11 abr. 2010

La derecha humilla a los socialistas en Hungría


loultimoenpolitica.blogspot.com

El partido de centroderecha FIDESZ ha ganado de forma aplastante la primera ronda de las elecciones parlamentarias en Hungría celebradas el domingo y ha acabado con ocho años de administración de los socialistas del MSZP, a los que desbancado como principal fuerza política, según sondeos a pie de urna realizados al cierre de los colegios electorales.

Foto: Viktor Orban, líder del FIDESZ

FIDESZ (Alianza de Jóvenes Demócratas) ha obtenido entre el 54 y 57% de los votos, seguido del MSZP, del 19 al 20%, y de los ultraderechistas de Jobbik (Movimiento para una Hungría Mejor) con entre el 15 y el 17%, porcentajes muy diferentes a los de los últimos comicios de 2006, en los que los socialistas lograron el 43,21%, la centroderecha el 42,03% y Jobbik no consiguió superar la barrera del 5%, necesario para entrar en el Parlamento unicameral.

Si los primeros resultados oficiales no definitivos, que se divulgarán a última hora del domingo, confirman las estimaciones, Hungría habría dado un giro histórico hacia la derecha y extrema derecha. Jobbik estrenaría representación parlamentaria tras su creación en 2003, al igual que la izquierda ecologista del LMP (Otra política es posible).

En caso de que FIDESZ disponga finalmente de mayoría de dos tercios en el Parlamento, podría, como ha prometido, modificar la primera Constitución democrática, aprobada tras la caída del comunismo en 1989, reformar el sistema impositivo - que conllevaría crear un millón de empleos en la siguiente década -, reducir los impuestos, combatir el mercado negro, impulsar la trasparencia en la administración, simplificar la estructura burocrática y llevar a juicio a los funcionarios corruptos.

La participación en estas elecciones, siempre según las estimaciones, ha sido menor que en las anteriores, un 61,7%, a lo que han contribuido la falta de esperanza de los húngaros por la grave crisis económica y social que sufren, la escasa moral política y las esporádicas lluvias registradas en la jornada, transcurrida con normalidad.

El electorado ha castigado con su voto a los socialistas, quienes han gobernado los últimos ocho años con dos mandatos consecutivos, se han visto salpicados por escándalos de corrupción y han ejercido una deficiente gestión económica, según analistas.

Los recortes de gastos y el aumento de los impuestos por el Gobierno socialista ha llevado a una contracción de la economía del 6,3% en 2009 y a la mayor tasa de desempleo desde 1994, un 11,4%, datos que han generado gran descontento público. La nueva composición del Parlamento quedaría limitada a cuatro partidos. Los más pequeños no parecen haber alcanzado el 5% de los votos, necesarios para tener alguno de los 386 diputados de la Cámara.

Son los neoconservadores del MDF (Foro Democrático) y los liberales del SZDSZ, quienes formaron coalición con los socialistas hasta su renuncia el pasado abril. Lo que obligó a éstos a gobernar en solitario. El primer ministro fue el tecnócrata sin partido, Gordon Bajnai.

Hungría, uno de los socios comunitarios más golpeados por la recesión mundial, ha sido el primero en ser rescatado de la bancarrota con un préstamo de 20.000 millones euros del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la UE en 2008.

Ante esta situación, Jobbik, para muchos, una amenaza a la democracia húngara, ha capitalizado el creciente nacionalismo, el resurgir del antisemitismo y la intolerancia a las minorías - rumanos, judíos, eslovacos, gitanos -, el 13% de la población.

El complejo sistema electoral húngaro establece que si en alguna circunscripción no hay ningún candidato con más del 50% de los sufragios, se debe celebrar una segunda vuelta, que en esta ocasión sería el próximo 25 de abril


No hay comentarios: