15 feb. 2009

Empresario asalta cinco bancos para pagar deudas ¿será culpable?


loultimoenpolitica.blogspot.com

Veamos: el empresario vio quebrar su empresa fruto de la crisis mundial desencadenada. La culpa esencial ha sido del sistema (y) los bancos y banqueros. El hombre (además) está poniendo dinero a través de impuestos para salvar a esos bancos, pagarle a los banqueros culpables de la crisis (y) para reactivar la economía. Dicen que el hombre robó, pero (quizá) salió a "pedir" prestado a esos bancos algo de lo que le han quitado. Pero marchó preso, pues las autoridades no opinan como nuestra página: Un empresario de la construcción de Lérida fue detenido el pasado viernes cuando se disponía a atracar una sucursal bancaria armado con un revólver y una navaja, según informaron ayer los Mossos d'Esquadra. No era la primera vez que lo intentaba. La Policía catalana le imputa otros cuatro asaltos a entidades financieras en los cinco últimos meses.


Foto: ¿Empresario, ladrón o justiciero?

Según ha declarado el propio arrestado, inició los robos a causa de los problemas económicos de su empresa, que había entrado en concurso de acreedores -antigua suspensión de pagos- por la morosidad de sus clientes y la falta de crédito de los bancos.
La crisis económica, cuyos primeros coletazos sacudieron especialmente al sector del ladrillo, alcanzó de lleno a A.C.G., de 52 años y natural de Lérida. Dada la complicada situación en la que se encontraba su negocio, este empresario decidió dar golpes esporádicos que le permitiesen ir cubriendo las pérdidas. El primero fue el 5 de septiembre del pasado año en Albatàrrec (Lérida), y luego le siguieron otros tres atracos en las localidades también leridanas de Artesa y Alpicat, y en Peñalba (Huesca). Todos ellos fueron cometidos hasta el 23 de enero.
El hecho de que careciera de antecedentes dificultó notablemente el trabajo de los Mossos d'Esquadra, al igual que la meticulosidad con que preparaba sus actuaciones. Elegía sucursales aisladas, hacía vigilancias previas y estudiaba los hábitos de los trabajadores. Primero se aseguraba de que en el interior de la entidad sólo había una persona, y entonces se cambiaba su ropa por la de un «operario», ocultaba su rostro con una gorra y gafas de sol y entraba armado en la oficina, según la Policía autonómica. Una vez en el interior, A.C.G. intimidaba al empleado con un revólver, le ataba y le encerraba en una habitación antes de huir con el dinero. Así se hizo con un botín aproximado de 80.000 euros, en los cuatro golpes consumados.
Inspirado por 'el Solitario'
El detenido confesó a los Mossos que en el modo de operar se había inspirado en 'el Solitario', Juan José Jiménez Arbe, detenido en 2007 después de años dedicado a atracar sucursales bancarias, y acusado además del asesinato de dos guardias civiles en la localidad navarra de Castejón en 2004. Como él, el empresario arruinado cubría también con cinta leucoplast sus dedos para no dejar huellas dactilares.
Sin embargo, todas sus precauciones fueron insuficientes. La Policía catalana le identificó finalmente y desde principios de mes le seguía la pista. El pasado viernes montó un amplio dispositivo y le pilló in fraganti en Ascó (Tarragona), a punto de perpetrar su quinto atraco.

No hay comentarios: