9 ago. 2009

Acusados en Irán confesaron que entregaban información a occidente


loultimoenpolitica.blogspot.com

Una ciudadana francesa y un empleado iraní que trabaja para la embajada británica en Irán confesaron el sábado en un juicio múltiple haber participado en los disturbios postelectorales que Teherán dice que fueron un intento de las potencias occidentales de derrocar el régimen islámico.

Espiar y actuar en contra de la seguridad nacional está castigado con la pena de muerte bajo la ley islámica de Irán.

Reino Unido dijo que el juicio al empleado de su delegación era un "escándalo".

"Nosotros deploramos estos juicios y las denominadas confesiones de prisioneros a los que se han denegado los derechos humanos básicos", dijo una portavoz del Ministerio de Exteriores británico.

La ciudadana francesa y el empleado de la embajada estaban entre las docenas de procesados el sábado acusados de violar las leyes religiosas en el segundo juicio masivo que busca disolver la oposición moderada y acabar con las protestas que estallaron después de las elecciones presidenciales del 12 de junio.

La francesa Clotilde Reiss fue acusada de "actuar en contra de la seguridad nacional al tomar parte en los disturbios... recoger información y enviar fotografías de las protestas al exterior", dijo la agencia de noticias estatal IRNA.

Espiar y actuar en contra de la seguridad nacional está castigado con la pena de muerte bajo la ley islámica de Irán.

Reiss confesó sus "errores" y pidió clemencia, dijo IRNA.

El empleado de la embajada británica, Hossein Rassam, fue acusado de espionaje y confesó haber entregado información de las manifestaciones a Washington, dijo IRNA.

"Se disculpó ante la nación iraní y pidió perdón", añadió.

La policía antidisturbios utilizó la fuerza para disolver a manifestantes y familiares de los procesados reunidos en el exterior del tribunal.

"Familiares de los procesados y un gran grupo de personas se reunieron en frente del edificio del tribunal el sábado. Cuando cantaron 'Allahu Akbar' (Dios es el más grande), la policía antidisturbios los atacó para dispersar a la multitud", dijo la página web reformista Mosharekat.

Al menos 26 personas han muerto y centenares fueron detenidas en los violentos días posteriores a las elecciones en Irán. Moderados dicen que los comicios estaba amañados para conseguir la victoria del presidente Mahmud Ahmadinejad, pero las autoridades dicen que fue la votación "más limpia" desde la revolución islámica de 1979.

Las elecciones y las protestas han sumergido a Irán en su mayor crisis interna en 30 años, con la exposición pública de profundas divergencias en el seno de la clase clerical dirigente. IAR

No hay comentarios: