27 may. 2009

Gobierno español reconoce "en privado" un futuro económico temible


loultimoenpolitica.blogspot.com

Según el portavoz de CiU en el Congreso, "las perspectivas económicas a medio y largo plazo, son muy, muy oscuras". De hecho, "algunos miembros del Gobierno, en privado, ven las perspectivas muy malas". Mientras, Salgado habla de "elevada incertidumbre" para 2009 y 2010.

De los "brotes verdes" a las ramas secas. El portavoz adjunto de Convergència i Unió (CiU) en el Congreso de los Diputados, Josep Sánchez Llibre, ha dicho este miércoles que "las perspectivas económicas a medio y largo plazo, desde la óptica económica, son muy, muy oscuras". En ese sentido, añadió que "incluso, algunos miembros del Gobierno, en privado, ven las perspectivas económicas muy malas, y que no se está haciendo absolutamente nada para salir de esta situación".

"Vemos a un Gobierno débil y no sé que va a pasar dentro de un año. Se está refugiando ahora en pequeñas minorías que le puedan salvar del futuro debate de presupuestos en el mes de septiembre, pero no tiene una visión clara, potente y solvente, ni una estrategia para salir de esta situación", afirmó.

En declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press, Sánchez Llibre declaró que CiU ve al Ejecutivo "totalmente incapaz de hacer un diagnóstico real de la situación económica española". Además, lo considera "incapaz de plantear un plan estratégico a tres años vista para poder acometer las reformas estructurales que necesita este país", por este motivo están "realmente preocupados".

El PSOE incumplió la reforma labotral pactada con CiU

Por otro lado, el portavoz adjunto de CiU en el Congreso denunció que el PSOE se "echó para atrás" en relación al pacto que había hecho con su partido para reformar la situación actual del trabajo, a pesar de que "para CiU, un papel firmado es sagrado".

La reforma pretendía "profundizar en el diálogo social y abordar una reforma del mercado laboral, con el fin de que los jóvenes españoles no estuvieran en el paro continuamente", pero los sindicatos llamaron al presidente del Gobierno y le dijeron que "si se hacía realidad, se iban a la huelga general", por lo que el Partido Socialista abandonó la iniciativa, "hicieron un ridículo espantoso".

Salgado habla ahora de "elevada incertidumbre"

Por su parte, la vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, auguró este miércoles que 2009 va a ser una año "difícil y de elevada incertidumbre" en lo económico y que 2010 "tampoco va ser un año fácil", por lo que el Ejecutivo socialista "mantiene la mano tendida" a las administraciones públicas, agentes económicos y sociales y "determinadas fuerzas políticas" para "compartir el máximo número de medidas" contra la crisis.

Salgado realizó esta afirmación durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso, en el curso de una interpelación formulada por la diputada de UPyD, Rosa Díez, quien exigió a los socialistas un Pacto de Estado contra la crisis sobre la base de un diagnóstico común y políticas consensuadas.

La ministra de Economía y Hacienda aseguró que ya existe ese "diagnóstico compartido" sobre la evolución de la crisis global y las peculiaridades de su impacto en España, que ha hecho necesario promover nuevas actuaciones para "luchar con más intensidad" contra esta situación a través de un "impulso adicional", que se suma al aplicado desde el inicio de la legislatura, con la "prioridad" de luchar contra el paro.

En este sentido, Salgado reiteró que las medidas anunciadas hace dos semanas por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante el Debate sobre el estado de la Nación, "se van a poner en práctica exactamente" como éste las planteó, a través de los instrumentos normativos necesarios, desde acuerdos del Consejo de Ministros a proyectos de ley.

Política "no dirigista"

Precisó, no obstante, que la postura del Gobierno no es "dirigista", pues será el sector privado el que protagonice la transición a un nuevo modelo económico, mientras que el Ejecutivo se limitará a crear un "entorno adecuado" para su actividad, aplicando reformas, eso sí, en sectores como los transportes, telecomunicaciones, energía "y servicios en general".

Estas palabras no convencieron a Rosa Díez, quien hizo notar la "extravagancia" que supone que tenga que ser una parlamentaria "en la más solitaria de las oposiciones" la que pida al Gobierno un acuerdo contra la crisis, sobre todo si se compara con otros países europeos, como Alemania, donde sí existe un gran pacto contra la crisis. "Ustedes no tienen ambición de país", remachó.

No hay comentarios: