior se redujo 45,7% comparado con el volumen de exportaciones del año anterior. Otro factor que exacerbó la caída en el último trimestre fue el veloz enfriamiento de las exportaciones a China y otros países asiáticos, que previamente habían sostenido la economía japonesa cuando la demanda de autos y electrónicos de Japón comenzó a disminuir en EEUU y Europa. Después de crecer 12% durante el primer semestre de 2008, las exportaciones de Japón a China empezaron a caer en octubre y se desplomaron 36% en diciembre. Japón era uno de los pocos países desarrollados que tenía un superávit comercial con China. Ahora que la demanda se está reduciendo tanto dentro de China como para las exportaciones japonesas, el comercio entre ambos países está acusando el impacto. Según la prensa japonesa, la demanda mundial de productos japoneses cayó debido a que la gente está gastando menos por el temor de perder sus trabajos. Uno de los sectores más afectados de la economía japonesa fue el automotriz, donde la venta de vehículos se desplomó 69%, hecho que ha obligado a empresas como la Toyota a recortar la producción ante un escenario de masivas pérdidas. En este contexto, el nuevo ministro de Finanzas de Japón, Kaoru Yosano, indicó que el gobierno está considerando la adquisición de acciones para sostener al mercado bursátil del país.
La medida sería un nuevo caso de rescate del Estado: ya no de los bancos o sectores industriales, como el automotriz, sino de las bolsas.
La bolsa de Tokio cayó ayer martes a sus peores niveles en 26 años, aunque luego se recuperó y cerró 1,5% a la baja. Yosano, quien fue designado la semana pasada, dijo que el desplome del valor de las acciones está perjudicando a la economía japonesa -la segunda mayor del mundo- porque reduce la base de capital de los bancos de ese país.
El Banco Central de Japón extendió el jueves pasado su programa de compra de papeles comerciales y prometió ampliar la provisión de fondos a bajo costo, mientras lucha contra una crisis crediticia que hunde cada vez más en una recesión a la segunda economía mundial. En una decisión ampliamente esperada, el banco mantuvo los tipos de interés sin cambios al 0,1 por ciento, pero anunció varias medidas para suavizar los problemas de financiación que sufren las empresas y los bancos, entre ellas fortalecer las operaciones de provisión de fondos a tres meses. Asimismo, extendió los plazos límites para los planes ya existentes, como el programa de compra de papeles comerciales por valor de 3 billones de yenes (unos 25.681 millones de euros), las operaciones de financiación en dólares, y su aceptación de un amplio rango de activos como colaterales. "Como se esperaba, el Banco de Japón se está centrando en medidas para allanar la financiación corporativa no sólo hasta el final del año fiscal en marzo, sino para un período más prolongado de tiempo", dijo Kyohei Morita, economista jefe de Barclays Capital Japan. La economía japonesa ha sido la más afectada por la crisis desatada tras el descalabro en el mercado de viviendas en Estados Unidos, debido a su excesiva dependencia de las exportaciones y a un consumo doméstico crónicamente débil.

El derrumbe asiático:


Las asombrosas caídas registradas en las exportaciones de todos los países asiáticos conmocionan a los analistas económicos y han servido para acallar todas las afirmaciones que aseguraban que la depresión global iba a tocar próximamente fondo. El pronóstico de crecimiento en Asia para este año del FMI es de sólo un 2,7%, menos de la tercera parte del índice de crecimiento del 9% de 2007. La predicción es de un punto menos en el porcentaje total que durante la crisis financiera asiática de 1997-98. China, la llamada "fábrica del mundo”, ya padece los duros embates de la recesión . Las exportaciones se desplomaron por tercer mes consecutivo en enero, cayendo un 17,5% desde el año anterior, tras un descenso de un 2,8% en diciembre. De acuerdo con el informe de la Administración General de Aduanas, las importaciones se habían hundido todavía más: el 43,1% en diciembre, dos veces el 21,3% de caída interanual. Debido a que muchas de las importaciones de China son ingresos para las exportaciones manufactureras del país, la fuerte bajada en las importaciones está apuntando a descensos aún mayores en la actividad industrial. Las importaciones de maquinaria y productos de tecnología se derrumbaron en un 40%, generando un desastre también para los países que venden esos componentes para que los monten las industrias chinas. Los envíos desde Japón cayeron un 43,5% comparados con los del año anterior; los de Corea del Sur un 46,4% y los de Taiwán, un 58%. Corea del Sur, con un PBI de US$ 1,3 billones, también padece una situación crítica. Las exportaciones, la principal fuerza motriz de la economía surcoreana, cayeron un 32,8% en enero. Por su parte, las economías que dependen de la exportación del Sureste Asiático también están sufriendo. La previsión del FMI para Filipinas es de sólo un 2,25% este año, bajando desde el 4,6% del pasado año y del 7,1% en 2007. El pronóstico oficial para Singapur en 2009, el centro financiero y comercial de la región, es de una contracción de un 5%, la más profunda recesión desde que se fundó en 1965 la ciudad-estado. Las exportaciones de Malasia cayeron en diciembre un 14,9% respecto al año anterior, con las exportaciones hacia EEUU descendiendo hasta un 30%. El banco central de Indonesia prevé que la economía del país descienda a un 4-5% en 1009, comparada con el 6,2% de 2008.

No hay comentarios: