29 ene. 2009

La tierra parece abrirse y tragarse a los trabajadores del mundo


loultimoenpolitica.blogspot.com

El mundo continúa siendo testigo de la crisis. Mientras la Organización Internacional de Trabajo (OIT) admite que habrá 50 millones más de desocupados en este año, las empresas, fieles a este pronóstico, continúan anunciando caídas en sus beneficios, pérdidas y recortes en su plantilla laboral. Ford, Nintendo, Sony, Shell son las empresas que anunciaron fuertes caídas de sus beneficios por el impacto de la crisis económica; Volkswagen y Toshiba dijeron que recortarán personal para achicar costos.

La compañía japonesa Toshiba anunció que despedirá a 4.500 trabajadores a finales de marzo tras pronosticar que sus resultados anuales estarán en números rojos a causa de la crisis económica mundial. Estas supresiones de empleos forman parte de un plan de reestructuración que pretende reducir los costos fijos del grupo en 2.500 millones de euros, para volver a tener beneficios en el ejercicio 2009-2010, indicó Toshiba en un comunicado, según publicó el diario lanacion.com. De abril a diciembre, Toshiba sufrió una pérdida neta de 1.330 millones euros. El grupo prevé acabar el año en números rojos, con una pérdida neta de 2.330 millones de euros. En tanto, la subsidiaria de Volkswagen en México anunció reducciones de personal y cierres temporales enfocados a recortar la producción en 20% en su planta del centro del país. Unos 800 trabajadores serán despedidos y la planta en el estado de Puebla cerrará una semana en marzo y ampliará sus vacaciones de Semana Santa. El gigante anglo-holandés Shell reportó pérdidas de 1.790 millones de libras esterlinas (unos 2.500 millones de dólares) en el último trimestre de 2008, tras la caída en los valores de sus inventarios de petróleo.

La automotriz estadounidense Ford Motor reportó una pérdida neta de 5.900 millones de dólares, o 2,46 dólares por acción. Si se excluyen ítems extraordinarios, la pérdida fue de 1,37 dólares por papel. Los ingresos trimestrales llegaron a 29.200 millones de dólares. Sony anunció hoy una pérdida operacional trimestral y reiteró su pronóstico de su primera pérdida anual en 14 años, golpeado por un yen más firme y una demanda más débil, al tiempo que destaca la profundización de los problemas en el conglomerado japonés. Sony reportó una pérdida operacional de 17.960 millones de yenes para los tres meses finalizados en diciembre, desde un beneficio de 236.220 millones de yenes en el mismo período un año antes, y se unió a otros pesos pesados tecnológicos como Samsung que también reportaron pérdidas. En tanto, el fabricante japonés de vídeo-juegos Nintendo anunció hoy que entre abril y diciembre su beneficio neto cayó un 18 por ciento, pero sus ventas aumentaron el 16,7 por ciento a pesar de la apreciación del yen.

No hay comentarios: