26 feb. 2009

EEUU: La "codicia y la irresponsabilidad" deben rendir exámen




loultimoenpolitica.blogspot.com


El gobierno de Barack Obama reveló los detalles de su paquete de rescate financiero y presentó una serie de escenarios económicos escalofriantes que espera que los bancos puedan soportar. Se trata del punto de partida de lo que podría transformarse en una significativa nueva infusión de capital estatal en el sistema bancario estadounidense. Obama ha criticado la "codicia y la irresponsabilidad" de "algunos" y también criticó beneficiar siempre a "los más prósperos". No los nombró, pero todo el mundo sabe que habla de los ejecutivos bancarios......"y otros" que también se benefician del dinero de los contribuyentes. Sepa de quiénes habla Barak Obama......


Para lograr que los bancos sigan prestando si la tasa de desempleo aumenta a 10,3%, por ejemplo, el gobierno le exigirá a las instituciones que no aprueben estos exámenes que recauden capital del sector privado o acepten una mayor inversión por parte del gobierno. El actual esfuerzo por apuntalar el sector bancario tardará semanas en completarse. El primer paso será una serie de "pruebas de resistencia" diseñadas para determinar si los mayores bancos del país pueden sobrevivir una crisis tan prolongada. No se espera que las pruebas concluyan antes de abril. Los bancos tendrán entonces un plazo de hasta seis meses para resolver cualquier deficiencia. Al contrario de lo ocurrido con el plan del gobierno de Bush, que inyectó US$250.000 millones en los bancos, el equipo de Obama no comprometió un nivel determinado de dinero y dejó abierta la puerta para solicitar fondos adicionales que superen los del paquete de rescate de US$700.000 millones aprobado por el Congreso a fines del año pasado. El gobierno invertiría en acciones preferentes convertibles, que las instituciones podrían convertir en acciones comunes en cualquier momento. Los reguladores y los inversionistas han prestado mayor atención a la cantidad de acciones comunes de los bancos, ya que es su primera línea de defensa contra las pérdidas. Los mayores bancos del país serán sometidos a rigurosas pruebas para cerciorarse de que estén bien capitalizados, incluyendo si cuentan con el tipo correcto de capital. Funcionarios del gobierno señalaron que esperan que los bancos conviertan las acciones preferentes en capital común cuando lo estimen necesario como una medida de precaución frente a mayores pérdidas. El capital de un banco es su protección contra las pérdidas, lo que asegura que los depositantes y otros acreedores recibirán su dinero incluso si el banco tiene problemas. Los economistas dijeron que lo más probable es que la mayoría de los bancos más grandes estadounidenses tengan que recaudar capital bajo los parámetros que los reguladores planean utilizar. La prueba de resistencia asume que la tasa de desempleo promediará 8,9% en 2009 y 10,3% en 2010. La desocupación alcanzó 7,6% en enero. En algunas circunstancias, el gobierno podría acabar con participaciones mayoritarias en los bancos. "Creo que la mayoría de las firmas necesitan más capital y que Bank of America y Citigroup van a necesitar grandes cantidades de capital fresco", dijo Douglas Elliott, del centro de estudios Brookings Institution. La inyección de fondos estatales tendrá un precio. Los bancos que la obtengan deberán acatar estrictos límites a la remuneración de sus ejecutivos. Las acciones preferentes pagarán un dividendo de 9% —frente al 5% exigido en el programa de Bush— y los bancos tendrán restricciones sobre el reparto de dividendos y las recompras de acciones. Los valores se convertirán automáticamente en acciones comunes después de siete años. Los bancos que ya hayan vendido acciones preferentes al gobierno como parte del programa de US$250.000 millones también podrían canjear su inversión por valores convertibles. Los funcionarios del gobierno dijeron que el plan pretende evitar la nacionalización de la banca asegurando que las instituciones puedan extender préstamos. Aunque los reguladores dijeron que la mayoría están bien capitalizados, la incertidumbre respecto a las condiciones económicas está minando su capacidad de extender crédito y captar capital privado........................l Presidente Barack Obama, en los iniciales momentos de su esperada administración, recordó ante el mundo entero que “una nación no puede progresar cuando favorece sólo a los más prósperos”. Años de “codicia e irresponsabilidad por parte de algunos”, declaró, han contribuido poderosamente a nuestra “muy debilitada” economía. Obama nunca identificó quiénes eran esos “algunos” en su discurso inaugural. No pronunció ningún nombre. La mayoría de sus oyentes probablemente pensó en las principales figuras de Wall Street y de las altas finanzas, como mencionó el nuevo Presidente. Pero la codicia y la avaricia que han fundido la economía mundial se extiende mucho más allá de Wall Street. En efecto, el mismo Día de la Inauguración, un gigante corporativo al otro extremo del continente estuvo archivando silenciosamente algunos de los papeles necesarios que demuestran la generosidad con la que nuestra atribulada economía continúa favoreciendo “sólo a los prósperos”. Estos archivos revelaron que Mark Hurd, el Presidente Ejecutivo de Hewlett-Packard (HP), la mayor empresa mundial de informática, cobró compensaciones durante 2008 por 42,5 millones de dólares. Esta más que considerable cantidad de dinero, reveló el sitio web oficial de Hewlett-Packard, constituyó una adecuada recompensa por el desempeño “excepcional y sostenido” de la empresa desde que Hurd tomó sus riendas en 2005. Según lo entiende Hurd, los ingresos anuales de la filial californiana de Hewlett-Packard ascendieron de 86 mil millones de dólares a 118 mil millones. En 2008, los beneficios de la empresa crecieron un 15%. Los miembros de la junta directiva de HP tienen, ciertamente, razones para estar agradecidos. Pero otros interesados en el “éxito” de la empresa no parecen estar muy animados. Tomemos, por ejemplo, a los trabajadores de Hewlett-Packard. Poco después de haber ingresado en la compañía, con aproximadamente 20 millones de dólares en “incentivos”, Hurd eliminó el plan de pensiones para los empleados más jóvenes de la empresa y anunció planes para reducir en una décima parte la fuerza de trabajo de HP. Esta compañía está actualmente finalizando una segunda ronda de despidos masivos. En total, Hurd pronto habrá recortado casi 40.000 empleos desde su discurso inaugural de 2005 en la oficina central de Silicon Valley. “Construir una gran empresa no es sólo responsabilidad del presidente ejecutivo”, dijo Hurd en ese discurso. “Es un trabajo de equipo”. Los clientes de HP tampoco tienen demasiadas razones para estar contentos con Hurd. La empresa ha estado exprimiendo a fondo su gallina de los huevos de oro: la tinta para impresoras. El último aumento en el precio de este producto, en octubre, fue de un 9% para los consumidores, casi el doble que la tasa de inflación anual. Entretanto, la calidad de los productos y del servicio de Hewlett-Packard está dejando enfurecidos a los consumidores. La revista especializada PCWorld, luego de encuestar a 44.000 lectores durante este mismo mes, calificó que esta empresa -entre las diez mayores fabricantes de computadoras- cayó a la última posición en confianza y servicios en portátiles, a la última posición en impresoras y cerca de la última en ordenadores de mesa. ¿Cómo puede HP, entonces, incrementar sus ingresos y beneficios en medio de semejante angustia de los consumidores? Fácilmente. Para ser “exitoso” entre las empresas americanas, un Presidente Ejecutivo no tiene que dirigir una compañía que venda productos de calidad a precios razonables. Los presidentes ejecutivos más “exitosos” de hoy pueden tomar un camino menos difícil para hacer “crecer” sus empresas. Pueden simplemente absorber otras empresas. Los principales ejecutivos del momento adquieren esas otras empresas -con frecuencia endeudando considerablemente a la compañía- y luego reivindican como propia la renta generada por ellas. Éxito inmediato. Para pagar la deuda contraída y mantener atractivos sus balances, estos altos ejecutivos recortan los puestos de trabajo “redundantes” en sus nuevas operaciones de fusión empresarial. Este ciclo de fusión y purga, suficientemente predicho, genera el caos en el lugar de trabajo, así como más frustración para los consumidores. Como Presidente ejecutivo de Hewlett-Packard, Hurd gestionó y acordó 31 fusiones de este tipo en sólo 46 meses. Su mayor adquisición se produjo el pasado agosto, cuando compró los servicios tecnológicos de la gigantesca Electronic Data Systems por alrededor de 13 mil millones de dólares. Los altos ejecutivos como Mark Hurd, con todas sus gestiones y acuerdos, ¿han descubierto el secreto de una eterna “fuente de riqueza”? ¿O puede ponérseles un freno (antes de que las tasas de paro sigan creciendo y los nervios de los consumidores se pongan aún más de punta?. A simple vista, los jefes de las grandes empresas como Hurd parecen tenerlas todas consigo. El congreso y el nuevo gobierno de Obama están centrando gran parte de su atención en las empresas que han sido objeto del rescate financiero. Hewlett-Packard no ha recibido ninguna compensación de este tipo. Pero esto no significa que los legisladores y la Casa Blanca no tengan posibilidades. Casi todas las principales compañías de Estados Unidos, HP incluida, están igualmente beneficiándose de los dólares de los contribuyentes, tanto indirectamente por medio de las desgravaciones fiscales como directamente, a través de contratos y subsidios gubernamentales. Por dar solo un ejemplo, la nueva empresa subsidiaria de Hewlett-Packard, Electronic Data Systems, sólo en 2007 recibió más de 2 mil millones de dólares por sus contratos con el gobierno federal. Poniendo condiciones sobre estos contratos, subsidios y exenciones impositivas, el gobierno federal podría comenzar a poner freno a las vergonzosas recompensas de los altos ejecutivos que crean tan poderosos incentivos para el intolerable comportamiento de los mismos. En el último Congreso, un grupo de legisladores comenzó a moverse en esa dirección. La propuesta de ley, la de Corporaciones Patriotas, podría haber otorgado -de haberse promulgado- preferencia en las licitaciones de contratos federales a aquellas empresas que pagasen a sus principales ejecutivos no más de 100 veces lo que gane su empleado con menor salario. Entre los propulsores de esta ley se encontraba un senador llamado Barack Obama. Un dato que no puede pasar desapercibido es que el pasado año, el Presidente Ejecutivo de Hewlett-Packard, Mark Hurd, se llevó a su casa 42 millones y medio de dólares, o el equivalente a 2.000 veces el salario del trabajador con menos salario de la empresa. ¿Cuánto de estos 42 millones y medio de dólares representa la “codicia e irresponsabilidad” que el Presidente Obama denunció en su discurso inaugural? Difícil de responder. Pero la semana pasada el Mercury News de San José calculó cuánto desembolsó HP en 2008 para los “menús ejecutivos” de Hurd. Y el gasto llegaba a 181.000 dólares. “Si contamos tres comidas diarias, cada día del año”, concluía el Mercury News, “cada comida de Hurd costó a la empresa 165 dólares”. Fuente: Por Deborah Solomon
y Jon Hilsenrath-
Wall Street Journal

2 comentarios:

Ana Valeria dijo...

Se me hace que las personas tendemos a codiciar las cosas ajenas y convenirnos en personas avaras, yo no tengo idea de que hace una persona con 42.5 millones de dólares, a aparte de atesorarlo o mal gastarlo después, pero no entiendo como se puede vivir tan cómodos cuando se tiene a miles de trabajadores viviendo con las condiciones mínimas de bienestar a cambio de enriquecimiento propio.

Me da gusto que Obama haya llegado al poder, parece no tener peso en la lengua y no tener temor de lo que dice no puedo decir que sea todo honesto y bueno, pero creo que Bush desde el 2001 se olvidó que era presidente de un país y poco a poco se le fue yendo de las manos hasta que se ocasiono el caos y ahora es necesario un agente de control, o sea, Obama, cierto es que en el capitalismo el pobre se hace más pobre y el rico más rico, y aquel que asombre logra cambiar de nivel pero no hay muchos casos de éstos, sin embargo sería bueno impulsarlos, peor volviendo al tema, que el gobierno vigile a los bancos me parece fenomenal ya que de ahí se vienen las crisis del momento y más en un sistema como el americano.

¿Pero será lo necesario para animar la economía estadounidense?

Anónimo dijo...

Who knows where to download XRumer 5.0 Palladium?
Help, please. All recommend this program to effectively advertise on the Internet, this is the best program!