8 jun. 2009

España: 700 mil indigentes más desde el inicio de la crisis



loultimoenpolitica.blogspot.com

Un total de 1.068.109 familias españolas tenían a todos sus miembros activos en paro el pasado marzo. 554.990 hogares más que hace un año y casi 700.000 más desde que empezó la crisis (tercer trimestre de 2007), según la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (Agett).


Un análisis más detallado de las cifras del paro revela la dramática situación que sufren cientos de miles de familias en España, cuyos miembros no perciben ningún tipo de salario. Según la última Encuesta de Población Activa (EPA), que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondiente al primer trimestre del año, el número de hogares en los que todos sus miembros activos están en paro creció un 29,1% respecto al trimestre anterior y se disparó hasta un 108% en términos interanuales.

Así, en el cuarto trimestre de 2008 eran 827.000 los hogares en los que todos sus miembros estaban en paro, mientras que en el primer trimestre de este año esta cifra superaba ya el millón (1.068.109). En concreto, 240.557 hogares más que en el trimestre anterior, 554.990 más que hace un año y casi 700.000 más desde que empezó la crisis -tecer trimestre de 2007-, según el informe de Agett.

En el conjunto de España, el 8,31% de los hogares tiene todos sus miembros activos en paro. Según dicha entidad, "este es un resultado socialmente insostenible a medio plazo ya que implica que más de un millón de familias españolas no tienen ingresos por rentas del trabajo". Es decir, el riesgo de caer en la indigencia se extiende a un número creciente de hogares españoles. No obstante, cerca de 1,5 millones de personas en paro carecen ya de derecho a cobrar prestación por desempleo.

El 14,5% de los hogares canarios están sin trabajo

El concreto, Agett advierte de que seis comunidades autónomas presentan un porcentaje superior al total nacional. El ranking está encabezado por Canarias (14,5% de los hogares con todos sus miembros en paro), Andalucía (12,83%), Extremadura (11,10%), Islas Baleares (10,70%), Comunidad Valenciana (9,15%) y Murcia (9,06%).

Además, los datos de la EPA revelan otro dato alarmante. Las dificultades para encontrar empleo se están materializando en la extensión del efecto desánimo entre las personas en edad de trabajar. Es decir, crece el número de activos que desiste a la hora de buscar trabajo.

En el primer trimestre del 2009 parecen mostrarse evidencias de la aparición del efecto desánimo que caracteriza las épocas de crisis. En dicho trimestre, el ritmo de crecimiento de la población activa (2,33%) ha sufrido una significativa desaceleración respecto al trimestre anterior (2,95%).

Este efecto desánimo se da con especial intensidad en los jóvenes menores de 25 años, los cuales presentan variaciones interanuales en el número de activos del -3,5% (82.000 jóvenes menos que hace un año buscan empleo). Esto es, "dejan de buscar un puesto de trabajo ante la falta de oportunidades y abandonan la población activa (mayores de 16 años, que pueden y están en disposición de trabajar)", señala Agett.

82.000 jóvenes ha dejado de buscar empleo

Los activos de entre 25 y 45 años crecieron un 1,8% y los mayores de 45 años lo hicieron en un 5,6%. Precisamente este último colectivo es el que más crece de todos. Desde Agett se considera que "se trata de personas con responsabilidades familiares que se incorporan al mercado laboral para obtener nuevas fuentes de ingresos, que han podido verse reducidas por la caída en el desempleo de alguno de sus miembros".

Por el contrario, en el caso de la mayoría de los jóvenes, "no existen estas cargas familiares y además cuentan con el apoyo del núcleo familiar lo que les permite retrasar o abandonar la búsqueda de empleo y dedicarse a otras actividades como la formación", indica.

Ante esta situación, la entidad señala que "no podemos permitirnos como sociedad que los jóvenes abandonen toda expectativa de encontrar un empleo y opten por desvincularse del mercado laboral". Por ello, "reiteramos nuestro compromiso con las administraciones para buscar juntos soluciones reales que aumenten la empleabilidad de los parados y faciliten el acceso a un trabajo de calidad para aquellos que más están padeciendo esta crisis".

Dicho efecto desánimo a nivel general está siendo patente en 13 de las 17 comunidades autónomas. Las que más destacan son Asturias, con una caída interanual de 3 puntos porcentuales respecto al trimestre anterior (3,3% en el último trimestre de 2008 frente a un 0,3% en el primero del 2009); Extremadura, con un crecimiento interanual del 2,1% inferior al del trimestre anterior; Comunidad Valenciana, con -1,9%; seguidas por Castilla y León, Murcia y Navarra, con un crecimiento interanual de 1,5 puntos porcentuales menos al del trimestre anterior.

El País Vasco es la única comunidad que presenta crecimientos negativos de la población activa (-0,2%), donde hay 2.000 personas menos en edad y dispuestas a trabajar en el primer trimestre del año respecto al mismo período de 2008.

Ambos datos -hogares en paro y moderación de la población activa- reflejan que "nuestro mercado laboral cada vez es menos capaz de absorber a las personas que buscan activamente empleo, provocando un auge del denominado efecto desánimo, un mayor aumento de los hogares con todos sus activos en paro y un intenso crecimiento de la tasa de paro".

Todas las CCAA destruyen empleo neto

Otra de las conclusiones destacadas del estudio pormenorizado de los datos EPA del primer trimestre de 2009, es que todas las comunidades autónomas han destruido empleo respecto al mismo trimestre del año anterior, sin excepción.

El ranking de destrucción laboral lo lidera Canarias (-9,9%; -86.900 empleos netos), Comunidad Valenciana (-8,8%; -199.200), Cataluña (-8,6%; -304.300), Murcia (-8,1%; -51.700), Andalucía (-7,5%; -240.500) e Islas Baleares (-7,2%;-35.100). Sólo estas seis comunidades destruyen 917.700 empleos netos, lo que supone el 70% del total nacional.

El análisis de la organización de las ETTs, señala que esta destrucción de empleo neto se debe tanto al empleo asalariado, como al empleo de los autónomos. De hecho, es el cuarto trimestre consecutivo que se destruye empleo de autónomos, mientras que es el tercero que se destruye empleo asalariado.

En concreto, ya hay 334.200 trabajadores por cuenta propia menos que hace un año. Todas las comunidades autónomas destruyen empleo neto de autónomos de manera interanual en el primer trimestre del año, mientras que en el trimestre anterior había 5 comunidades autónomas que todavía lo creaban. Además, 13 de las 17 comunidades autónomas destruyen empleo neto autónomo por encima del empleo asalariado.

Aumenta la contratación pública

Por último, el informe apunta que cada vez son más las comunidades que deciden impulsar la contratación de asalariados públicos, tal como avanzó LD. A pesar de ello, "dicha creación de empleo público es totalmente insuficiente para compensar la destrucción de empleo neto total, ya que la caída del empleo asalariado por parte del sector privado es mucho más intensa".

No obstante, hay comunidades autónomas que están siendo incapaces de mantener el empleo asalariado público. En concreto, hay 5 comunidades en las que su sector público destruye empleo asalariado: Aragón (-8,8%), Galicia, (-4,3%), País Vasco (-1,6%), Navarra (-0,5%) y, por último, Extremadura (-0,2%).

La depresión laboral -tasa de paro superior al 20%- se extiende por España, tal y como avanzó LD. El estudio destaca que en la mayoría de las CCAA donde el sector de las ETTs presenta una mayor gestión de la contratación temporal, poseen tasas de temporalidad y paro inferiores a la media nacional. Por tanto, "las ETTs gestionan la temporalidad causal y real, además de reducir el nivel de desempleo, gracias a su eficaz gestión en el ajuste entre oferta y demanda de trabajo", concluye el informe.

No hay comentarios: