29 dic. 2008

Israel maneja 2 opciones: masacre militar o masacre por hambre


loultimoenpolitica.blogspot.com


En Gaza, no solamente no hay trabajo: Ya no hay comida, ni remedios, ni combustibles, ni electricidad para satisfacer a las necesidades básicas de su población pulverizada por la falta de recursos para supervivir.
Con su decisión de bloquear económicamente a Gaza, Israel inició la era del "asesinato colectivo" por desnutrición, enfermedades y carencias de condiciones básicas para la supervivencia, que generan a los palestinos de la Franja el bloqueo y la suspensión de los servicios vitales.

Desde septiembre de 2007, Israel sustituyó la estrategia de la "masacre militar" en alta escala por la del "genocidio económico" en masa de la población de Gaza para doblegar la resistencia y terminar con el gobierno de Hamás. No obstante esta estrategia de aniquilamiento masivo y silencioso de un millón y medio de seres humanos (un holocausto inédito en la historia de la humanidad) los cohetes palestinos siguen cayendo noche y día sobre las ciudades fronterizas israelíes y la resistencia palestina se niega reconocer la legitimidad del Estado de Israel. En consecuencia, a punto de terminar el año, los halcones sionistas israelíes se enfrentan a un dilema de difícil resolución: O terminan de matar de hambre a la población palestina en masa, (profundizando aún más el bloqueo económico) o inician una gigantesca operación militar para exterminar a sangre y fuego a Hamás y a los combatientes de la resistencia. Este fin de semana, Olmert y su gabinete discutían opciones con opiniones divididas entre los que quieren el "aniquilamiento militar" y los que se inclinan por profundizar la "masacre por hambre", mientras la mayoría del mundo -con total indiferencia- celebraba las fiestas navideñas en familia con el Papa Noel sionista (de la Coca Cola) incluido.
Por medio de esta estrategia, sumamente mortal y efectiva, el Estado sionista viene limitando al mínimo sus operaciones militares (condenadas internacionalmente) que han fracasado sistemáticamente en el control político y social de la región. El "bloqueo" -coinciden desde la ONU, la Cruz Roja, organizaciones humanitarias, hasta observadores internacionales- ha convertido a la Franja de Gaza, con un millón y medio de habitantes, en una gigantesca masacre producida por el hambre y las enfermedades colaterales que produce el colapso generalizado de los centros de salud y de atención sanitaria de la población. En Gaza, no solamente no hay trabajo: Ya no hay comida, ni remedios, ni combustibles, ni electricidad para satisfacer a las necesidades básicas de su población pulverizada por la falta de recursos para supervivir. Literalmente -y como sostienen la mayoría de los funcionarios de la ONU y la Cruz Roja- Gaza se está muriendo lentamente de hambre mientras la desnutrición y las enfermedades diezman a su población infantil. La "solución militar" de Israel en Gaza y Medio Oriente (exterminar a sangre y fuego a la resistencia) fracasó sistemáticamente y su ejército perdió la aureola de invencible durante su derrota en el Líbano a manos de Hezbolá en agosto de 2006. En una decisión sin precedentes históricos, el Estado sionista de Israel declaró en septiembre de 2007 a la Franja de Gaza, controlada por Hamás, como una "zona enemiga" gobernada por el "terrorismo", y decidió cortar la electricidad, el agua, los combustibles y otros suministros vitales a un millón y medio de palestinos que habitan en el área que ya se encontraban -según la ONU- en estado de catástrofe humanitaria a causa del bloqueo económico establecido por el eje EEUU-Israel-Unión Europea. De esta manera, la potencia judía invasora no sólo carga sobre sus hombros los genocidios militares en masa de población civil en Líbano y en Gaza, sino que además, con su decisión de bloquear económicamente a Gaza, inició la era del "asesinato colectivo" por desnutrición, enfermedades y carencias de condiciones básicas para la supervivencia, que generan a los palestinos de la Franja el bloqueo y la suspensión de los servicios vitales. En términos concretos, el gobierno de Olmert decidió cambiar la estrategia de los "asesinatos selectivos" contra los dirigentes de la resistencia palestina, por la estrategia del "asesinato colectivo" (por medio del bloqueo) contra un millón y medio de palestinos que habitan la Franja de Gaza.

El estrangulamiento económico de Gaza, a su vez, le permitió a Israel preservar a sus tropas y a su gobierno del desgaste político de las masacres militares manteniendo al mínimo los asesinatos de civiles que se suceden casi como un formulismo burocrático. La matanza de Gaza, tanto como la masacre del Líbano de2006, sobrepasan en crueldad y en perversidad criminal a cualquier hecho histórico del pasado, pero su realidad es tapada diariamente en las grandes cadenas internacionales (en manos del sionismo) que sacan el drama del genocidio perpetrado por Israel y lo sustituyen por el conflicto de Israel contra el "terrorismo.

Pero este genocidio conlleva objetivos políticos: Por medio del bloqueo económico Israel quiere forzar a Hamás y las organizaciones de resistencia palestina a reconocer al Estado de Israel y a terminar con el lanzamiento de cohetes a ciudades fronterizas de Israel. La Franja de Gaza se enfrenta a una "catástrofe" humanitaria si Israel continúa bloqueando la entrada de ayuda humanitaria por los pasos fronterizos, según alertó en noviembre la comisionada general de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA), Karen AbuZayd. En este sentido, afirmó que el balance de la situación de los habitantes de Gaza durante el cierre de los pasos fronterizos fue el más grave desde los primeros días de la Intifada hace ocho años. "Ha estado cerrado mucho más tiempo que nunca antes... y no tenemos nada en nuestros almacenes... Será una catástrofe si esto persiste, un desastre", aseguraba AbuZayd, cuya agencia es el principal organismo que atiende a los refugiados palestinos. Israel cerró los pasos fronterizos después de que los milicianos de Gaza respondieran con el lanzamiento diario de cohetes a una incursión de sus tropas el pasado 4 de noviembre en el territorio controlado por Hamás después de cinco meses de tregua. Actualmente, la UNRWA proporciona raciones de comida a 820.000 personas calificadas como refugiados, mientras que el Programa Mundial de Alimentos (PAM) ayuda a otras 200.000 personas, explicó AbuZayd a Reuters desde Amán (Jordania). Las cestas de alimentos que facilita la UNRWA, que supone casi el 60 por ciento de las necesidades diarias de cada palestino e incluye productos básicos como leche y azúcar, se han agotado y la mayoría de la harina se habrá consumido a finales de este mes, alertó AbuZayd. La insuficiencia alimentaria está terminando por afectar a la población de Gaza, donde viven un millón y medio de personas y en el último mes han aumentado los índices de malnutrición. "Hay un problema crónico de anemia. Hay signos de que está incrementándose. De los que estamos empezando a darnos cuenta es de lo que llamamos atrofia infantil... que significa que que (los niños) no comen lo suficientemente bien para crecer más que sus padres", señaló el funcionario. Incrementando el estrangulamiento, el mayor banco de Israel, el Hapoalim, declaró que a finales de mes no efectuaría más transacciones con Gaza, imponiendo un eficaz bloqueo financiero sobre una economía que depende del shekel israelí. Otros bancos planean hacer lo mismo, arrinconados por la declaración israelí de septiembre de 2007 que etiquetaba Gaza como “entidad enemiga”. Hace casi un año, Karen Koning AbuZayd, comisionada general de la agencia de Naciones Unidas para los refugiados [UNRWA], ya había advertido que “Gaza está al borde de convertirse en el primer territorio reducido intencionadamente a un estado de abyecta destitución”. La funcionaria acusó a a Israel de estrangular Gaza, pero también citó el silencio cómplice de la comunidad internacional, principalmente de EEUU y la UE que se sumaron al bloqueo a principios de 2006, tras las elecciones presidenciales en Palestina que dieron el triunfo a Hamas. La medida del estrangulamiento económico fue pensada como una estrategia -avalada por EEUU y Europa- para aislar internacionalmente a Hamás y crear las condiciones para un levantamiento en la Franja de Gaza contra su gobierno. Como la operación -desde sus instalación en septiembre de 2007- fracasó, Israel desde hace cinco meses viene endureciendo las condiciones del bloqueo que no se detuvo ni siquiera durante la "tregua" que acaba de ser levantada por Hamás.Fuente: IAR noticias.

1 comentario:

Anónimo dijo...

edsto es una conspiracion yankee para provocar a Iran