27 sept. 2008

El rescate financiero (léase deuda incobrable a limpiar) cada vez más grande


loultimoenpolitica.blogspot.com

AHORA AGREGAN AUTOMÓVILES, TARJETAS DE CRÉDITO Y TODOS LOS ACTIVOS DEVALUADOS POSIBLES: UN PAQUETE BIEN, PERO BIEN GRANDE.

El Gobierno del presidente George W. Bush extendió el alcance de su plan de US$700.000 millones para evitar un colapso financiero, incluyendo otros activos además de títulos valores vinculados con hipotecas.
El Tesoro de Estados Unidos presentó pautas revisadas al Congreso de su plan en horas avanzadas de ayer, mientras legisladores y cabilderos impulsan sus propias ideas. La dependencia federal también ajustó su plan de aseguramiento de los fondos de inversión del mercado de dinero para limitar la protección a los balances al 19 de septiembre, después de quejas de los cabilderos de los bancos. Los funcionarios hicieron los cambios dos días después de revelar planes para una intervención sin precedente en los mercados financieros. El cambio para permitir, potencialmente, las adquisiciones de instrumentos tales como préstamos para compra de automóviles, deuda de tarjetas de crédito y otros activos devaluados puede obligar a aumentar el tamaño del paquete conforme el Congreso tramita el proyecto de ley.“La idea del Tesoro es hacerlo lo más grande y amplio posible de manera que tengan la flexibilidad para tomar medidas si hiciera falta”, dijo Shane Oliver, de Sídney, jefe de estrategia de inversión de AMP Capital Investors, que gestiona alrededor de US$108.000 millones. “Ha habido pérdidas en todo un abanico de deudas de Estados Unidos y según se deteriora la economía en respuesta al bajón residencial, esas pérdidas podrían aumentar”.Los funcionarios del Tesoro ahora proponen comprar lo que califican de activos problemáticos, sin precisar su tipo, de acuerdo con el documento obtenido por Bloomberg News y confirmado por un asesor legislativo.`Significativamente superior'“Los costos del rescate serán significativamente superiores de lo que se consideraba o reconocía originalmente”, dijo Josh Rosner, analista de la firma de investigación independiente Graham Fisher & Co. en Nueva York. “¿Cómo, dados estos cambios, pueden el Gobierno y la Reserva Federal creer que están siendo honestos en sus expectativas no revisadas de pérdidas futuras?”Los bonos del Tesoro subieron por la especulación con que la Fed recortará los tipos de interés para respaldar el plan de rescate. Los pagarés a dos años bajaron 8 puntos básicos a 2,11 por ciento para las 15:20 en Tokio.Por su parte, el Departamento del Tesoro dijo en un comunicado en horas avanzadas de ayer que limitaría su plan de US$50.000 millones para asegurar fondos del mercado de dinero a aquellos que tenían los inversionistas para el 19 de septiembre, excluyendo todo aporte subsiguiente.La American Bankers Association (Asociación de Banqueros Estadounidenses), que había expresado preocupación acerca del plan la semana pasada, elogió la medida, diciendo que eliminaría un incentivo para que los ahorristas se pasen de cuentas bancarias a fondos del mercado de dinero. El Tesoro no puso un límite al seguro de los fondo del mercado monetario, en tanto la Corporación Federal de Seguro de Depósito (FDIC, por sus siglas en inglés) protege los depósitos bancarios hasta US$100.000.Fondos de mercados monetarios“Si todos los fondos mutuos del mercado de dinero hubieran sido incluidos en la garantía del Gobierno de aquí en adelante, esta propuesta hubiese amenazado con sacar el dinero de los bancos locales asegurados por la FDIC”, dijo en un comunicado Edward Yingling, presidente de la ABA en Washington.En su más reciente directriz sobre el fondo para deudas incobrables, el Tesoro dijo que las firmas con jefatura fuera de Estados Unidos serán candidatas a la asistencia.Los cambios se producen tras dos días de conversaciones entre funcionarios del Ejecutivo y personal del Congreso en Washington. El secretario del Tesoro, Henry Paulson, y el presidente de la Reserva Federal, Ben S. Bernanke, dijeron a los legisladores el 18 de septiembre que era de importancia crítica lanzar un ataque integral a la peor crisis financiera desde la Gran Depresión, después de que una serie de intervenciones gubernamentales no lograron en normalizar los mercados.Aprobación rápidaPaulson anunció su intención de pedir una ley al Congreso el 19 de septiembre. En apariciones en programas de debate periodístico ayer, exhortó a una aprobación rápida de la medida. Comisiones del Congreso han programado ya para esta semana dos audiencias sobre la crisis; Bernanke comparecerá en una tercera sesión sobre el panorama económico. Los legisladores también quieren cambiar el plan de Paulson.Los demócratas están presionando a favor de que la Oficina de Contabilidad del Gobierno supervise el plan, y la inclusión de esfuerzos para refinanciar las hipotecas de propietarios en dificultades. El presidente de la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, Barney Frank, quiere limitar la paga de ejecutivos empresariales que se beneficien del programa.Los republicanos están exhortando a limitar las formas en que se podrían gastar las ganancias del programa.`Necesita ser simple'“Casi todo el mundo en los mercados coincide en que el plan de Paulson tiene que ser sencillo: libre de complicaciones y multas”, escribió en una nota para los clientes Christopher Low, economista jefe de FTN Financial en Nueva York. “Por supuesto, Washington no sabe cómo hacer eso”.Fue el tercer fin de semana de trabajo urgente para Paulson y sus colegas del Tesoro. La semana previa, él y el presidente de la Reserva Federal de Nueva York, Timothy Geithner, encabezaron conversaciones con los bancos en un intento infructuoso de evitar la quiebra de Lehman Brothers Holdings Inc.El 7 de septiembre, Paulson tomó el mando de Fannie Mae y Freddie Mac, las dos mayores fuentes de financiación hipotecaria de Estados Unidos, después de que las compañías, creadas por el Gobierno y cotizadas en bolsa, no lograron recaudar capital suficiente de fuentes privadas para satisfacer a los reguladores.En horas avanzadas de ayer, la Fed aprobo los pedidos de Goldman Sachs Group Inc. y Morgan Stanley, los dos últimos bancos de inversión independientes de Wall Street, de convertirse en compañías matrices bancarias.“No creo que quede ilusión alguna” acerca de la gravedad de la crisis financiera, dijo Jason Trennert, estratega jefe de inversión de Strategas Research Partners en Nueva York.

No hay comentarios: