10 ago. 2009

Chávez dijo que soplan "vientos de guerra" en la región



loultimoenpolitica.blogspot.com

Lula aboga por reunión de Unasur con Obama para aclarar política estadounidense hacia Latinoamérica. Cristina Fernández propone reunión de mandatarios de Unasur, incluido Uribe, en Buenos Aires, para que Colombia dé las razones de su acuerdo militar con EEUU. Lugo lamenta ausencia de Uribe y García en III Cumbre de Unasur

Durante su breve intervención en la III Reunión Ordinaria del Consejo de Jefes y Jefas de Unasur, el Jefe de Estado venezolano, Hugo Chávez, alertó sobre la amenaza que significa para toda América Latina la instalación de las siete bases militares estadounidenses en territorio colombiano.

Recordando a los presentes algunas intervenciones estadounidenses en tierras latinoamericanas para acabar gobiernos progresistas, el presidente Chávez dijo que esas bases podrían ser "el comienzo de una nueva tragedia".

Tras hacer un resumen de las últimas agresiones de las que ha sido objeto Venezuela, entre las que destacó las recientes declaraciones del canciller israelí, secundadas por el vicepresidente colombiano, sobre las supuesta presencia de células de Hizbolá en La Guajira, y la supuesta entrega de pasaportes falsos a iraníes "terroristas", el presidente Chávez indicó que las causas de estos ataques nada tienen que ver con lo ideológico, sino, más bien, con el petróleo venezolano, y la reserva más grande del mundo de combustible fósil.

Sobre la conducta belicista del gobierno colombiano y las amenazas sobre Venezuela, recordó a los presentes que el gobierno Uribe aún no se ha retractado de la invasión de militares colombianos al Ecuador, a pesar de los esfuerzos diplomáticos realizados.

"El gobierno de Colombia nunca se ha retractado (...) El gobierno de Colombia defiende la tesis del ataque preventivo. Venezuela está en la lista. Están a la orden las agresiones; ahora con este refuerzo yanqui se van a sentir más guapos y apoyados los guerreristas en territorio colombiano. Esto puede generar una guerra, incluso, en Suramérica".

Advirtió que si las fuerzas guerreristas de Colombia, impulsadas por EEUU, se atreven a agredir a Venezuela tendrán una respuesta militar y contundente.

Llamó a los gobiernos que integran el bloque multilateral a exigir al gobierno de Estados Unidos coherencia entre su discurso y sus actuaciones.

A pesar de describir la situación en la región como los "vientos de guerra que comienzan a soplar", el primer mandatario venezolano manifestó que su país no desea una guerra, y abogó por el diálogo.

"No queremos una guerra, ojala pudiéramos conversar donde no hubiera tanta gente (...) pudiéramos sentarnos relajados sin corbata para tratar estos temas", señaló el mandatario nacional.

Reunión en Consejo de Seguridad

Por su parte, el presidente del Ecuador, Rafael Correa, acotó que si bien el tema de las potenciales bases militares estadounidenses en Colombia no había sido colocado en la agenda, el mismo, por sus implicaciones regionales, será tratado el próximo 24 de agosto en la reunión del Consejo de Defensa de Unasur.

Correa se unió a la voz de alertá del presidente Chávez, advirtiendo que es a su país a quien le preocupa más las posibles bases militares estadounidenses, al tiempo que indicó que la amenaza no es contra la soberanía de nación particular, sino que está en riesgo la estabilidad de toda la región.

Lula aboga por reunión de Unasur con Obama

Tras la intervención del presidente Chávez, tomó la palabra el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, quien se mostró partidario de una discusión profunda de los gobernantes de la región con el mandatario estadounidense, Barack Obama, para que explique la política de su gobierno hacia la región.

El jefe de Estado brasileño dijo sentirse incómodo con el actual clima beligerante presente en el área.

Lula le sugirió a su homólogo ecuatoriano, Rafael Correa, que en calidad de presidente pro témpore de Unasur le pida a Obama su presencia en una próxima cita del bloque para analizar las relaciones de Estados Unidos con Latinoamérica.

Subrayó estar preocupado con el previsible aumento de los conflictos en los países latinoamericanos como resultado de la acentuada tensión generada con la ampliación de las bases estadounidenses en Colombia.

Cristina propone reunión de presidentes de Unasur en Buenos Aires

Por su parte, la presidenta argentina, Cristina Fernández, propuso este lunes en la Cumbre de Unasur una reunión extraordinaria de mandatarios para tratar el tema de las bases colombianas ocupadas por militares estadounidenses y ofreció a Buenos Aires como sede.

Desde Quito, la mandataria expresó su preocupación por la "mortificación" que está causando el convenio colombiano en la región y exigió que se debe conversar con las partes para despejar la situación de beligerancia que se presenta en el continente.

Sostuvo que el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, debe presentar los motivos por los que decidió reforzar un convenio que se firmó en 1952 y aseguró que ella misma se encargará de invitarlo.

Afirmó que el problema entre Venezuela, Colombia y Ecuador, no es militar sino político y por eso se "torna imprescindible convocar una reunión con todos los presidentes".

Lugo lamenta ausencia de Uribe

Poco después a la intervención de Fernández tocó el turno al presidente de Paraguay, Fernando Lugo, quien mostró preocupación por la ausencia en la Cumbre de su par colombiano, Álvaro Uribe,

No sé el motivo qué tendrá Uribe para ausentarse de la cumbre, afirmó Lugo, tras respaldar la convocatoria a una reunión especial de presidentes de Unasur en Argentina para analizar la instalación de bases estadounidenses en Colombia.

Debemos hacer el esfuerzo grande de estar todos en este espacio de concertación de América Latina, subrayó el jefe de Estado paraguayo, quien también lamentó la ausencia del presidente del Perú, Alán García.

En su corta intervención, Lugo remarcó la importancia de que Unasur salga más fortalecida y unida de este encuentro del bloque en Ecuador.

No hay comentarios: