27 sept. 2008

Bush no logra ni siquiera el apoyo de su propio Partido


loultimoenpolitica.blogspot.com

LOS REPUBLICANOS SIGUEN OPONIÉNDOSE AL PLAN DE SALVATAJE FINANCIERO.

En el Congreso se introdujo un plan distinto al del Gobierno para el salvataje financiero. Las autoridades económicas no están seguras si 700 000 millones de dólares son suficientes para ayudar a los tambaleantes mercados y en 230 ciudades se preparan manifestaciones en contra del cheque en blanco con el cual se pretende salvar a la banca. Así termina la semana en Estados Unidos donde, en una movida histórica la Casa Blanca, el jueves, reunió a los líderes de los dos partidos, entre ellos los candidatos presidenciales, en la búsqueda, según Henry Paulson, secretario del Tesoro, de un acuerdo que evite la quiebra del sistema financiero dentro y fuera de casa. La cita empezó con buenos augurios. Republicanos y Demócratas habían anunciado que ya estaban cerca de un acuerdo. Todo indicaba que el llamado de Bush solo buscaba la foto para mostrar que su equipo económico contaba con el apoyo de todos. John McCain y Barack Obama, sentados en las esquinas de una larga mesa y suficientemente distantes de Bush. La puerta de la sala se cerró y empezó el drama. John Boehner, líder republicano, anunció que su partido no apoyaba la propuesta del Gobierno. “Hay varias propuestas flotando; ya veremos cuál conviene”. Se esperaba que McCain, quien el miércoles sugirió aplazar el debate, para volver a Washington a resolver la crisis, liderara a su partido. No lo hizo. “Casi no dijo nada”, reveló el jefe de la mayoría del senado Harry Reid. McCain tuvo que dar un paso atrás y anoche sí estuvo en el debate. Obama, invitado de última hora por Bush, fue el más preocupado e hizo varias preguntas a Paulson. Se notaba su incomodidad y ni siquiera hacía esfuerzos por sonreír ante las cámaras. Tras dejar la Casa Blanca, Paulson, según el Washington Post y el New York Times, se arrodilló ante la demócrata Nancy Pelosi, la presidenta del Congreso, para pedirle “no nos abandonen”. Pelossi respondió: “No está en mí que esto camine. Son los republicanos". La prensa coincide que a los demócratas no les interesa ir solos en apoyo a un presidente republicano y menos en tiempos de campaña. “Estamos trabajando para sacar adelante este plan pero si los republicanos se oponen a la propuesta de su presidente, no habrá plan”, advirtió ayer el legislador Barney Frank. “Le dijimos a Paulson que todo se encuentra en riesgo si el Presidente no logra que su propio partido le dé su apoyo”. Los entretelones Bush vive sus horas más bajas. La revuelta de los congresistas de su partido es señal de que no será fácil “anteponer los intereses de Wall Street a los de Main Street (la gente de la calle)”.Mientras se anunciaba la venta forzada de WaMu, la mutualista más grande del país, en el Congreso se apuraba un nuevo acuerdo sobre el mismo plan de Bush. El nuevo presentado por los republicanos, según Frank, era un claro apoyo a McCain. Los demócratas, por su parte, quieren incluir en el plan aumento de impuestos para los ricos y que buena parte del dinero no solo vaya para comprar la deuda corrupta de los bancos sino para las familias que enfrentan el embargo de sus viviendas.
FRASES CÉLEBRES
‘No está en mis manos que el acuerdo camine o no. Han sido los propios republicanos quienes se opusieron al plan del Presidente, ’Nancy PelosiPresidenta del Congreso
‘Al igual que ustedes (los demócratas), los republicanos pensamos que se debe proteger a las familias y a las pequeñas empresas’ John BoehnerLíder de la minoría en el Congreso.

No hay comentarios: