10 may. 2009

Gurúes económicos contra Bernanke



loultimoenpolitica.blogspot.com

Dos hombres considerados como Gurúes en su especialidad ponen en duda el optimismo de la Reserva Federal. El inversor Jim Rogers y el Presidente de Euro Pacific Capital Peter Schiff criticaron sin complejos al Stablishment económico, en general, y la politica monetaria de los últimos años en particular.


El presidente de la Reserva Federal de EEUU (FED), Ben Bernanke, afirmó recientemente que auguraba una recuperación lenta de la economía norteamericana. Es decir, descartó una recesión en forma de "V". Sin embargo, otros analistas avanzan el riesgo que la actual crisis avance en forma de "L" o, lo que es lo mismo, un estancamiento prolongado de la actividad económica, al estilo de Japón.

Es el caso de dos destacados gurús de la actual crisis financiera y económica, Jim Rogers y Peter Schiff. Así, en cuanto a si las subidas de la bolsa de los días pasados eran el principio de algo o simplemente un rebote en un mercado de tendencia bajista, la respuesta de Rogers no puede ser más contraria a las recientes declaraciones de Ben Bernanke, en donde afirmaba que la recesión podría revertirse a finales de este año.

Rogers advirtió que los problemas no se han acabado todavía ni de lejos, y que hay que esperar más quiebras en el futuro. Además de esto, el Gobierno de EEUU y su pariente en materia monetaria, la FED, están empeorando las cosas, invirtiendo y gastando mal el dinero. A pesar de ello, Rogers indicó que puede haber un rebote en la bolsa durante unos días, semanas e, incluso, meses, ya que las bajadas hasta el momento han sido brutales, especialmente en las acciones de compañías financieras. Pero esto no debería llevarnos a pensar que los bancos vuelven a estar sanos.



El sistema financiero tardará hasta 10 años en limpiarse

Según sus pronósticos, pasarán entre 6 y 10 años hasta que se limpie todo el sistema y se pueda comenzar de nuevo el proceso de crecimiento, desde bases más sólidas. “Es exactamente como Japón, (las autoridades) están cometiendo los mismos errores”, a través de la redistribución de activos desde las personas solventes a los incompetentes que han cometido muchos errores.

"No creo que haya tocado fondo". En su blog, Rogers admite que no sabe cuánto tiempo durará la crisis, pero "me temo que tardará varios años" debido, principalmente a que algunos gobiernos, como el de EEUU y Reino Unido, están "cometiendo un error tras otro", al igual que sucedión también durante la Gran Depresión de los años 30.

Por su parte, la postura de Peter Schiff apunta a conclusiones y previsiones de futuro muy similares. Respondiendo a unas afirmaciones de Bernanke en las que dijo que su gran preocupación era la falta de "voluntad política", Schiff afirma: “ése es mi gran miedo, que continúen haciendo lo mismo que Bernanke piensa que hay que hacer… si no hubiera voluntad política en este país, abandonaríamos los planes de estímulo y rescate, dejaríamos al libre mercado funcionar”.

Sin embargo, nada de esto sucede en la actualidad, en la nación que fundada en base a principios que los políticos modernos parecen rechazar en la práctica. " Por desgracia, vamos a hacer caso [en referencia a EEUU] a Bernanke a Obama y al Congreso, y vamos a destruir nuestra economía”. Y concluye con una afirmación aterradora: “vamos a crear una situación mucho peor de lo que se experimentó en los años 30”, previendo un periodo inflacionario, y donde no descarta la hiperinflación.

¿Y si Bernanke tuviera razón?

No obstante, a estas predicciones tan pesimistas, se contrapone la opinión de Juan Ramón Rallo, director del Observatorio de Coyuntura Económica del Instituto Juan de Mariana, que desde Noviembre de 2007 alertó de la gran gravedad de la crisis. Este analista, tras reconocer lo arriesgado y difícil de realizar este tipo de predicciones, dice que Bernanke “podría estar en lo cierto, aunque por razones distintas a las que tiene en mente”, ya que el proceso de reajuste de la estructura productiva (requisito esencial para la salida de la crisis) ya se ha producido, aunque sólo parcialmente.

La quiebra de empresas, la fuerte caída de los sobrevalorados precios de la vivienda y las fusiones, adquisiciones y liquidación de activos, son elementos que atestiguan que este proceso, aunque no finalizado, va avanzado.

Acerca de los planes de rescate, afirma esperanzado que “puede que los políticos hayan llegado demasiado tarde para impedir el ajuste”, ya que “los fondos públicos (del plan milmillonario de Obama) no empezarán a gastarse hasta bien iniciado 2010, y mientras tanto la economía continuará ajustándose”. Tampoco las políticas monetarias de Bernanke parecen haber tenido los frutos esperados por éste, "afortunadamente", según Rallo.

Así, “ni (se) ha evitado la quiebra de bancos ni la deflación de precios de activos, y gracias a ello la recuperación está más cerca”. Concluye este analista que, a pesar de que los riesgos en la economía norteamericana no han desaparecido, lo peor puede que ya haya pasado, faltándole como último paso hacia la recuperación, “un mayor desapalancamiento que incremente el peso de los fondos propios sobre la deuda acumulada”.

Así pues, aun entre los economistas cuyos análisis están influenciados por las enseñanzas de la Escuela Austriaca de Economía, los pronósticos son muy variados. Estas discrepancias atestiguan la gran dificultad de realizar predicciones sobre fenómenos tan complejos como los actuales.

No hay comentarios: