9 nov. 2008


loultimoenpolitica.blogspot.com

LA CUMBRE DE SAO PAULO (G 20) CON CANCILLERES, MINISTROS DE ECONOMÍA Y PRESIDENTES DE BANCOS CENTRALES, CRITICÓ FUERTEMENTE AL G7 Y AL FMI

En medio de la incertidumbre financiera mundial, los ministros y presidentes de los bancos centrales del G-20 criticaron al Fondo Monetario Internacional (FMI) por su falta de “capacidad de alertas prematuros en relación a las economías de importancia sistémica” y al G-7 por la "la ineficiencia para liderar de manera efectiva los principales temas mundiales, entre ellos los económicos". El documento que resultó de la cumbre realizada en San Pablo, Brasil, planteó que “las instituciones de Bretton Woods deben ser profundamente reformadas de forma de reflejar más adecuadamente los cambios en la economía mundial y ser más eficaces en desafíos futuros".
Además, el texto reclamó "un nuevo multilateralismo financiero que priorice la definición de reglas, recomendaciones e incentivos" para políticas macroeconómicas "que contribuyan a la estabilidad". También proclamó la responsabilidad de la IFI en formular recomendaciones para "un crecimiento económico socialmente incluyente y sustentado en el largo plazo".
“Es necesario rever los marcos de regulación, supervisión y evaluación de riesgos nacionales, y desarrollar marcos normativos y regulatorios multilaterales a ser adoptados por todos los países", aseguró la resolución conjunta. En ese sentido, se pidió establecer "mecanismos de prevención de crisis" entre las IFI, y crear "instrumentos nacionales que minimicen los costos de la intervención del Estado en los mercados financieros y protejan a los contribuyentes de un cuadro nocivo de privatización de beneficios y socialización de perjuicios". La cumbre del G-20 debatió durante el fin de semana propuestas para enfrentar la crisis internacional, las que serán presentadas en la reunión que se realizará el próximo sábado en Washington, convocada por George W. Bush. Por su parte, el jefe del Estado brasileño Luiz Inácio “Lula” Da Silva, también fue contundente cuando se refirió al grupo que nuclea a los países industrializados. "El G-7 no tienen más condiciones de conducir los asuntos económicos del mundo", disparó Lula, y sentenció que "la contribución de los países emergentes es también esencial".
Los funcionarios y economistas discutieron, entre otros temas, la regulación de los mercados, reforma de los organismos multilaterales, más poder para los emergentes, rol del Estado, reducción de intereses, liberación de crédito e inyección de liquidez.
El G-20 Financiero está compuesto por Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Rusia, Turquía, Gran Bretaña, Sudáfrica, Estados Unidos y la Unión Europea.
Fuente: Afp.

No hay comentarios: